Colombia: Fue ejecutado Alfonso Cano, del secretariado de las Farc

5 de noviembre.- El principal dirigente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), Alfonso Cano, murió en un enfrentamiento con el Ejército colombiano en el departamento del Cauca (suroccidente) en el que también resultaron abatidos otros rebeldes, además de varios heridos y un detenido. Funcionarios del gobierno colombiano admitieron que Cano fue ejecutado desarmado, con tres disparos de fusil.

5 de noviembre.- El principal dirigente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), Alfonso Cano, murió en un enfrentamiento con el Ejército colombiano en el departamento del Cauca (suroccidente) en el que también resultaron abatidos otros rebeldes, además de varios heridos y un detenido. Funcionarios del gobierno colombiano admitieron que Cano fue ejecutado desarmado, con tres disparos de fusil.

El presidente colombiano Juan Manuel Santos, un estrecho aliado del presidente Chávez, declaró que se trataba de «el golpe más contundente que se le haya dado a esta organización (las Farc) en toda su historia». Durante mucho tiempo, el gobierno colombiano sostuvo la tesis de que el secretariado de las Farc se encontraba fuera de Colombia, como parte de su estrategia de guerra psicológica. Apelando a su tradicional discurso guerrerista, Santos también amenazó con llevar «a la tumba» a todos los guerrilleros que no se rindan incondicionalmente.

Cano nació en Bogotá el 22 de julio de 1948 en una familia de clase media. Estudió antropología en la Universidad Nacional y fue dirigente de la Juventud Comunista entre 1974 y 1980.
Se integró a las Farc a finales de la década de 1970, cuando las autoridades lo perseguían por su participación en manifestaciones estudiantiles.

Una vez en la clandestinidad, adoptó el nombre de guerra de Alfonso Cano y ascendió rápidamente en la jerarquía insurgente, hasta que fue uno de los hombres de confianza de Jacobo Arenas.
Arenas murió en agosto de 1990 y Cano pasó a ocupar el cargo político dentro de las Farc y el «secretariado», como se conoce la máxima jefatura de siete miembros de esa guerrilla, nacida en 1964, como autodefensa campesina ante los ataques armados del Estado y las bandas armadas de los terratenientes.

Cano encabezó las fracasadas negociaciones de paz con el gobierno colombiano en Caracas, Venezuela en 1991 y en Tlaxcala, México en 1992. Durante las negociaciones de paz en territorio colombiano con el gobierno del presidente Andrés Pastrana (1998-2002), Cano fue muy discreto en sus apariciones por considerar que ese proceso no llegaría a feliz término.

Tras la muerte por causas naturales en marzo del 2008 de Manuel Marulanda, Cano fue elevado a la máxima jefatura dentro del secretariado de las Farc. Fue entonces cuando oficialmente reiteró que las guerrillas siempre estaban dispuestas a una negociación de paz. «Reiterar una vez más que creemos en la solución política, que creemos en el diálogo (…) el diálogo es la ruta», dijo Cano al inicio de una grabación de tres minutos y 57 segundos con fecha de agosto de 2011, divulgada por el portal Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anncol), que suele difundir pronunciamientos de los rebeldes.

«La confrontación en Colombia se ha prolongado demasiado» y «como revolucionarios que lo hemos entregado todo por nuestros ideales y el bienestar del pueblo, persistimos en la solución política del conflicto», dijo Cano en una entrevista con el diario español Público conocida en junio del 2011.

El Departamento de Estado yanqui ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares por datos que llevaran a la captura o asesinato de Cano.

En septiembre del 2010 también fue asesinado el comandante militar de las Farc, Jorge Briceño o alias Mono Jojoy.

En marzo de 2008, el comandante Raúl Reyes, fue asesinado en un bombardeo de un campamento rebelde en Ecuador, ordenado por Uribe y Santos.

Como consecuencia de los intensos enfrentamientos registrados este viernes entre el Ejército y las Farc, se generó un gran desplazamiento de las poblaciones rurales del Cauca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *