Publicado el: lun, Nov 5th, 2018

León Trotsky: el revolucionario del socialismo con democracia obrera. 78 aniversario de su asesinato (VI Parte)

Por Laclase.info

La Cuarta Internacional

Caracas, 5 de noviembre de 2018.- Para esta “sexta parte” de la serie sobre León Trotsky, hemos utilizado un fragmento del texto de la  revista Correo Internacional en la edición dedicada al gran revolucionario ruso.

Corría la década de los treinta del siglo pasado, cuando las grandes potencias se aprestaban a reorganizarse para la Segunda Guerra Mundial. Previo a esto, Mussolini en Italia invade Etiopía en el este de África (1935), mientras con Hitler ponían a tono sus armas apoyando a los fascistas españoles, bajo el mando de Franco, en la guerra civil española (1936-1939).

La burocracia soviética, por su parte, también realizaba sus aprestos para la guerra. Uno de los primeros pasos fue el abandono de la política ultraizquierdista aplicada por Stalin, desde 1928 hasta 1934, que había facilitado la subida de Hitler al poder. La nueva política estalinista empezó a tomar forma en la primavera de 1935, cuando Stalin firmó un pacto con la Francia Imperialista y anunció que “comprende y aprueba plenamente” el rearme francés. En agosto de 1935 se realiza el séptimo y último congreso mundial de la internacional Comunista, donde se sancionó la nueva línea política. Los estalinistas de todo el mundo debían colaborar, no sólo con las fuerzas obreras llamadas hasta ese momento “social-fascistas” (menos con los trotskistas), sino también con los capitalistas “democráticos” y “progresista”, incluidos sus partidos y la escala internacional. Además, debían apoyar todos los preparativos militares y diplomáticos de los gobiernos imperialistas democráticos para la lucha contra los gobiernos fascistas.

Como resultado de esta política aplicada hasta la firma del pacto Hitler – Stalin en 1939, las grandes oportunidades revolucionarias que surgieron en Francia y España en 1936 se desperdiciaron deliberadamente y la clase obrera se encontró políticamente desarmada al estallar la Segunda Guerra Mundial.

“Carta Abierta” a los revolucionarios del mundo

Ante este abrupto viraje de los stalinistas hacia la derecha, Trotsky redobló sus esfuerzos para la construcción de una nueva organización leninista mundial. Poco antes de partir de Francia redactó el anteproyecto de la “Carta Abierta por la Cuarta Internacional”. El objetivo de esa carta era acelerar y, en lo posible, completar el reagrupamiento internacional de fuerzas revolucionarias. Eso era más necesario que nunca, puesto que Stalin, junto con la nueva política, ahora oportunista, aumentaba la persecución, encarcelamiento y asesinato de revolucionarios y militantes de la Oposición de Izquierda en la Unión Soviética.

Desgraciadamente la “Carta Abierta” tuvo poca repercusión. Trotsky pensaba que quienes coincidían en la línea debían dar inmediatamente los primeros pasos tendientes a crear una nueva internacional. Esa fue su propuesta a la Primera Conferencia Internacional por la Cuarta Internacional, convocada en julio de 1936 por la Liga Comunista Internacional. Pero los delegados juzgaron que tal media era prematura y sólo resolvieron crear el movimiento por la Cuarta Internacional.

Su batalla para convencer de esta necesidad a quienes coincidían con su orientación fue muy dura. Los esfuerzos de Trotsky para construir la Cuarta Internacional que él mismo consideraba como la parte más importante del trabajo de su vida fueron generalmente ignorados o menospreciados por numerosas personalidades que se reclamaban anti-burocráticas, pero que se negaban a crear la herramienta fundamental para poder derrotar a los elementos acaudillados por Stalin.

A fines de 1937 Trotsky estaba convencido de que la fundación ya no podía ser aplazada. La inminencia de la guerra lo exigía. Su máxima preocupación política durante todo ese período fue demarcar y enfrentar a los elementos indecisos e irresolutos dentro y fuera del Movimiento Pro Cuarta Internacional y preparar sus núcleos políticos, ideológica y psicológicamente, para la próxima guerra y sus nuevas responsabilidades.

La Fundación

En septiembre de 1938 se reunió en París la Conferencia de Fundación de la Cuarta Internacional, aprobándose los documentos conocidos como: “El Programa de Transición”, “La Agonía del Capitalismo” y las “Tareas de la Cuarta Internacional”.

Signo de los tiempos que corrían, varios de los hombres responsables de la organización de esa conferencia fundacional, incluidos el propio hijo mayor de Trotsky, León Sedov, fueron asesinados en los meses y años previos por la GPU (policía política de la URSS en esa época), que incluso robó varios documentos de gran importancia para el debate preparatorio. La conferencia misma no pudo durar más de un día: excederse de ese plazo significaba darle tiempo suficiente a los asesinos de la burocracia estalinista a descubrir el lugar de la reunión.

La voluntad revolucionaria, la convicción sobre la necesidad urgente de crear la Cuarta Internacional, aseguró que aún bajo esa implacable persecución pudiera nacer la internacional.

Archivo

Enlaces

Unidad Internacional de los Trabajadores (UIT-CI)
Izquierda Socialista
Flores en Daraya
Lucha Internacionalista
Observatorio Crítico (Cuba)