Publicado el: mar, Dic 18th, 2018

¡Basta de engaño!: Organicémonos de forma independiente de los patronos, del gobierno y de los burócratas sindicales

Por Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (C-cura)

Súmate a la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela

La crisis y el paquete antiobrero

El pueblo trabajador venezolano padece una verdadera catástrofe social nunca vista en los últimos 90 años. El gobierno de Nicolás Maduro ante la crisis optó por colocarse del lado de los empresarios y las transnacionales, y pretende descargar la crisis creada por ellos sobre los hombros de los trabajadores y trabajadoras.

Con el paquete de ajuste anunciado en agosto por Maduro, se exonera de impuestos a las trasnacionales petroleras y a los importadores; se redujo el salario de los trabajadores del sector público eliminando primas y beneficios de las convenciones colectivas e intenta con el instructivo del Ministerio del Trabajo del mes de octubre de este año, revisar las convenciones colectivas del sector privado en las que se exceda el salario mínimo nacional, que era de 1.800 bolívares soberanos, y ahora es de 4.500 bolívares, una verdadera miseria que ni siquiera llega 10 dólares mensuales.

Entrega las riquezas mineras de los territorios indígenas a las transnacionales chinas y canadienses. Ya antes Chávez había entregado el petróleo a las transnacionales a través de las empresas mixtas.

Utiliza como coartada un falso discurso socialista y una supuesta guerra económica para evadir su responsabilidad ante la situación que atravesamos.

En este marco, el pueblo trabajador se viene movilizando en todo el país por un salario igual a la canasta básica, en defensa de las contrataciones colectivas y contra las tablas salariales del hambre.

El PCV como dique de contención

Una parte importante de los trabajadores y trabajadoras, que tuvo esperanzas en el chavismo, o albergaba algunas expectativas de cambio con el gobierno de Maduro, y que tiene disposición a luchar por sus reivindicaciones, se organizó en el Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora (Fnlct), encabezado por el Partido Comunista.

Sin embargo, muchos de ellos están hartos de que los dirigentes sindicales del PCV los hayan convertido en furgón de cola del gobierno.

En la práctica, este Frente no ha hecho otra cosa que engañar a los trabajadores, creándoles expectativas en un gobierno antiobrero que aplica un brutal paquete de ajuste contra el pueblo. En los hechos, el Fnlct se ha convertido en un dique de contención para que la lucha de los trabajadores y trabajadoras no se salga del cauce institucional y desborde al gobierno. Canalizan su energía y disposición de lucha a mesas de trabajo para conversar con algún funcionario o entregar documentos de asesoramiento al Ministro.

El problema no está en tal o cual “camarada” (burócrata) que no cumple con sus funciones o las directrices del gobierno. No se trata de simples trabas burocráticas de algún funcionario. No es un asunto meramente administrativo o técnico. El responsable de la tragedia social que padecen millones de trabajadores, trabajadoras y sus familias es el gobierno de Nicolás Maduro, las transnacionales y los patronos privados. El que aplica el paquetazo de ajuste es el gobierno, para beneplácito de los empresarios. El mismo que eliminó las primas, desconoce las convenciones colectivas y redujo los salarios en la administración pública, y ahora, con la complicidad de los patronos privados, pretende revisar las convenciones colectivas que excedan del salario mínimo nacional impuesto unilateralmente por el gobierno.

Trabajador, trabajadora, tú que confiaste en estos dirigentes sindicales arrodillados al gobierno, supuestamente “revolucionarios”. Tú que creíste que organizándote en el Fnlct podías lograr las reivindicaciones postergadas. Tú que tuviste alguna esperanza en que llevando cartas a algún funcionario o a un constituyentista, podías conseguir un salario digno que permitiera darle comida a tu familia.

Tú que confiaste en que solicitando mesas de diálogo podías resolver tus problemas. Tú que ganas una miseria y que en estas navidades ni un par de zapatos podrás comprarles a tus hijos. Debes sacar las conclusiones de este engaño al que te han sometido. No seguir confiando en estos dirigentes sindicales gobierneros que te dijeron que no se podía protestar ni declarar a los medios privados porque le hacías el juego a la derecha. Es hora de romper con esta criminal política y sumarte a las protestas que miles de trabajadores y trabajadoras desarrollan en distintas partes del país.

Nuestro llamado es a luchar con la Intersectorial

Muchos compañeros temen romper con el gobierno, ya que piensan que al hacerlo irán a los brazos de la derecha. En realidad de lo que se trata es de organizarnos de forma autónoma como clase trabajadora, para defender nuestras conquistas, que el gobierno con sus políticas nos arranca.

Te llamamos a organizarte de manera independiente a los patronos privados, al gobierno y sus burócratas sindicales, y salir a la calle a movilizarte de manera autónoma.

En muchas regiones se han conformado coaliciones o alianzas de trabajadores de diferentes sectores para luchar por nuestros derechos. En Caracas se ha conformado la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela. Todas estas coordinaciones buscan unir las luchas de los trabajadores y trabajadoras.

Todos los trabajadores y trabajadoras, más allá de nuestras posiciones políticas e ideológicas, debemos unirnos para luchar por salario igual a la canasta básica; sumarnos a las coaliciones existentes en las regiones para masificar y generalizar la protesta en todo el país, y extenderla a todos los sectores laborales.

Trabajador, trabajadora que vives en Caracas y buscas una alternativa unitaria para luchar por nuestros derechos, súmate a la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela para luchar por un Plan Económico Popular alternativo al paquetazo de ajuste del gobierno.

Es posible recuperar nuestro nivel de vida y salir de la tragedia social que padecemos, pero para ello es necesario utilizar los inmensos recursos del país en función de los intereses del pueblo y los trabajadores.

Se puede lograr un salario igual a la canasta básica que se indexe mensualmente a la inflación, cumplir con las convenciones colectivas, y un plan de emergencia para la importación masiva de alimentos y medicinas, si no se paga la deuda externa, se confiscan los bienes de los corruptos de Pdvsa e importadores fraudulentos y nuestra empresa petrolera pasa a ser 100% estatal sin empresas mixtas ni trasnacionales.

Toda esta plata se puede utilizar para sacarnos de la miseria en que estamos, recuperar el sistema de salud, la educación, invertir en nuestras empresas básicas, en Pdvsa e impulsar una reforma agraria democrática que de tierras  a los campesinos pobres, y dotarlos de insumos y apoyo técnico para impulsar un plan nacional de seguridad alimentaria.

Archivo

Enlaces

Unidad Internacional de los Trabajadores (UIT-CI)
Izquierda Socialista
Flores en Daraya
Lucha Internacionalista
Observatorio Crítico (Cuba)