Publicado el: Mar, Jun 20th, 2017

Entre opositores, oficialistas y disidentes. ¿Quiénes son los revolucionarios actualmente en Venezuela?

Por: Julio Hostos

En vista de reiteradas publicaciones, y al ver cómo el gobierno de Maduro sigue cuestionando a quienes lo adversan llamándonos traidores, apátridas y opositores, sin el más mínimo gesto de querer escuchar realmente a los que hoy representamos una mayoría en Venezuela, disidentes de sus políticas, me permití analizar en lo personal quién era, cuestionándome mis propias convicciones con el único fin de encontrar una verdad que poder defender, y he aquí mis conclusiones.

Pertenezco a la generación de hombres y mujeres que se formaron bajo la tutela de pensamiento bolivariano, guevarista y marxista, viví de cerca, cómo muchos de ustedes, los años anteriores a Chávez y sentí con la llegada del comandante en el 99 cómo se vislumbraba una esperanza para los pueblos del mundo de algo mejor. Durante muchos años fui testigo de cómo el gobierno transmutaba y se hacía dueño de palabras como socialismo, revolución, patria, Bolívar, democracia, humanidad, participación y poder popular por decir algunos, hasta el punto de llegar a instituciones y observar con orgullo como se mostraban afiches del Che, pensamientos de Bolívar y reflexiones de muchos pensadores e ideólogos de izquierda que años anteriores hubieran sido causales de arresto para quienes los mostraran, todo eso lo viví, debo decir que fueron los tiempos de mayor alegría para mí, pues sentía que se estaban alcanzando grandes cosas, todo a favor de los pueblos, de los necesitados, en fin, de la clase proletaria.

Luego comenzó a pasar algo, no lo comprendí a las primeras, lo sentía pero no podía entenderlo, veía como comenzaban a desvirtuarse los principios y valores que tanto predicábamos, comencé a ver a funcionarios hablar de revolución y de la clase popular pero mostraban sin disimulo tremendos carros, mucha seguridad, poca humildad. Comencé a ver corrupción en nuestras filas, comencé a ver el desgaste de quienes intentaban frenar ese monstruo imparable que se llamaba la burocracia, en fin comencé a ver el deterioro progresivo de aquello que nos había costado tanto alcanzar. Sabía lo que sucedía, pero no entendía por qué estaba pasando y cuando intentaba cuestionarlo me decían: “no lo hagas camarada, no es el momento”, “no podemos darle motivos a la derecha para criticar”. Todo eso sucedió mientras Chávez luchaba con su enfermedad, hasta que llegó el momento trágico, donde el padre de esta criatura, el Comandante, no pudo más y se nos fue.

Diría que en ese momento se quebró algo, se rompió una delgada línea que quedaba entre el Estado en ese entonces revolucionario y el pueblo venezolano, y fue a partir de ese momento que las cosas empeoraron más aún, como un caballo cuando no hay quien lo dome y sale desbocado, así comencé a ver como se agudizaban las contradicciones dentro del seno del gobierno nacional. Aún seguían usando palabras como revolución, socialismo, bolivarianismo, poder popular y soberanía, las pronunciaban con un tono más alto pero no se sentían igual, no convencían, algo estaba pasando.

Y todo eso sucedía una y otra vez, hasta que llegamos a este momento, ya sin freno y sin control.

Durante todo ese tiempo vi como la oposición al gobierno, la MUD, ese conglomerado de factores ideológicamente de derecha, se mostraba siempre desafiante, acusándo al gobierno de dictadores y antidemocráticos, y de un sinfín de cosas más, debo decir que en ese momento los odiaba, por atacar nuestra esperanza, atacar algo tan hermoso como lo era el sueño de un Estado socialista y de derecho por y para el pueblo.

Pero pasó algo, diría que de repente todo aquello que la oposición decía y acusaba se volvió tenebrosamente real. Sucedió que comenzó a haber una nueva hegemonía en el poder, comenzaron las violaciones flagrantes a las leyes y a la constitución, las cacerías a quienes pensaran distinto y las amenazas hacia un pueblo que sólo clamaba ser escuchado. Lamentablemente me parece que a esa oposición le pasó como el cuento de “Pedrito y el Lobo”, (durante más de una década le decían al mundo que el lobo venia sin ser verdad, pero ahora que el lobo llegó nadie les cree, porque los toman por mentirosos, así están ellos internacionalmente). Eso sucede ahora, ellos nunca dejaron de ser oposición, nunca han dejado de conspirar, de engañar a su pueblo, de mostrar su cara más hipócrita, pero ahora con una diferencia, ¿cuál es? Que el gobierno dio razones reales para ser cuestionado. Pareciera que se leyeron todo el guión que les colocó la derecha tradicional venezolana para dramatizarlo.

Y en el medio de ellos, nosotros, espectadores y víctimas de los errores cometidos, pensando aún de la misma forma, creyendo en las mismas ideas y teniendo las mismas convicciones, obstinados de guardar silencio o de tener que criticar en voz baja por no hacerle un daño a la causa que supuestamente el gobierno representaba. Callados para no darle motivos a la derecha, así estábamos.

Junto a una gran masa del pueblo, muchos revolucionarios otros sólo nacionalistas, pero en fin, todos con un elemento en común, hoy estamos siendo golpeados por un Estado conspirador.

Hasta hoy son muchos los que se han separado del gobierno, son muchos los que están adversándolo en ideas y con argumentos, a ellos el gobierno los llama opositores, nos llaman contrarios, y en parte es verdad, cuando alguien adversa al partido oficial es opositor eso es así, pero acá hay una diferencia, NOSOTROS SOMOS LOS REVOLUCIONARIOS, somos la izquierda, somos los socialistas, los verdaderos bolivarianos. ¿Y por qué lo digo? Porque estamos del lado del pueblo, seguimos creyendo en una revolución, una revolución ciudadana, por y para los más necesitados, EL GOBIERNO NO ES PUEBLO, NO SE LE PUEDE SEGUIR LLAMANDO SOCIALISTA, hace mucho que dejó de serlo, se ha vuelto un Estado hegemónico, un gobierno de espaldas al ideario social y de derecho en el que nosotros creemos. No se pude llamar a los verdaderos revolucionarios disidentes cuando nos acompaña la misma verdad por la que comenzamos a luchar hace más de una década, no se nos puede llamar opositores cuando quienes están atentando contra nuestra constitución y con nuestra soberanía es el mismo Estado, no se nos puede llamar traidores.

Porque seguimos defendiendo un legado, una razón de ser, una esperanza para los pueblos, EL GOBIERNO ES EL TRAIDOR, es quien traiciona al pueblo, busca comprar votos con políticas asistencialistas, separando personas a conveniencia de votos, ellos no creen verdaderamente en el poder popular, ya ni siquiera creen en la democracia participativa, están ciegos aferrados al poder, le temen a dejar fluir nuevos liderazgos le temen a la verdad.

Nosotros debemos retomar la bandera de la lucha popular, NO DEBEMOS DEJARNOS LLAMAR OPOSITORES MUCHO MENOS DEJAR QUE ELLOS SIGAN LLAMÁNDOSE REVOLUCIONARIOS, es hora de aclarar los papeles en este país, no somos disidentes, somos los de abajo que vienen a saldar cuentas con los que están arriba, es necesario promover un debate de altura, de nivel, en el cual le aclaremos a los compañeros que aún no lo tienen claro quiénes son los traidores, y no sólo se trata de señalar a los causantes del problema, se trata de fomentar nuevos niveles de liderazgo, TENIENDO CLARO QUE ES DE LOS PUEBLOS EL DERECHO INALIENABLE DE HACER LA REVOLUCIÓN, así que compañeros pongan su grano de arena para defender esta noble causa, no se permitan llamar disidentes, no se permitan llamar opositores, RETOMEN EL SIGNIFICADO DE SER REVOLUCIONARIO, y hagamos el debate, en cada espacio en cada sitio de trabajo y de reunión, entender dónde estamos para así definir hacia dónde queremos ir, esa es la necesidad, y sobre todo no permitir que nadie los llame traidores, eso jamás…

@juliohostos
Juliohostos24@gmail.com

  • DRafael Cordero Grat

    UN GOBIERNO TRANSITORIO “SOCIAL DEMOCRATA” que solo un lobby del Neoliberamismo , la lucha de dos viejos oligarcas con los nuevos “BoliBurgueses” , mientras se sigue vendiendo al pais a intereses trasnacionales.,donde le pueblo sera el mals perjudicado.

Archivo

Enlaces

El Libertario
Indymedia
La Guarura
Kaos en la Red
Cuarta Internacional (UIT-CI)
Nodo 50
Insurrectas y Punto
Observatorio Crítico (Cuba)