Publicado el: vie, Jul 13th, 2018

Ana Rosario Contreras: Las enfermeras estamos comprometidas con la salud de los venezolanos

Por Armando Guerra* 

El lunes 25 de junio, cobra inicio el paro indefinido, convocado por el Colegio de Enfermeras de Caracas. Esta medida de lucha inicialmente fue adoptada en 14 estados, hasta ahora llegándose a extender a 20 entidades, y se asume en exigencia al desconocimiento que hace el gobierno del Artículo 91 de la CRBV, que estima que el ajuste salarial será “tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica”. Partiendo de este argumento el gremio de enfermeras asume la defensa de un salario digno, ante los salarios de hambre y la crisis hospitalaria que confrontan los profesionales de la salud.

La entrevista de hoy es con Ana Rosario Contreras, presidenta del Colegio de Enfermaras de Caracas, con quien pudimos conversar sobre la crisis hospitalaria y de salud que padece el pueblo venezolano, y de los escasos salarios de los profesionales de la enfermería.

Nos dimos cita en el Hospital Universitario de Caracas (HUC), centro emblemático, que combina la educación y formación de los profesionales de la salud; atención e investigación con pacientes de todas partes del país, y con diversos y variados especialistas de la medicina. Desde el HUC, la acción del paro indefinido es una medida de lucha que busca dar dignidad al oficio de la enfermería, desvalorizada ante los salarios de hambre que ha impuesto la administración de Nicolás Maduro. Demos inicio a nuestra entrevista.

– ¿Cómo se explica la situación del Hospital Universitario de Caracas, hoy en día?

Bueno mira, hablar del Hospital Universitario de Caracas (HUC), es hablar del sistema de salud venezolano. Aquí convergen los tres derechos: educación, salud y trabajo. Estamos hablando de que este es un hospital emblemático, enclavado dentro de la Ciudad Universitaria de Universitaria Central de Venezuela. Por tradición este es un hospital donde se han formado hombre y mujeres de ciencia. Es un hospital tipo cuatro, donde se han formado médicos, enfermeras, bioanalistas, farmacéuticos, odontólogos, y que hoy lamentablemente está en una situación de precariedad, de emergencia compleja en materia de salud, como están el resto de los hospitales venezolanos.

Si quisiéramos revisar de manera radiológica el sistema de salud venezolano, con mirar cómo está funcionando el HUC tendríamos una gran respuesta. Colapso de los servicios básicos, los laboratorios para la formación de los recursos humanos en salud están muy limitados, por no decir casi cero. Donde tenemos grupos de trabajadores que hoy están protestando porque sus derechos laborales no están bien correspondidos, de acuerdo a lo que establece la Constitución y donde tenemos carencia de insumos y medicamentos, como lo tiene toda la red hospitalaria a nivel nacional.

El caso Alfonso Román: Un montaje para mostrar a la OPS

– Dentro de esa situación de crisis se suma el caso del trabajador Alfonso Román

El HUC empezó a ser noticia desde el 4 de junio. Esa noticia que se ha mantenido y que ha permitido a raíz de la detención, o de la privación de libertad del licenciado Alfonso Román, a quien se le encontró en un locker algunas reservas de insumos: Unas cuantas inyectadoras, dos frasquitos de solución; de acuerdo a las personas que hicieron el procedimiento, que fueron de la seguridad del hospital, -y debo aclarar, sin la autorización de la doctora Caporales- ya que ella, se entera de que el muchacho fue detenido cuando la gerente de enfermería le informa.

Es decir, que este fue un procedimiento arbitratorio, violatorio al debido proceso que establece la Constitución, y violatorio además del artículo 44 de la constitución que dice: “Nadia puede ser privado de su libertad, sino es agarrado in fraganti”. Debo resaltar que el Lic Alfonso Román se encontraba de guardia, en el piso cuatro, atendiendo a los pacientes de urología, cuando se hace la revisión de su locker, que está ubicado en el piso cinco. Es decir, que revisan su locker, no estando presente, cuando dicen que encuentran los insumos.

Yo aquí quiero aclarar algo: por historia los profesionales de la enfermería, siempre hemos tratado de mantener una pequeña reserva, que no es legal, pero es una práctica que se ha hecho ya extensiva.

– ¿Con qué objetivo?

Para resguardar. Por ejemplo, si yo estoy de guardia esta noche, y me quedan dos inyectadoras, que no usé porque no hubo necesidad, yo las guardo para la próxima guardia. Porque a lo mejor en la próxima guardia, esas dos inyectadoras que yo estoy resguardando, me van a servir para atender a los pacientes. Y se nota, porque al Lic. Román no lo aprenden sacando el material del hospital. No. El material estaba en su locker esperando para ser utilizado.

Aquí el HUC, tiene lo que se llama depósitos satélites. Es decir que hay un depósito general y unos depósitos pequeños, en los cuales, se surten 24 horas los diversos servicios. Pero hay servicios de emergencia que no los tienen. Por ejemplo: las medicinas, en urología. También hay que decir, que de acuerdo en lo que han denunciado las diferentes coordinadoras de enfermería, les están robando los insumos de las áreas donde ellas las guardan, y esto las ha obligado a ellas a entregarle a cada personal los insumos que van a requerir en sus guardias. Y este material que tenía el licenciado Alfonso Román, era derivado a que su coordinadora, se lo había entregado para que lo resguardara. Además se sabe que si está operando, un grupo de mal vivientes, dentro del hospital, que están aprovechando el menor descuido de una enfermera, para sustraerle los insumos. Y eso es algo que debería averiguar el hospital. Por ejemplo: ¿Quién lo hace? Y eso por ejemplo, sería un trabajo de seguridad hospitalaria.

– ¿Se puede considerar un delito, tener un resguardo para la atención, cuando a él no lo agarran, sacando estos insumos del hospital?

Bueno, fíjate, lo que pasa es que en marzo del 2018, hubo un decreto por parte del presidente de la república, donde se estableció, que todo insumo médico, hospitalario y de alimentación, se consideraba material estratégico del Estado. Y en este mismo decreto, se instruye al Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia, que hiciera las previsiones, según ellos, para determinar que hacer, si había fuga de materiales.

A nosotros nos llama poderosamente la atención, que estos procedimientos se realizan en presencia de la directora de la OPS, en el país. Es decir, que nos impresiona a nosotros, que esta es una medida anti-ética, de agarrar un algún enfermero, cuando todos conocen que es una práctica reiterada, que venimos haciendo sobre todo por esta crisis de suministros, de guardar una o dos inyectadoras, cuando hay déficit. ¿Y lo digo por qué?

Cuando hacen este procedimiento arbitrario, la GNB, con la anuencia del jefe de seguridad de este hospital, a Lic, Alfonso Román, la jefe de enfermería, licenciada Irma Budiño, solicitan que le quiten el uniforme. Que le permitan cambiarse y ellos se niegan. Cuando vemos en las redes sociales al muchacho uniformado. Es decir, que pareciera que a alguien le interesaba sacar a un enfermero, con el título: Así se roban el materiales. Eso ocurrió el lunes 4 de junio.

El día 12 de junio, presentan un video en un portal de noticias, llamado TVS Pueblo. El inicio ese video está a cargo del señor Diosdado Cabello, quien dice que “TVS Pueblo, está en la calle”. Y sale una persona que dice ser comunicadora social, afirmando que en el hospital hay una protesta de las enfermeras, por su compañero preso, por presuntamente sustraer insumos. El video subtitula: Juzgue usted, sustracción o resguardo. El video desarrolla su libreto afirmando, que: Esta es la verdad; mostrando que ese día se abrieron los locker: Se le pide al personal que no resguardaran, y empezaron a entregar el material, y combinaron fotos de esta entrega, con imágenes de los insumos en los locker. Aquí este hospital tiene 1300 enfermeras, si cada una tiene resguarda una inyectadora, tendríamos 1300 inyectadoras. Eso no nos hace ladronas. Eso lo que demuestra es que desconfiamos, de que en cada guardia se nos proporcione el material suficiente.

Sin embargo, esta periodista, hizo un montaje de las fotos, del depósito general, donde habían cajas inmensas del material, con lo que el personal tenía resguardado, titulando: Así, se sustrae el material. Y el título de ese video es: Así, se roban los insumos en los hospitales.

Preguntamos, ¿Porque hacer esto, justamente cuando estaba de visita la directora de la OPS?

– ¿Y hubo robo en el momento en que se toma la foto?

No. Simplemente decimos que era un montaje, con el objeto de impresionar o de justificar ante la señora directora de la OPS, el desabastecimiento brutal de insumos y medicamentos que viven nuestros hospitales. Entender que el gobierno pretende responsabilizar de este desabastecimiento a las sanciones económicas implementadas por el gobierno de Estados Unidos o la otra lista sería pensar que el personal se lo está robando.

– ¿Cuál es la situación ahorita del Lic. Alfonso Román? y ¿Cuál fue la actitud de los gremios de la salud, ante el hecho, los afectaba a ellos?

Fíjate, en el momento que esto se produce, esto generó una aglutinación de manera automática de todos los que hacemos vida en el sector salud. Porque la situación que vive el Lic Alfonso Román, quien hoy se encuentra detenido en el CICPC de Santa Mónica, de manera injusta, sin un denunciante, con un procedimiento arbitrario y violatorio a su debido proceso, lo que hizo fue generar que todos los trabajadores exigiéramos.

Se interpuso el día 19 una denuncia en la Fiscalía, se interpuso una denuncia en la Defensoría del Pueblo, y estamos en este momento, cuando hoy se está iniciando un paro indefinido de actividades en el HUC, tiene dos connotaciones: Una, por los sueldos y salarios que devengamos los trabajadores del sector salud, que es lo que nos obligó hacer este llamando a paro indefinido desde Caracas y que se están sumando más de catorce estado en el día de hoy, y que en las próximas horas esperamos que se estén sumando más profesionales de enfermería de otros estados. Es por la situación de inseguridad que tenemos por los bajos sueldos, no tenemos insumos, y ahora se suma la situación que tenemos con el colega Alfonso Román, que reitero, ha sido injustamente privado de su libertad y en franca violación de los derechos y garantías que le consagra la constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

– ¿Cómo recibieron los gremios de la salud, los sindicatos, el colegio de enfermeras, el colegio de médicos, la detención de Alfonso Román?

El colegio de enfermeras del distrito capital el cual yo presido, una vez conocida la situación del Lic. Alfonso Román, hicimos presencia en el hospital. Hemos acompañado a las enfermeras a las protestas. Formalizamos una denuncia ante el fiscal general de la república, para que se abra una investigación sobre los funcionarios militares que actuaron en esa privativa de libertad, porque ha sido violatoria a lo establecido de los derechos y garantías que le establece la constitución como ciudadano venezolano.

Nos entrevistamos con la Doctora Antonieta Caporal, la cual ella desconocía porque se había dado este procedimiento: Porque es un estado de derecho, donde se respetan efectivamente nuestras garantías como trabajadores. Si se consideraba que el compañero habría incurrido en una falta administrativa, tenía que haberles abierto una averiguación disciplinaria y determinar si había responsabilidades.

El Colegio Profesional de Enfermería del distrito Capital, no avala, que ningún profesional de la enfermería, ninguno de sus agremiados, sustraiga ningún insumo de los hospitales porque eso es un delito de lesa humanidad. Y el compañero que sea efectivamente, que se le demuestre su culpabilidad en ese tipo de hechos tan bochornosos, pues debe asumir legalmente todas las penas que le sean posibles. Pero tiene que estarse garantizando el debido proceso. Y no permitimos que nos utilicen como una cortina de humo para tapar las ineficiencias del estado venezolano en materia de salud.

La situación de los centros hospitalarios

– ¿En qué condiciones pueden los gremios de la salud cumplir sus funciones?

Mira, ahorita cumplir las funciones, las buenas prácticas profesionales de los gremios, de todos los trabajadores del sector salud, se hace muy cuesta arriba. Empezando porque no disponemos del servicio de agua.

Una práctica tan fundamental como es el lavado de manos, que tenemos que hacerlo, tomando en cuenta de la zoología bacteriana que afecta en los hospitales, porque es una zoología que transmiten enfermedades, ni si quiera tenemos servicios de agua.

Este es un hospital que está golpeado por el servicio de agua. No disponemos de agua. Se había hablado que se iba a resolver, y se está incurriendo en prácticas que, de acuerdo a protocolos internacionales, no deben darse en un hospital, que es usar aguas duras, o aguas depositadas en tanques. Esas son prácticas que desde el punto de vista de los protocolos internacionales, no deberían usarse en nuestros hospitales porque son el caldo de cultivo fácil para la proliferación de bacterias.

También tenemos casos de hospitales como el José Ignacio Baloa del Algodonal, que la Maternidad Andrés Herrera Vega, tiene tres semanas sin servicio de Luz. Entonces, los servicios públicos ineficientes están afectando la ya comprometida gestión hospitalaria. De manera que no hay insumos, no hay medicamentos, no hay servicios básicos, personal altamente deprimido, altamente desmotivado por la falta de políticas salariales. Porque un profesional de la salud, en este momento tiene unos sueldos que no le permite ni siquiera hacer una comida al día. Porque una quincena, para el 15 de junio de un profesional de la enfermería está por el orden de los 600 mil bolívares. Y todos conocemos la realidad de los precios que están afectando al país, en estos momentos.

– ¿Cómo catalogas la atención que les brindan a los pacientes en el Hospital Universitario?

Estamos haciendo esfuerzos importantes. Si nosotros vemos la atención en su conjunto, no hay insumos, la comida es mala. Pero ahí quiero resaltar, no es porque el trabajador no quiera cumplir, no es porque las nutricionistas del hospital no estén preparadas para hacer los aportes calóricos requeridos.

Es porque simplemente aquí se ha evidenciado por los medios de comunicación, que hay un almuerzo de espaguetis, con un poquito de perejil encima. Y todos sabemos que esa es una alimentación que no es la requerida para ningún ser humano y menos, para alguien que esté en situación de enfermedad. Aquí se han dado desayunos, como llaman una arepa “la viudita”. La viudita porque es sola, sin ningún tipo de ingredientes. Ese tipo de comidas, que no son exclusivos, ni excluyente, del HUC. Si nos vamos a revisar al J.M. de los Ríos, vamos a encontrar que un niño del J.M. de los Ríos, el desayuna -cuando lo hay- es medio plátano con una lloviznita de queso.

Si nos vamos al Algodonal, vemos que la viudita se repite, como desayuno. Es decir, pareciera que es un patrón repetitivo en todos nuestros los hospitales.

– ¿Cuál es la situación presupuestaria del HUC?

El HUC sabemos que es un Instituto Autónomo y fue creado por ley especial, que maneja su presupuesto particular. Pero es que aquí ningún presupuesto de salud es suficiente. Se dice que en países desarrollados, para hablar de una atención de calidad en salud, se debería destinar del PIB, el 7%. Cuando nosotros revisamos el presupuesto venezolano, la asignación a salud no llega ni al 2%. Con un presupuesto tan deprimido, las consecuencias de lo que estamos viviendo hoy en nuestro sector no se hacen esperar. No hay la disponibilidad del Estado de establecer un presupuesto equitativo al HUC, como al Sistema Público Nacional de Salud. Y se han utilizado parte de nuestro presupuesto creando redes paralelas al sistema de salud, y se ha demostrado, a través de su creación que no ha cumplido el objetivo para el cual fueron creados.

El ejemplo más claro es Barrio Adentro. Se invirtió una gran cantidad en módulos octogonales, en consultorios del pueblo. Hoy yo quisiera que los venezolanos revisaran, aquellos cuando empezaron con los médicos cubanos, los resultados de la experiencia. Hoy esos lugares se han convertido en guaridas de malhechores. Y los médicos cubanos muchos han regresado a su isla o se fueron a otros piases.

– Haz abordado con crudeza la crisis de la salud. Ante esta crisis, ¿Existe la posibilidad de encuentro de los gremios de la salud, en la procura de respuestas al unísono y unidad de voluntades, para enfrentar la crisis? ¿Existe voluntad de respuestas unitarias?

Si, desde principios de año 2017 se ha dado una unificación muy poco usual, ya que antes cada quien hacía, y no teníamos esa necesidad. Pero salimos en febrero de 2017 con la marcha por la salud, una marcha en la que coincidimos todos los gremios y todos los sindicatos, y que debo decir fue brutalmente reprimida, por parte del gobierno nacional, a través de la GNB y la PNB.

El 16 de abril volvimos intentar hacer otras actividades juntos. En este momento se está evaluando la participación de todos los gremios en esta jornada de protesta por un salario digno. Pero si algo tengo yo que reconocer, a este gobierno es que ha “propiciado la unidad inter-gremial- sindical” y eso nos ha fortalecido como factores de lucha dentro del sistema de salud.

Pero también tengo que agregar que el gobierno también ha creado laboratorios con sus sindicatos particulares. Un caso de eso es Fenasintrasalud, un caso de eso es Simboproen, un sindicato de enfermeras profesionales, que nunca ha ido a elecciones, pero se erigen como representantes, y el cual es avalado por el gobierno nacional.

¿Con que motivo los avala el gobierno? Porque al parecer, ellos si dicen lo que el gobierno si quiere oír: que todo está bien, que estamos en una Narnia. Cuando los que fuimos electos en procesos electorales, regidos por CNE. Tenemos que decir que hoy tenemos una grave emergencia compleja en materia de salud, donde se está comprometiendo la vida de nuestros usuarios, las personas en condiciones de enfermedad, porque no se tienen los insumos requeridos, ni los medicamentos requeridos.

Imagínense los medicamentos de alto costo, que tanto ha generado conflictos. Uno de los casos emblemáticos que tenemos fue el ataque del actual ministro de la salud, Luis López, en contra de un defensor de la vida como lo es Francisco Valencia, que aparte es un paciente trasplantado.

Entonces ese tipo de respuestas es la que hemos visto. Sin embargo, creo que en medio de esta grave situación que estamos viviendo, lo que tenemos que resaltar es que se está creando de una manera muy consolidada, la unidad de acción gremial y sindical, en materia de salud.

– ¿Cuáles son las demandas y exigencias más importantes de los gremios de salud, en cuanto a su condición laboral?

Sumado a la agenda que viene ya desde el 2014, que es insumos y medicamentos, lo que nos obligó el 16 de enero del año 2016 que fuimos a la Asamblea Nacional, a solicitarles que se hiciera una declaratoria de emergencia de crisis humanitarias, tenemos que sumar ahora a esa agenda de lucha por la vida de nuestros pacientes una agenda social. Estamos exigiéndole al gobierno que debe revisar los sueldos y salarios de todos los trabajadores del sector salud y adecuarlos dentro de sus posibilidades al costo real de la cesta básica.

Y digo dentro de sus posibilidades, porque todos los venezolanos conocemos que el presidente de la república está obligado por la Constitución a decretar el salario mínimo, a tomar como referencia el costo de la cesta básica. Lamentablemente, observamos que cada vez que el presidente fija el salario mínimo, pareciera que está totalmente divorciado de la realidad económica que vive el sector laboral.

Y es paradójico porque el currículo que presenta el señor Nicolás Maduro Moros es que un “presidente obrerista”. Se jacta de decir que viene del sindicato del metro. La pregunta sería, como es que este señor que es un sindicalista, un gremialista, que defiende a sus trabajadores. ¿Cómo es que hoy, que tiene la oportunidad de reivindicar al sector de los trabajadores, no lo hace? Cuando fija un salario mínimo de 5.196.000; y un cartón de huevos ya estaba rumbo a los 6 millones de Bs. Es decir que el trabajador venezolano no va a tener poder adquisitivo. Que lo que logro fue disparar la espiral inflacionaria. Porque de verdad, devolver al trabajador el poder adquisitivo, es falso.

En cuanto a la escala nuestra, que es la escala de empleados público, los sueldos quedaron en 10 millones de bolívares. Yo tengo que decirle al país, que las enfermeras y enfermeros usamos uniformes blancos, y eso implica que debemos tener detergentes y blanqueadores. Hoy nuestros uniformes están rotos, hoy nuestros uniformes están percudidos, porque el acceder a un kilo de jabón en polvo, está por el orden de los seis millones de bolívares, y nosotros no podemos gastar esa cantidad de dinero, cuando tenemos hijos que mantener.

Se acerca, la época escolar donde hay que comprar uniformes y nosotros vamos pensando que vamos hacer, porque los sueldos que nos pagan aun los anunciados por el señor presidente, no son suficientes para satisfacer las necesidades materiales.

Y aquí tengo que traer a colación, que la entrada en vigencia de la Constitución, habla de que el trabajo es un hecho social, y uno de los aspectos que habla la CRBV, es que ese trabajo como hecho social tiene que reportearle al trabajador la satisfacción de sus necesidades básicas materiales, la salud, la educación, la alimentación, la recreación, el vestido. Y hoy yo tengo que decir, que el propio gobierno, que se jacta, de que hay que estar bajo el imperio de la Constitución viola ese principio. Porque los trabajadores en este momento, tenemos sueldos simbólicos, porque no es un sueldo que me permita a mi satisfacer una comida diaria.

– El Art. 91 de la CRBV es muy claro al señalar que el salario será determinado con el costo de la Canasta Básica. Por otra parte, los montos salariales que establece el gobierno, siempre están por debajo de lo establecido en ese artículo. Sin embargo, esta polémica muy poco ha sido asumida por la dirigencia sindical, como un reto a su reconocimiento con la movilización de los trabajadores. El salario, sigue muy por detrás de la cesta básica. ¿Cómo hacemos para imponer el cumplimiento de la constitución? ¿Cuál es tu opinión, sobre este tema?

Voy a reconocer que ese ha sido el discurso nuestro. Yo creo que alguien hablaba y decía que el paro de enfermeras es ilegal. Y yo digo, a quien lo cataloga de ilegal, que el paro se hace cómo una respuesta de un mecanismo constitucional y me faculta que ante la violación de un derecho constitucional yo puedo contestar.

Entonces, yo estoy facultada por la Constitución. No necesito ningún procedimiento. Porque la misma facultad me dice, que ante la violación inminente de un derecho constitucional, yo puedo ejercer mi derecho a la protesta. Mi derecho a la huelga. Y eso es lo que estamos ejerciendo los profesionales de la enfermería. Porque aquí hay tres derechos que se están vulnerando. El derecho a la vida y a la salud y a la vida de los pacientes, el derecho a un trabajo digno, el derecho a un salario suficiente, para todos los trabajadores. Los tres, con rango constitucional.

La necesidad de la articulación

– Hay una situación que se presentó en estos días, con respecto a una movilización de trabajadores del sector salud del hospital J.M. de los Ríos, y una movilización de trabajadores del sector eléctrico, que se dieron en una misma calle, a una cuadra de distancia, ambas en San Bernandino. Las demandas de ambas movilizaciones eran casi las mismas: aumentos de salarios, y las condiciones de trabajo. Sin embargo, las dos manifestaciones no se encontraron. No fue posible que marcharan y exigieran sus demandas de forma unitaria, cuando el patrón es el mismo estado. Similar situación se presenta hoy entre otros sectores. ¿No te parece que es necesaria la coordinación de todas estas luchas?

Si. Fíjate tú que hoy están llamando a paro los profesores universitarios. Y cuando nosotros revisamos la motivación de cada una de estas protestas, es la misma. Es decir que el país entero debería estar paralizado. Porque a todos nos está afectando lo mismo.

No tenemos alimentación, no tenemos medicamentos. Yo soy enfermera, pero si me duele la cabeza, me convierto en paciente. Yo soy enfermera, pero si me detectan que tengo un cáncer me convierto en paciente. Y las tenemos. Tenemos enfermeras que son pacientes oncológicas. Y que están viviendo el mismo estrés de una paciente X que no encuentra el tratamiento oncológico en Venezuela.

Tenemos casos, como el que se nos presentó con la enfermera Elizabeth, no recuerdo su apellido, que fue reseñada por los medios de comunicación. Valientemente le mostró al país un seno necrosado, porque no tenía como hacerse una quimioterapia. Ella fue un caso, de la protesta que se hizo de los pacientes frente al ministerio de salud. Gracias a Dios, su problema se está resolviendo en Colombia, de acuerdo a como lo están reseñado los medios de comunicación social.

Entonces, digo, no tenemos alimentación, es un problema que nos está afectando a todos. No tenemos salud, es un problema que nos afecta a todos. No tenemos salarios dignos, es un problema que nos afecta a todos. Porque cuando el presidente decreta el salario mínimo, es tanto para con las empresas públicas, como para las empresas privadas.

Creo que aquí deberíamos sentarnos -y repito- cuando yo ejerzo mi derecho a la protesta por la violación de un derecho constitucional, no me pidan otro procedimiento, sino que invoque a la constitución; porque para eso, ese texto constitucional, me está facultando como ciudadana venezolana, a ejercer y defender el derecho, cuando siento que mis derechos, mis garantías que la constitución me consagra, me están siendo vulneras.

Y este gobierno en este momento tiene una vulneración fragrante al derecho a la salud, al derecho a la vida, al derecho a la alimentación, al derecho al trabajo, al derecho a la seguridad. Derechos, que en este momento creo que a una sola voz, deberíamos exigir al gobierno que atienda al pueblo.

– Que te dice a ti la frase: Si estamos unidos en la miseria, ¿Porque no nos unimos en la lucha?

Esa frase me dice a mí que los venezolanos tenemos que deponer el protagonismo que quieren tener algunos sectores. Yo creo que aquí es el momento en el que no debe haber divas. Aquí el único protagonista, que en este momento debe estar, es un pueblo. Con una vocación democrática, exigiéndole a este, o al gobierno que sea, los derechos que le consagra la constitución.

– ¿Hay algún aspecto con el que quieras cerrar esta entrevista?

Decir que el gremio de enfermería que yo represento, en este caso en la región capital, seguimos y vamos a seguir comprometidos con la salud del venezolano. Pero también vamos a seguir muy firmas en la lucha de la defensa del derecho que nos asiste, como trabajadores, a tener un sueldo digno, que nos pueda dar calidad de vida, a nosotros como a nuestros familiares.

*Especial para Provea

Archivo

Enlaces

Unidad Internacional de los Trabajadores (UIT-CI)
Izquierda Socialista
Flores en Daraya
Lucha Internacionalista
Observatorio Crítico (Cuba)