Evo Morales mantiene tropas bolivianas en la ocupación imperialista de Haití

La historia de Haití está llena de luchas de un pueblo rebelde que resistió valientemente a las continuas invasiones yanquis. En febrero del 2004, una nueva invasión ocupó Haití, esta vez disfrazada de misiones de paz de la o­nU, formada principalmente por soldados latinoamericanos. El terremoto de enero de 2010 hizo que el gobierno estadounidense aumentase el contingente de tropas utilizando la excusa de la necesidad de reconstruir el país.

La historia de Haití está llena de luchas de un pueblo rebelde que resistió valientemente a las continuas invasiones yanquis. En febrero del 2004, una nueva invasión ocupó Haití, esta vez disfrazada de misiones de paz de la o­nU, formada principalmente por soldados latinoamericanos. El terremoto de enero de 2010 hizo que el gobierno estadounidense aumentase el contingente de tropas utilizando la excusa de la necesidad de reconstruir el país.

Hoy en Latinoamérica, la lucha contra la ocupación de Haití es una de las más grandes luchas antiimperialistas, al igual que la exigencia para que retiren inmediatamente sus tropas militares de Haití a los gobiernos que se proclaman “progresistas, de izquierda y defensores de los derechos humanos” como Evo Morales, Cristina Kirchner, Dilma Roussef, Rafael Correa y otros.

Una acción imperialista y colonizadora

La verdad es que hay una ocupación imperialista y colonizadora en Haití. No obstante, debido al rechazo mundial al envío de tropas estadounidenses a otros países tras la resistencia y lucha contra las ocupaciones de Irak y Afganistán, el gobierno yanqui utilizó tropas militares de países latinoamericanos para la tarea sucia. El papel de agente del imperialismo le tocó al gobierno brasileño de Lula da Silva que encabezó el envío de tropas brasileñas. Sin embargo, igualmente cómplices de ésta ocupación son los gobiernos de Argentina, Bolivia, Uruguay, Ecuador, Guatemala, Perú, entre otros, que también enviaron tropas al país más pobre de América latina. La misión de la o­nU (MINUSTAH) tiene actualmente 7.803 militares de 19 países y 2.136 policías de 41 países.Las operaciones militares de ese contingente internacional están desde hace cinco años bajo el mando de Brasil, que aporta 1.266 soldados.

La ocupación militar responde a un objetivo económico: transformar Haití en un país de “maquilas”, concentradas en 18 Zonas Francas controladas por las transnacionales. Ya existen en el país decenas de industrias de este tipo, principalmente textiles. Algunas llegan a tener 5.000 trabajadores, en condiciones de brutal explotación y salarios de poco más de dos dólares por día. El costo de la fuerza de trabajo haitiana es la más barata de Latinoamérica.

Represión, violaciones y masacres

En estos 6 años de ocupación, las tropas de la MINUSTAH (Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití) que son comandadas por un General brasileño, provocaron varias masacres en Cité Soleil, barrio periférico de Puerto Príncipe. En 2005, 3 soldados paquistaníes violaron a una joven.El 20 de marzo de 2005, Robenson Laraque, periodista de la Radio Tele Contacto, fue mortalmente herido por proyectiles disparados por soldados de la MINUSTAH. El 26 de noviembre de 2005, en Carrefour Trois Mains, a camino del aeropuerto, Marie Rose Précéus fue violada por un soldado de la Minustah. El 20 de diciembre de 2006, Stephane Durogéne, estudiante, recibió dos disparos en su ojo izquierdo venidos de dos soldados. Más recientemente se han destapado varios casos de abusos y violaciones cometidos por las tropas de ocupación contra la población, aumentado el rechazo a la ocupación, es el caso de las imágenes de un joven haitiano de 18 años siendo violado por cuatro militares uruguayos en la base de la o­nU de Port-Salut, sul de Haití.

Tres premios Nobel y varias organizaciones sociales exigen la retirada de las tropas

El 15 de octubre de 2011 se termina el mandato de la supuesta “fuerza de paz” o “ayuda humanitaria” de la MINUSTAH (Misión de las Naciones Unidas) en Haití. Sin embargo el Consejo de Seguridad de la o­nU evalúa la renovación de su mandato. La idea es mantener el control y la sobreexplotación del país ya que EE.UU. necesita más que nunca de la plusvalía extraída en otros lados para intentar recuperarse dela crisis económica. Frente a eso, varias organizaciones como a CSP-Conlutas de Brasil, otras organizaciones de cuarenta países y tres ganadores del Premio Nobel entre ellos el argentino Adolfo Pérez Esquivel, difundieron una carta abierta a la o­nU y a la OEA. La carta también enviada a los gobiernos que mantienen tropas en Haití (lo que significa que Evo Morales la debe haber recibido), exige el inmediato fin de la ocupación y su reemplazo por un plan de cooperación y apoyo económico solidario hacia Haití. Según la carta, “durante varios años de intervención de las tropas extranjeras, sean estadounidenses, francesas, o ahora con la Minustah, la vida del pueblo haitiano no ha mejorado. Al revés, la intervención y ocupación atenta en contra de la soberanía y dignidad del pueblo y garantizan un proceso de recolonización…”

Gobierno y “Asamblea Legislativa Plurinacional” dan luz verde para relevo de cascos azules

A pesar de las voces de protesta que exigen a los gobiernos latinoamericanos el retiro de las tropas de ocupación de Haití, el Presidente Evo Morales y la “Asamblea Legislativa Plurinacional” optaron por la manutención y relevo de las tropas bolivianas. El 13 de octubre el legislativo, que se llena la boca hablando de descolonización y soberanía de los pueblos, autorizó la salida, durante seis meses, de un contingente de 205 efectivos de la Compañía de Infantería Mecanizada Bolivia IX.

El Presidente de la Asamblea, Álvaro García Linera, explicó que la decisión fue asumida en el marco de los memorandos de entendimiento suscritos el 22 de mayo de 1997 por el Gobierno boliviano con la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El contingente que estará en Haití desde el 22 de octubre de 2011, reemplaza a 205 cascos azules de la Compañía de Infantería Mecanizada Bolivia VIII.

Las tropas bolivianas fueron enviadas a Haití por primera vez en 2004 en cumplimiento a los acuerdos suscritos con la o­nU, uno de los organismos del imperialismo. Evo que, en las reuniones de la o­nU y Cumbres Mundiales, habla en contra del Imperialismo y del capitalismo, mantiene desde agosto de 2006 los soldados bolivianos en Haití. El gobierno otra vez comprueba su carácter pro imperialista, quedando la descolonización y defensa de la soberanía de los pueblos como un cuento chino utilizado para mantener el apoyo de los pueblos indígenas y trabajadores a su gobierno. Y la dirigencia del MAS, de la CSUTCB, de la federación de mujeres Bartolina Sisa, son cómplicescon la ocupación, violaciones y masacres al pueblo más pobre de Latinoamérica.

Desde el Grupo Lucha Socialista hacemos un amplio llamado a los partidos de izquierda como el POR y a las organizaciones de la clase trabajadora como la COB, la Federación de Maestros de La Paz, la FSTMB, la juventud de una manera en general, a llevar adelante una campaña antiimperialista exigiendo que Evo retire las tropas de Haití.

¡Fuera tropas de ocupación de Haití!

¡Qué Evo Morales retire las tropas bolivianas de Haití!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *