17 julio, 2024

El prof. Rolando Gaitán dirige carta a comunidad de la Universidad de Carabobo

0

Por Laclase.info

Valencia, 20 de julio de 2020. A continuación reproducimos íntegra, la carta del prof. Rolando Gaitán a la comunidad de la Universidad de Carabobo. Quien recientemente fuera objeto de una destitución arbitraria e ilegal de su cargo de director del departamento de Física de la Facultad de Ciencias y Tecnología de dicha universidad, por parte de ls autoridades de ese centro de estudios universitarios.

El prof. Gaitán, a todas luces, fue víctima de una retaliación política debido a su cuestionamiento público a las «primas de responsabilidad» millonarias que se han autoasignado las autoridades, en claro acuerdo con el gobierno.

En rigor, le están pasando factura por su posición intransigente al respecto, y por su historia de combatividad y defensa de los intereses de los docentes en la universidad, a lo largo de más de 20 años de dedicación y compromiso académico y profesional.

 

Carta abierta a la comunidad de
la Universidad de Carabobo

Hace más de un año hice mi solicitud a la jubilación luego de muchos otros de compromiso docente como preparador, auxiliar docente, profesor contratado y de planta, en instituciones como la Universidad Central de Venezuela (UCV), la Universidad Simón Bolívar (USB) y la Universidad de Carabobo (UC). Sumando el tiempo como estudiante de pregrado, fueron años de experiencia y aprendizaje, no solo en lo académico, sino también de consolidación de mis principios de lucha y solidaridad en defensa de los derechos civiles y reivindicativos.
Las vivencias en la Universidad de Carabobo no son la excepción, pues, con ellas he confirmado experimentalmente la percepción que me he construido de esta sociedad Venezolana. Las expectativas de mis colegas universitarios no son distintas a las de la gente en general. Las condiciones de vida y de trabajo de la mayoría, estratificada en diversos niveles de miseria, en contraste con una minoría acomodada, sin distingo de ideología que en ocasiones parecen adversarse entre sí, pero en el fondo solo se trata de roces momentáneos en el juego del poder económico.
Esta clasificación perniciosa ha sido importada a la Universidad cuando se comienza a privilegiar al trabajo burocrático-gerencial por arriba de la academia, con la exacerbación desbocada de las “primas de responsabilidad” (PR) que en tiempos de crisis nos ha dividido aún más. Aquí hay un tremendo daño al alma universitaria. Por un lado, se genera un malestar notable y concreto, pues se echa al abandono a miles de trabajadores para que intenten sobrevivir con sueldos vergonzosos, mientras que una minoría queda con cierta ventaja. Pero, sea cual sea el cargo gerencial que se ocupe, al final del día, las PR tampoco cubren la canasta básica alimentaria que ya ha pasado de largo la barrera de los Bs. 55.000.000.
Sin embargo, el hecho de que la canasta básica alimentaria supere la sumatoria de todos los ingresos de cualquier universitario, no puede ser argumento para justificar y dejar pasar por alto la inequidad generada con las PR actuales. Pues ningún cargo gerencial puede colocarse por encima de la importancia del trabajo que día a día realizan miles de trabajadores universitarios que mantienen viva a la academia con las labores de docencia, investigación, mantenimiento, seguridad y apoyo técnico, humano y cultural.
Insisto y subrayo al decir que con esta política desmesurada de los montos de las PR se le ha propinado un golpe profundo a la Academia. Esto se evidencia cuando un joven colega que está comenzando su carrera docente descubre que un Director de Departamento recibe una remuneración superior a 10 veces el salario base de un Titular D.E. (o sea, Bs. 19.000.000 al mes), mientras que el trabajo que requiere tanto o más esfuerzo durante toda la vida profesional: la docencia, la investigación, la extensión, tener al día los trabajos de ascenso, dirigir proyectos de tesis, entre otras, es despreciado cuando el salario de un profesor a D.E. sin cargo gerencial ronda el 1.000.000 de Bolívares. Esta situación ha producido la desmotivación de muchos miembros de la comunidad universitaria, sin contar la paralización de la apertura de nuevos concursos de oposición que, sumado a lo anterior condena a la destrucción de la universidad a manos de sus propios gerentes y el gobierno.
La falta de visión de nuestros altos gerentes con sus largos 12 años aún en sus cargos, es decir la Rectora, Vicerrectores y Decanos, los llevó a diseñar ese modelo donde creyeron que la universidad dependía esencialmente del personal gerencial, que sin estos la institución no funcionaría o el mito más resonado “no podemos dejarle la universidad a la dictadura”.
Pues les informo, a quien no crea o sepa que ya le entregaron la Universidad de Carabobo al gobierno de Maduro. Y no me refiero a la reunidera con los representantes del chavismo que han pasado por la Gobernación de Carabobo. La política ministerial ha sido la de sepultar cualquier vestigio de discusión salarial, y la que se hubiese logrado no ha sido por diligencias de gremialistas o sindicalistas ante los entes correspondientes. Ha sido la lucha, la movilización de las masas de trabajadores que le han torcido el brazo a los patronos y eso lo vemos en el gremio de enfermeros, petroleros y Magisterio. La política del gobierno es la del esclavismo, la de cesta tickets, la de los bonos y primas, nunca la del salario digno y en donde nuestras autoridades han sido complacientes. Al gobierno no le interesa subir salarios para evitar tener que indexar nóminas incluyendo a los jubilados. Por ello estas autoridades UC le van como anillo al dedo de la dictadura. No hace falta que se meta el gobierno en la UC, éste ya está instalado.
En marzo de este año, el Consejo Universitario de la Universidad de Carabobo tuvo una oportunidad para reivindicarse, pero se perdió en su arrogancia al rechazar una propuesta de tablas salariales introducida por el Vicerrector Académico UC. El problema no solo ha sido la falta de perspectiva como producto de la negativa a escuchar críticas y demandas, sino un asunto de ausencia de sentido ÉTICO y SOLIDARIO, sin entendimiento de la realidad concreta por la cual atravesamos todos los trabajadores universitarios.
Desde el año pasado se han estado haciendo denuncias sobre la brecha brutal entre salarios y las PR, y yo como Director con información de primera mano, contrasté las desproporcionadas primas y elaboré las Tablas de la Dignidad mes a mes con interescalas salariales con base en la Canasta Básica e indexación mensual según la inflación, participé en Asambleas Intergremiales y de Departamento para alertar a mis compañeros. Eso no solo fue arar en el mar sino que fue recibida con desdén por los dirigentes Sindicales de Empleados y Obreros y gremiales de APUC y autoridades. Nunca se hicieron las asambleas ni de FaCyT ni general de APUC que solicitamos para debatir sobre primas y salarios. Pero ya el mal estaba hecho, y la insistencia, los reclamos y denuncias no les gustan a quienes están mucho tiempo en el poder. El 15 de marzo del 2020, el Decano José Marcano de FaCyT me solicita la renuncia a mi cargo de Director (el cual fue dictaminado por la asamblea de Departamento) a través de un mensaje de Whatsapp, a lo cual respondí “pásemelo por escrito” (como manda el deber ser institucional, con argumentación, firma y sello) y acto seguido me eliminó del grupo Whatsapp de autoridades de FaCyT. Hasta el día de hoy no ha habido ninguna solicitud escrita formalmente solicitando la renuncia.
El bloqueo hacia la dirección realizado por el Decano J. Marcano es un irrespeto a la metodología asamblearia con la que los colegas de los diferentes Departamentos han elegido, de manera autónoma a sus Directores. Esta manera democrática de elegir existe desde los inicios de la FaCyT, mucho antes de que el prof. Marcano fuera Decano o Director del Departamento de Matemáticas. Es insólito que una persona se crea dueña y jefe en una universidad autónoma y vea a sus colegas como subordinados de un cuartel o empresa personal.
¡La renuncia se la pido yo a las autoridades Rectorales vencidas que le hacen el juego al nefasto gobierno que nos somete con salarios miserables, mientras que ellos se suben las primas de manera grosera!
La inmoralidad de estas desgastadas autoridades que se arrodillaron a un gobierno que tanto dicen adversar, radica en las acciones de persecución y hostigamiento contra quienes cuestionamos estas irregularidades. Ejemplo de esto está en el hecho de que, siendo jubilado-activo con cargo gerencial y carga docente en mi último recibo de pago aparece un “complemento de pensión” en lugar de “prima de responsabilidad de Director”, como si hubiera introducido mi carta de renuncia ante las oficinas del Rectorado. Yo no he introducido ninguna carta de renuncia al cargo de Director del Departamento de Física de la FaCyT. Esta ha sido una burda maniobra para evitar que yo siga denunciando y publicando evidencias sobre las brechas generadas por las PR de las autoridades.
Como producto de todas las denuncias masivas realizadas sobre las PR, tanto en la UC como la UCV, en junio del 2020, el Consejo Universitario de la UC aprueba una propuesta de tabla salarial con base a $250, lo cual se convirtió en un saludo a la bandera al quedar en el olvido por la simple razón de que el Ministerio no la aprobará y menos sin la preparación y coordinación de un plan de acción a nivel nacional donde se involucren las universidades autónomas y demás sectores laborales en lucha.
Así vamos compañeros trabajadores universitarios, profesores, obreros, empleados administrativos, técnicos y jubilados. Mientras no digamos basta a este régimen de autoridades universitarias y gobierno que nos escamotea derechos, mientras los dirigentes gremiales y sindicales sigan negociando a espaldas de quienes deben defender, no vamos a levantar la cabeza. No solo necesitamos elecciones Rectorales y Decanales con nuevas alternativas, sin reciclamientos. Nuestros Sindicatos y Asociaciones tienen que ser regeneradas con una nueva visión de respeto democrático que sirvan a los intereses de los trabajadores y que dejen de ser apéndices del gobierno-patrón y/o las autoridades UC.

Sigo siendo profesor universitario.

Por un gremio autónomo, libre y democrático, sin compromiso con las autoridades ni el gobierno

Dr. Rolando Gaitán, 18 de Julio de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *