Grupos de choque intentan disuadir a los trabajadores

Ciudad Guayana, Martes, 24 de Mayo de 2011 [Foto Wilfredo Álvarez).- Los trabajadores de CVG Venalum que protestan desde la semana pasada por el incumplimiento de los pactos contractuales y la criticidad de la planta lograron frenar a tiempo la “visita” de un grupo de consejos comunales que convirtió el portón uno en un estadio de gritos, insultos, manoteos y señalamientos. La temperatura del encuentro nada cordial bajó, dando pie a las aclaratorias. Eloy Cabrera, vicepresidente de la Cámara Municipal de Caroní y acompañante de los vecinos ofreció su punto de vista: “Lo que estamos diciendo es que nosotros también vivimos de las empresas básicas, de los aportes que hace la empresa a la comunidad. Eso también tenemos que defenderlo”.

Ciudad Guayana, Martes, 24 de Mayo de 2011 [Foto Wilfredo Álvarez).- Los trabajadores de CVG Venalum que protestan desde la semana pasada por el incumplimiento de los pactos contractuales y la criticidad de la planta lograron frenar a tiempo la “visita” de un grupo de consejos comunales que convirtió el portón uno en un estadio de gritos, insultos, manoteos y señalamientos. La temperatura del encuentro nada cordial bajó, dando pie a las aclaratorias. Eloy Cabrera, vicepresidente de la Cámara Municipal de Caroní y acompañante de los vecinos ofreció su punto de vista: “Lo que estamos diciendo es que nosotros también vivimos de las empresas básicas, de los aportes que hace la empresa a la comunidad. Eso también tenemos que defenderlo”.

Lucha intacta

“Aquí estamos, las 24 horas, cuidando los portones y los intereses de los trabajadores”, dijo Ramón Espino, directivo del sindicato Sutracarbonorca, al ofrecer un balance de la paralización en la productora de ánodos de carbón.

Portón militarizado

Tras una semana de conflictos, los trabajadores volvieron a sus puestos en CVG Bauxilum este lunes. Sin embargo, el sindicato anunció que pronto retomarán las acciones de protesta. Factores de la empresa evalúan estrategias políticas para encarar el conflicto.

PSUV no avala tranca de portones

“Como partido, estaremos comprometidos con los avances, pero tenemos que decir que cerrar las empresas básicas no es la solución para el problema. Exhortamos a la cordura y a la conciencia”, opinó la dirigencia del PSUV.

Los trabajadores siguen resguardando el portón de la empresa]

El portón de CVG Venalum se mantuvo cerrado durante la mañana de este lunes. Sólo tenían acceso los trabajadores que mantienen la planta en un 30 por ciento de su capacidad operativa. Nadie más entraba en la factoría.

Miembros de los sindicatos Sutralum y Sutrapuval mantuvieron la decisión luego de reunirse este domingo con el presidente de la empresa, Rada Gamluch, y el ministerio de Industrias Básicas y Minería, José Khan, para la cancelación de los beneficios laborales que están exigiendo.

“Nos solicitaron que levantáramos el paro y la respuesta de los sindicatos fue, que hasta tanto no se logren los acuerdos, no se firmen en mesa y se realice asamblea de trabajadores, no vamos a dejar los portones”, recalcó Gerardo Pérez, secretario general de Sutralum.

Acuerdos de palabra

El sindicalista detalló los beneficios laborales para los trabajadores rotativos, acordados en la reunión del domingo. Dentro de éstos se encuentran: el pago del segundo tercio de los domingos trabajados como feriado, para el 28 de junio; la cancelación de los intereses de prestaciones sociales, entre el 15 y el 17 de julio y en agosto, la aprobación de 25 mil millones de bolívares para los préstamos personales y otros 32 millones para cancelar las vacaciones de más de 500 trabajadores.

En cuanto a las exigencias para los trabajadores fijos del turno diurno, Pérez informó que acordaron un monto de 28 millones de bolívares para la cancelación de los domingos como feriado trabajado.

Para el aumento del 30 por ciento del salario y del bono lineal, el ministro Khan y el presidente Gamluch acordaron la instalación de una “megamesa”, dentro de 15 días, para discutir estos aumentos y las contrataciones colectivas.

“Solicitamos, por convicción propia, el incremento de 300 bolívares en la nómina mayor por compensación del ajuste de sueldo. Y ordenaron preparar el punto de cuenta antes del 10 de junio”, continuó Pérez en su desglose del pre-acuerdo pactado este domingo. Trato del que no se sienten seguros hasta que lo vean firmado.

Sin confianza

“Ojo: estamos hablando de estos acuerdos, creyéndole parte de las mentiras al ejecutivo, porque al principio lo pintan bien bello. Quedaron en pasar hoy a la empresa a las 10:00 de la mañana por instrucciones del ministro”, aclaró Pérez horas antes de la hora pautada para la firma del acuerdo.

En efecto. La hora llegó, mas no la representación de la empresa ni la del Mibam. Fueron grupos de consejos comunales los que se presentaron en el portón uno de CVG Venalum, hecho que se venía rumorando desde primeras horas de la mañana.

“Hoy se ha presentado una problemática con gente exógena a la planta, la cual no nos ha permitido concretar un preacuerdo que hicimos ayer con las autoridades de la empresa, los sindicatos y el Mibam. No obstante, a esto se le agrega la detención de nuestro compañero Manuel Díaz, presidente de Sutrapuval, y esto no nos permite sentarnos en la mesa de negociaciones”, declaró Clorindo Paredes, analista administrativo de CVG Venalum.

Un concierto de gritos, insultos, manoteos y señalamientos dominaron la escena en la entrada de la factoría. Los empleados rechazaban a los consejos comunales mientras éstos, sin ánimos de callarse, respondían al palabrerío.

En medio de una tensión que acaparaba a todos los presentes, surgió el diálogo y el entendimiento. Pronto los consejos comunales informarían sobre el sentido de su participación: “vinimos a actuar como mediadores entre el patrono y los trabajadores”.

Así lo dio a entender Eloy Cabrera, vicepresidente de la Cámara Municipal de Caroní, quien asumió que, al principio, hubo roces pero al final surgió el diálogo entre las partes.

“No estamos aquí porque seamos más bravos que otros. No vinimos armados. Lo que estamos diciendo es que nosotros también vivimos de las empresas básicas, de los aportes que hace la empresa a la comunidad. Eso también tenemos que defenderlo”, explicó Cabrera.

La exigencia de los consejos comunales fue una cuota de participación en la mesa de diálogo entre los trabajadores y la empresa, para que “no haya jugadas de última hora”, tanto de un grupo como de otro.

Al final, los ánimos se calmaron, los trabajadores siguieron en su protesta y, las firmas que se estamparían en el documento final del acuerdo, nunca llegaron a escribirse.

Manuel Díaz siguió detenido, los trabajadores resguardaban el portón de Venalum y Gerardo Pérez, más disfónico de lo normal, insistía en que los consejos comunales realmente querían tomar el control de la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *