«El país se cae a pedazos», Miguel Angel Hernández

“El gobierno atraviesa la peor de sus crisis desde el año 2002, y frente a los múltiples problemas que hoy aquejan a la población se muestra incapaz. Esto contrasta con su diligencia a la hora de atender los requerimientos de las transnacionales, los banqueros y el empresariado”. De esta manera se pronunció Miguel Ángel Hernández, secretario general del partido de los trabajadores, la Unidad Socialista de Izquierda (USI), después de realizado el Comité Central de dicha organización actualmente en proceso de legalización como partido nacional.

“El gobierno atraviesa la peor de sus crisis desde el año 2002, y frente a los múltiples problemas que hoy aquejan a la población se muestra incapaz. Esto contrasta con su diligencia a la hora de atender los requerimientos de las transnacionales, los banqueros y el empresariado”. De esta manera se pronunció Miguel Ángel Hernández, secretario general del partido de los trabajadores, la Unidad Socialista de Izquierda (USI), después de realizado el Comité Central de dicha organización actualmente en proceso de legalización como partido nacional.

“La sensación de crisis recorre a todo el país. En los últimos días los problemas que se vienen acumulando estallaron simultáneamente en la cara del gobierno. El horrendo drama de la crisis penitenciaria; la crisis eléctrica, el colapso de la CANTV en Caracas; las protestas de docentes, médicos, enfermeros, petroleros y trabajadores de las empresas básicas por salarios y contratos colectivos; los refugiados marchan por vivienda y mejores condiciones de vida. Mientras tanto la pestilencia de la corrupción se puso en evidencia con las detenciones del “Rey” y la “Reina de las Cabillas”, mafias ligadas al propio gobernador del estado Bolívar. Todo esto genera desconcierto y desasosiego entre la población, que siente que el país se cae a pedazos y que el gobierno es incapaz de resolver en forma satisfactoria sus reclamos. En cambio, cuando se trata de aumentar el IVA, liberar los precios de los alimentos o devaluar la moneda, para favorecer a una élite empresarial, el gobierno no vacila ni un segundo. Esto demuestra que es un gobierno antipopular”.

Hernández calificó de insuficientes y burocráticas las medidas ofrecidas por el gobierno para atender la grave problemática política, económica y social que atraviesa el país. “El presidente Chávez, quien se encuentra fuera del país por razones médicas, y sus ministros, piensan que creando más ministerios y más cargos burocráticos se resolverán los problemas. Eso no es lo que espera el pueblo.”

El gobierno juega con candela al endeudar la nación

“El gobierno está hipotecando a todos los venezolanos y venezolanas. El crecimiento de la deuda externa y la desnacionalización de los recursos naturales de la nación, particularmente del petróleo, pone en peligro el futuro de toda la población”.

“El PSUV aprovecha su condición de fuerza mayoritaria en la Asamblea Nacional para continuar la fiesta del endeudamiento externo, tal y como hicieron los gobiernos puntofijistas. 40 mil millones de bolívares fuertes de endeudamiento adicional y el 25% de ellos serán destinados al pago del servicio de la deuda. Ya la deuda externa, incluyendo la deuda de PDVSA se acerca a los 120 mil millones de dólares, reforzando la dependencia de nuestro país.”

Agregó el dirigente socialista que “el gobierno está jugando con candela. Sería bueno que se vea en el espejo de Grecia, Portugal, Turquía y de varios países europeos que hoy viven convulsiones sociales derivadas de la crisis económica propiciada por la insolvencia para cubrir los pagos de la deuda externa. Los chupasangres del FMI y los tenedores de los bonos emitidos por el gobierno, no perdonarán y actuarán en contra de la nación, siendo nuevamente los trabajadores y el pueblo los que terminaremos pagando el precio de la irresponsabilidad del gobierno y su proyecto económicocapitalista”.

“Es inexplicable e inaceptable que el gobierno se comprometa a entregar a Japón 3 millones de barriles de petróleo anuales, durante cinco años para cubrir un nuevo préstamo de 1.500 millones de dólares. El presidente Chávez y su gobierno están entregando nuestros recursos a futuro, un verdadero saqueo”.

Crisis del modelo del Socialismo del Siglo XXI

A juicio del líder político de la izquierda socialista, “no se trata de cualquier crisis coyuntural que se resolverá con pañitos de agua tibia. Todos los problemas que hoy se expresan son estructurales. Lo que está en crisis es el proyecto económico, político y social del llamado“Socialismo del Siglo XXI”.

“Este modelo que intentó vendérsele al país como anticapitalista y obrerista quedó en evidencia ante los ojos de los trabajadores, ya que un gobierno que ataca a los trabajadores, que los mete presos cuando protestan, que les niega el derecho a negociar contratos colectivos, que destruye sus salarios, que promueve bandas armadas para atacar las asambleas y a todo el que protesta, no tiene nada que ver con el socialismo, sino que es más de lo mismo”.

“Este gobierno jamás renunció al viejo modelo rentista y económicamente dependiente. Lo único que ha hecho es aprovecharse del control del aparato del Estado para enriquecer a una casta de parásitos que medran delpatrimonio nacional, que roban las utilidades que genera la producción petrolera, y el trabajo de millones de hombres y mujeres que trabajan para sacar al país adelante”.

Un gobierno de los trabajadores es la alternativa a la crisis

“Estamos urgidos de soluciones”, aseveró el dirigente socialista. “No podemos seguir creyendo en demagogos de ayer y de hoy. Ni la MUD ni el PSUV son alternativa para el pueblo venezolano. La solución está en las propias manos de los trabajadores y del pueblo venezolano. Somos los trabajadores los que producimos con nuestro esfuerzo todas las riquezas y los bienes que requerimos. Somos los llamados a gobernar este país. Somos la mayoría de la nación y en consecuencia los únicos que podremos desarrollar un modelo económico que favorezca a la totalidad de la población. Tenemos que desechar los modelos económicos y sociales de las élites y de castas burocráticas que han gobernado al país a través de la historia”.

“Con un Plan de Emergencia a partir de hacer que el petróleo sea 100% venezolano, sin empresas mixtas ni transnacionales, podremos resolver la crisis eléctrica; construir millones de viviendas; aumentar los salarios; desarrollar la actividad agrícola y cumplir con los contratos colectivos. Sólo los trabajadores podemos acabar con el mercantilismo que rige la actividad educativa y la salud. La clase trabajadora puede colocar en pie miles de empresas hoy cerradas y abandonadas, generando empleos dignos. Con educación, empleo y salud se acaba la violencia y la delincuencia, y se podrá comenzar a resolver en forma definitiva la crisis del sistema penitenciario, respetando los derechos humanos”.

“De allí que la USI respalda la propuesta del Fadess de realizar un Encuentro Nacional Sindical que discuta ese plan autónomo de los trabajadores frente a la crisis que atraviesa el país. Que además contribuya a organizar a todos los sectores y sindicatos que están hoy en lucha para movilizarnos en defensa de los contratos colectivos, del salario y demás reivindicaciones”.

Finalmente Hernández expresó que “llegó el momento en que gobernemos los trabajadores. Para alcanzar este objetivo debemos construir nuestras herramientas políticas de lucha. Es la hora de fortalecer las organizaciones sindicales y construir nuestro propio partido político, el partido de los trabajadores. Invitamos a los trabajadores de la ciudad y el campo, a la juventud estudiantil, a las mujeres, a las comunidades indígenas y al pueblo en general que nos apoyen en la tarea de legalizar a la Unidad Socialista de Izquierda para acompañar las luchas que se desarrollan en el país, y presentar nuestro propio programa de gobierno de cara a las elecciones del 2012” .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *