El octubre italiano: un otoño caliente entre protestas obreras y antifascistas

0

Por Lukas Vergara (Corresponsal en Italia de la UIT-CI)

15/11/2021- El pasado mes de octubre ha sido particularmente convulso para la escena social y política italiana. El arma de distracción masiva, o sea, la oposición sivax-novax (antivacuna) utilizada por la prensa liberal, para ocultar los problemas reales que afectan la condición cada vez más difícil de la clase obrera, tuvo un reflejo significativo en el asalto a la sede nacional del sindicato italiano más grande (la central CGIL), al margen de una manifestación de protesta del movimiento novax.

¿Qué tiene en común entre los participantes en la manifestación del sábado 6 de octubre, las diversas almas del movimiento contra las vacunas, un crisol de tesis anticientíficas y la derecha radical? Bueno, simplemente la propuesta y la dirección del asalto. Roberto Fiore, Massimo Castellino y Salvatore Aronica son tres líderes prominentes de la organización Forza Nuova, partido abiertamente fascista, heredera de Terza Posizione durante los años de plomo de los 70. El Gobierno italiano dio inmediatamente su solidaridad a la Central General Italiana de Trabajadores (CGIL), así como todo el arco parlamentario italiano, formalmente en clave constitucional, en esencia, para preparar la presión represiva hacia las formas de lucha de color diametralmente opuestas, que inevitablemente desarrollarán, tras el desbloqueo de los despidos, el costo de la vida aumentado y otras condiciones latentes que la pandemia simplemente ha acelerado como en otras partes del mundo. La prensa burguesa tiene todo el interés en mantener un alto nivel de propaganda sobre la guerra santa a favor o en contra de las vacunas y en reducir la historia del asalto al mayor sindicato italiano a un mero problema de orden público. Todo esto en función de las aberturas tolerantes cada vez más evidentes de las posiciones neofascistas, con el fin de reducir los términos opuestos, comunismo y fascismo, a la misma matriz violenta para ser reprimidos. Además, si el asalto a la CGIL puede ser desestimado como un simple episodio de gestión del orden público, todavía no habría nada para quedarse tranquilos. Ya que se están llevando a cabo investigaciones para entender si hubo negociaciones, entre la Policía Estatal y los fascistas, para lograr organizar una marcha no autorizada, amenazando desde el escenario y luego llevando a cabo el ataque del escuadrón. La policía estatal siempre cumple con su deber cuando se trata de usar la porra y reprimir manifestaciones estudiantiles o marchas y piquetes de trabajadores.

El ataque a la CGIL, sin embargo, afortunadamente ha movido una ola de repudio al fascismo, ciertamente no en clave revolucionaria dadas las necesidades objetivas y sobre todo la conciencia media de la clase obrera italiana, pero al menos en clave democrática. Hubo una gran manifestación en Roma el 13 de octubre, en la que participaron más de 200 mil personas. Ante una plaza que respondía numéricamente y que además gracias a la situación económica que desde luego no era fácil, era legítimo esperar que las centrales sindicales iniciaran una movilización que condujera a una huelga general. En cambio, solo estuvo el discurso Maurizio Landini, secretario general de la CGIL, quien a través de una fachada antifascista romántica y poco concluyente, a veces instrumental para las demandas electorales del Partido Democrático (PD), no dijo nada. Nada en términos de coordinar luchas y grandes disputas, nada sobre el tema de la reducción de la jornada laboral por el mismo salario, nada sobre el desbloque de despidos y el alza del costo de vida. La CGIL decide, por tanto, asumir el papel institucional de mediador social, no rompe con los sindicatos colaboracionistas de CISL y UIL y de hecho se hace responsable o al menos corresponsal del futuro detrimento de las condiciones de vida de los trabajadores.

Confindustria (la central empresaria) se alegra, no necesita de matones neofascistas; para gestionar los intereses de los patrones hay un gran jugador de ajedrez como Mario Draghi, ex director de Goldman Sachs y ya presidente del Banco Central Europeo e, indirectamente, la burocracia sindical que es el bombero del malestar social, se podría decir el banquero y el burócrata. Esta posición renunciante de la CGIL dio visibilidad a la huelga del sindicalismo combativo del 11 de octubre, que a pesar de algunas consignas objetivamente refutables,(“Ningún pase sanitario”- “fascista es la CGIL que no convoca la huelga general”) fue un momento importante para la dinámica de la clase ya que demostró una vez más que la generosidad de los compañeros del sindicalismo autónomo no es directamente proporcional al empuje propulsor a la movilización: en resumen, la dinámica de masas en Italia está determinada, en este momento histórico, si la mayor organización de masas del país, la CGIL, se mueve.

Por otro lado, los trabajadores, en particular los de GKN [1] y Alitalia, los movimientos sociales por el medio ambiente y las formaciones de la izquierda radical, en particular el Partido Comunista de los Trabajadores y Refundación Comunista no renunciaron a su acción y salieron a las calles el 30 de octubre contra la reunión del G20 en Roma. Una marcha de 10,000 personas exigió la necesidad de un sujeto político para defender los intereses de los trabajadores y del medio ambiente y las nacionalizaciones bajo el control de las asambleas de trabajadores.

Mientras los imperialismos del mundo razonaron sobre cómo detener el daño a los intereses económicos de sus capitalistas, entregando sobre el problema climático una narrativa de compromiso que no se ajusta a las garras reales, o más bien no tomaron posiciones sobre el calentamiento global.

Finalmente, la cereza del pastel se encontró en Padua, una ciudad donde el presidente brasileño Bolsonaro, de visita después de la reunión del G20 para rendir homenaje a los militares brasileños caídos en la Segunda Guerra Mundial. Recibió la ciudadanía honoraria, desatando la comprensible ira de la ciudadanía y de asociaciones partisanas, que se tradujo en enfrentamientos con la Policía. El municipio de Padua reconoce la ciudadanía, no se sabe con qué vínculo con la guerra de Liberación contra el nazi-fascismo, a un político que está distinguiendo su mandato por medidas contra los derechos civiles, contra el medio ambiente, contra medidas para combatir la pandemia y por su fuerte caracterización reaccionaria. No es casualidad que Salvini fuera a rendirle homenaje en nombre de la Liga Norte. Las condiciones para un otoño caliente de la lucha de clases, también dada la Ley de Presupuesto que se está discutiendo en el Parlamento, están ahí.

Si, por otro lado, el clima será gélido, la responsabilidad recaerá una vez más en las burocracias sindicales que abandonarán las luchas de los trabajadores, que se verán obligados a coordinarse de forma independiente.

[1]GKN Driveline es una empresa multinacional que se ocupa de la producción de ejes de transmisión para vehículos de motor. En Italia, su principal cliente es el grupo FCA-Stellantis. La empresa, a pesar de los beneficios obtenidos, ha decidido cerrar la planta de Campi Bisenzio-Florencia. En respuesta, el colectivo de trabajadores de la fábrica, miembros de la CGIL en las filas de la corriente de la Oposición, decidió ocupar la fábrica, permanecer en la asamblea permanente, proponer una ley contra las reubicaciones, organizar una serie de manifestaciones e iniciativas, promover la consigna de la nacionalización bajo el control de la asamblea obrera.

Hasta la fecha, a través de una sentencia del juez laboral, han logrado suspender el procedimiento de despido colectivo, iniciado por correo electrónico por la junta directiva de The Melrose Fund, propietaria de la fábrica.

Publicado originalmente en:

https://uit-ci.org/index.php/2021/11/17/el-octubre-italiano-un-otono-caliente-entre-protestas-obreras-y-antifascistas/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *