¿Hacia la huelga general europea?

La Confederación Europea de Sindicatos (CES) llamó a realizar una jornada de acción en toda Europa el 14 de noviembre para denunciar las medidas de austeridad convocando a “huelgas, manifestaciones, concentraciones y otras acciones”. La medida fue propuesta por los sindicatos del Estado Español, Portugal y Grecia, países donde ya se convocaron a huelgas generales nacionales.

La Confederación Europea de Sindicatos (CES) llamó a realizar una jornada de acción en toda Europa el 14 de noviembre para denunciar las medidas de austeridad convocando a “huelgas, manifestaciones, concentraciones y otras acciones”. La medida fue propuesta por los sindicatos del Estado Español, Portugal y Grecia, países donde ya se convocaron a huelgas generales nacionales.

Aunque la huelga general es convocada por sindicatos de tres países que están soportando el mayor peso de la crisis, se cree que se unirán sindicatos de otros. Hasta ahora las burocracias sindicales se habían negado a convocar a una huelga europea. Sin embargo, la agudización de la crisis y las grandes movilizaciones casi simultáneas en el Estado español, Grecia y Portugal, presionaron por esta inédita medida. Todas las movilizaciones apuntan contra la política de la “Troika” (Comisión Europea, Banco Central Europeo y FMI), síntesis de los intereses del gran capital, que aplican todos los gobiernos de la Unión Europea con severos ajustes.

En el Estado español, Portugal y Grecia la desocupación ya llega al 25%. La Troika presiona Grecia para que aumente a 6 días semanales las jornadas de trabajo y facilite los despidos. En los tres países bajaron sueldos y jubilaciones en forma sustancial.

En Grecia ya se hicieron tres huelgas generales este año. Portugal viene de hacer grandes manifestaciones populares, incluso una convocada por redes sociales con centenares de miles de personas en las calles. En el Estado español las movilizaciones son cotidianas. Acaba de realizarse un gran paro de la educación contra el recorte de 4.000 millones de euros en el presupuesto para el área y la intención de despedir a 50.000 profesores. Las movilizaciones y huelgas contaron con la participación de padres, estudiantes y docentes. Hubo unas 100.000 personas, según los organizadores, encabezadas por una pancarta que decía: “Por la educación pública. Por el futuro de nuestros jóvenes”, contra las medidas del gobierno de Mariano Rajoy. La protesta española se extendió a 70 ciudades además de Madrid. Las marchas del Sindicato Andaluz de Trabajadores tuvieron gran repercusión popular. También los reclamos independentistas de Cataluña y el País Vasco, cuyos gobiernos autónomos se disponen a convocar a referendos por la independencia con una manifestación de un millón y medio de personas en Cataluña.

La huelga general para el 14 de noviembre fue convocada no sólo por las centrales sindicales sino impulsada por una reunión de 150 organizaciones, incluyendo estudiantes, jubilados y otras. Es decir que, dado el reguero de luchas en el Estado español, ante esta convocatoria, es muy probable que sea aún más fuerte que la anterior huelga general.

En Italia, a fines de septiembre y este último sábado, hubo grandes movilizaciones y huelgas de empleados estatales, profesores y trabajadores de la salud. También en Gran Bretaña este sábado marcharon 50.000 trabajadores, maestras, enfermeras, bomberos. En Bélgica pararon los ferroviarios el 2 de octubre. En Varsovia, la capital polaca, unas 50.000 personas protestaron también contra las reformas económicas emprendidas por el gobierno, entre ellas la de elevar la edad de jubilación a los 67 años.

Esta lucha continental tiene importancia histórica. Se trata de terminar con las políticas de ajuste de los gobiernos que defienden los intereses de los banqueros y las multinacionales de la Unión Europea, los cuales están expropiando las conquistas de los trabajadores y todo el sistema de bienestar social conquistado con grandes luchas en más de medio siglo.

Esta primera jornada de huelgas y movilizaciones, planteando la lucha a escala europea, es un paso adelante muy importante, en la lucha por nuevas direcciones sindicales y revolucionarias, para acabar con los planes de hambre y comenzar a imponer salidas obreras y populares a la crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *