Publicado el: Lun, Ago 15th, 2016

Hay que movilizarse para sacar a este gobierno hambreador. Construyamos una alternativa política de los trabajadores y el pueblo

Logo PSL

Por: Partido Socialismo y Libertad

Construyamos una alternativa política de los trabajadores y el pueblo

La tragedia que vive el pueblo venezolano no cede. Siguen las colas, la escasez, la inflación y los despidos

En días pasados la rectora del CNE Tibisay Lucena se dirigió al país para plantear que “la recolección del 20% de las firmas probablemente se llevaría a cabo hacia finales de octubre”, y después de eso el CNE tendría entre 28 y 29 días para hacer la convocatoria al Revocatorio. Prácticamente sentenció que el referendo se convocaría para el próximo año. Esta es una nueva maniobra del CNE, organismo supeditado al gobierno, para no realizarlo este año.

El Partido Socialismo y Libertad no tiene nada que ver con la MUD, alianza que planteó el Revocatorio, pero no obstante, defendemos el derecho del pueblo venezolano a exigir el Revocatorio, instrumento planteado en el art. 71 de la constitución. Los trabajadores y el pueblo tienen derecho a pronunciarse y decidir si este gobierno debe o no continuar.

En tal sentido, rechazamos categóricamente todas las maniobras que el gobierno y el CNE vienen interponiendo a la realización del Revocatorio. Las declaraciones de Lucena son una nueva evidencia de los obstáculos antidemocráticos que el gobierno interpone para evitar que el pueblo pueda ejercer su derecho a decidir este mismo año sobre la continuidad del gobierno de Maduro.

La MUD manipula y negocia con las esperanzas del pueblo

Más allá de lo antes dicho, tenemos la responsabilidad de advertir que el Revocatorio por sí sólo no es solución para nuestros problemas. Ni las colas, ni los bajos salarios, ni la escasez, la inflación y los despidos, van a desaparecer con ese instrumento.
Sin embargo, millones de personas del pueblo trabajador han visto en el referendo una vía para salir de este gobierno que nos está matando de hambre, y que aplica un paquetazo de ajuste en acuerdo con el empresariado reunido en el Consejo de Economía Productiva, al cual también se ha sumado el Grupo Polar.

Pero la MUD sabía que no habría referendo este año, y estaban al tanto del anuncio que haría la rectora del CNE. Por ello convocaron a una “toma de Caracas” para una fecha tan lejana como el 1 de septiembre. No es casual que Vicente Bello, representante de la MUD ante el CNE, asegurara a los medios recientemente que “ya no hay tiempo para que los comicios sean este año”.

La verdad es que la MUD estaría negociando el referendo por la realización de las elecciones de gobernaciones. Todo esto se enmarca dentro de las disputas en el seno de la alianza burguesa, entre AD, Primero Justicia y Voluntad Popular. Y la competencia por la candidatura presidencial entre Ramos Allup y Capriles.

Para la MUD poco importa la urgencia del pueblo de resolver el grave problema de la comida o de los justos anhelos de salir del gobierno de Maduro. Para ellos lo fundamental son sus cálculos políticos.

Es necesario conformar una alternativa política de los trabajadores y el pueblo

Hoy hay millones de trabajadores, jóvenes y pobladores de las comunidades populares, que tuvieron expectativas en el chavismo y en el Psuv, profundamente decepcionados. Reina la confusión y la incertidumbre en el marco de una verdadera tragedia social que vivimos todos los venezolanos. Las esperanzas de que con Chávez primero, y luego con Maduro, se iban a resolver nuestros problemas, han dado paso a un gran descontento atizado por el hambre, la escasez, los bajos salarios y la corrupción de los burócratas rojos, rojitos.

El gobierno habla de “guerra económica” mientras pacta con los empresarios groseros aumentos de los alimentos, de las tarifas de los servicios públicos y del transporte. En realidad, la única guerra económica es la del gobierno, militares, las transnacionales, banqueros y empresarios contra el pueblo pobre y los que vivimos de míseros salarios.

Se ufanan de su supuesto antimperialismo, mientras entregan el petróleo a través de las empresas mixtas, y regalan el Arco Minero a las transnacionales.

Es necesario que los sectores descontentos del chavismo, los que se reivindican de izquierda y socialistas, los miles de activistas honestos de fábricas, universidades, comunidades y campos, a que nos reagrupemos y construyamos una alternativa política de los trabajadores y el pueblo, que se postule como opción verdaderamente revolucionaria frente al Psuv y la MUD. Llamamos a la izquierda chavista y no chavista a unirnos tras este objetivo.

El gran reto que tiene la Plataforma del Pueblo en Lucha y del Chavismo Crítico es articular a todos estos sectores descontentos para construir esa alternativa política y movilizarnos por:
1. Plan de Emergencia alimentario y de salud. No a los Clap, por comités elegidos democráticamente en las comunidades.
2. Aumento general de salarios y salario mínimo igual a la canasta básica ajustable cada 3 meses de acuerdo a la inflación.
3. Nacionalización de la banca
4. Reforma agraria
5. Rescisión de contratos de empresas mixtas en el sector petrolero. Petróleo 100% estatal sin empresas mixtas ni transnacionales
6. Repatriación de capitales fugados y robados
7. Anulación de acuerdos en el Arco Minero del Orinoco
8. No a la represión y contra la criminalización de la protestas
9. No al pago de la deuda externa

Archivo

Enlaces

El Libertario
Indymedia
La Guarura
Kaos en la Red
Cuarta Internacional (UIT-CI)
Nodo 50
Insurrectas y Punto
Observatorio Crítico (Cuba)