La revolución española de los indignados

LA NUEVA REVOLUCIÓN ESPAÑOLA DE LOS INDIGNADOS

Barcelona

LA NUEVA REVOLUCIÓN ESPAÑOLA DE LOS INDIGNADOS

Barcelona

Explicaré lo que estuve viendo y escuchando en la plaza Catalunya de Barcelona en estos días de la nueva revolución española que comenzó el 15 de Mayo. Yo no estoy acampando en la plaza, voy a los cacerolazos y a las asambleas, según puedo coordinar con los tiempos de trabajadora y estudiante. Hay mucha gente que se queda más que yo y que puede contar otras cosas interesantes; pero también está la gente que no se puede quedar todo el día, ni acampar y que somos la mayoría de los que vamos, que no nos queremos perder esta oportunidad preciosa de ver cómo se está organizando y poder participar de este movimiento tan nuevo y esperanzador.
Las razones del movimiento de indignados están en que la gente se encuentra desbordada, entre un montón de cuestiones, por los recortes bestiales en salud, de educación, por los cuatro millones ciento ochenta y nueve mil desocupados y por la burbuja inmobiliaria que hipotecó a la gente con créditos imposibles de pagar cuando estalló. Estallido que desató una crisis económica general, que dejó a mucha gente sin su casa o con alquileres altos frente a sueldos bajos; o directamente sin puestos de trabajo para afrontarlos.
Hoy la mayoría no se encuentra representada por los partidos políticos, por eso hubo un 45% de abstención en las elecciones autonómicas del 22/5. El socialismo del PSOE que gobierna es una mentira, que ya no la cree nadie, y los partidos de izquierda todavía no se pudieron poner a la altura de los movimientos de indignados. Además, la gente se siente traicionada por los sindicatos mayoritarios como UGT y CCOO, que negociaron la precariedad laboral y no se pusieron a la cabeza de la oposición, dejando ese lugar a la derecha xenófoba del partido Popular o del CIU aquí en Catalunya, que no atacan al sistema sino que sólo quieren tener el poder para hacer lo mismo, pero peor todavía. De manera que la gente, al no sentirse representada por las instituciones tradicionales, se fue cansando de ver la impunidad y el enriquecimiento de los bancos, de la clase política y empresarial, mientras comprendía que la crisis sólo continuaba afectando en exclusivo a trabajadores, estudiantes, jubilados y parados.
En esta situación de cosas, las revoluciones en el mundo árabe fueron un ejemplo genial para el último 15 de Mayo (15M) en que la gente por fin decidió salir a la calle. Esto comenzó en la Plaza Sol y se expandió por todo el Estado Español y creo que una de las cosas más interesantes y bonitas es que se trata de un movimiento internacional que se rebela contra la injusticia política, económica y social de un sistema capitalista que cada vez nos machaca y nos oprime más. El apoyo de asambleas de todo el mundo retumba en la plaza con mucho agradecimiento y emoción. El mapa de las acampadas mundiales es una belleza de luchas extendidas. Hace mucho que la gente está harta de todo esto, pero creo que lo nuevo es que hoy se ha encontrado una unión mundial, un deseo contagioso de libertad y solidaridad muy potente: El internacionalismo que siempre buscamos.
Al ser un movimiento tan nuevo y tener una aspiración democrática absoluta, cuesta tomar decisiones y llegar a acuerdos. La gente encuentra mucho rechazo a personalizar una dirección y se decanta porque todas las decisiones sean tomadas en conjunto. Sin embargo creo que la organización hasta ahora ha sido efectiva, con logros importantes como el del 27 de Mayo, cuando se resistió la represión sangrienta de los Mossos d’Escuadra (la policía autonómica catalana) de manera pacífica, y con el apoyo del resto de las asambleas. También fue un triunfo mantener en paz la plaza cuando el Barca ganó la Champions League y los miles de simpatizantes salieron a festejar en la misma área que se realiza la acampada. Es una verdadera victoria que cada vez sea más la gente que acude a los cacerolazos y se queda a discutir en la asamblea. Aunque es cierto que, como todo, también la organización es mejorable y constantemente existen planteos y autocríticas sobre el modo de actuar. Hay comisiones de todo tipo muy dinámicas (salud, educación, acción, cocina, contenidos, inmigración, autogestión, formación, infraestructura, etc), así que es viable que salgan acciones avanzadas desde aquí, por lo tanto hay posibilidades de que se gestione una dirección fuerte, que lleve el proceso revolucionario adelante. Es un momento en que existe una gran confianza y conciencia del crecimiento de las capacidades de las personas cuando están en acción, un tiempo en el estamos derrotando al escepticismo, la resignación y la quietud que el sistema nos quiere imponer.
Una de las muchas cosas que se dicen aquí es «Juntas lo podemos todo». Es interesante, como dato adicional, escuchar que muchos asambleistas hablan en femenino para evitar el lenguaje sexista, y utilizan terminaciones en femenino porque se refiere a las personas, otros utilizan el «todos y todas», «compañeros y compañeras», etc., pienso que esto es uno de los síntomas de la voluntad de cambiar las cosas que tiene la gente que se junta en estas asambleas.
En la asamblea de ayer se estuvo discutiendo por las acciones a seguir, cuándo será el momento de irse de la plaza y con qué resoluciones. Las dos propuestas principales son, por un lado «No a los recortes», y por el otro «Dimisión de Puig». Felip Puig es el consejero de interior de Catalunya, el responsable de la represión policial brutal que hubo el 27 de Mayo cuando los Mossos d’Escuadra intentaron desalojar la plaza y el saldo fue de 136 heridos. Después de ese desacierto por parte del gobierno de Catalunya, la resistencia pacífica en la plaza se vio fortalecida con más gente; más de 15 mil personas que en unas horas llegaron de todos lados convocados por sms e Internet.
En la asamblea de ayer se fueron proponiendo muchas más acciones: marchar a los sindicatos para pedir explicaciones, dar apoyo a las tomas de bibliotecas de universidades, dar respaldo a trabajadores en lucha, por ejemplo los de la Derbi (mítica fabrica de motos catalana) o los trabajadores de sanidad que se manifiestan todos los días en su lugar de trabajo. Principalmente las dos acciones más contundentes que se proponían ayer eran para que el 15/6 se impida que se reúna el Parlament y otra para hacer una gran manifestación el 19/6. Los dos días se proponían como final de la estadía en la plaza para pasar a otros métodos, ya no de acampada, sino de asamblea en barrios y acudir a la plaza en momentos puntuales, estas últimas eran algunas de muchísimas propuestas. Pero la gente todavía no quiere dejar la plaza, piensa que faltan tomar más resoluciones, ganar organización, aclarar objetivos y conseguir victorias. Por lo tanto se votó que la plaza continúe y que la retirada, (y el cómo se hace) se vaya discutiendo todos los domingos. Mientras tanto se organiza la manifestación del 19 y se trabajará para impedir la sesión del Parlament el 15, para organizar la denuncia a los sindicatos traidores, la gestión de asambleas en los barrios y para apoyar las luchas de los trabajadores en sus lugares de trabajo.
El movimiento tiene mucha repercusión en twitter y otras redes sociales que están muy al tanto de lo que va pasando, gracias a la posibilidad de actualización constante que tienen estos medios. También así de caótica es a veces la información, pero se habrá de estar muy alerta y desarrollar capacidades de orientación dentro de la gran diversidad que propone esta demanda de “democracia-real-ya”, como también se denomina el movimiento de acampados, y asambleistas indignados. Mientras tanto los medios de comunicación tradicionales son una patraña inmensa subsidiada por los bancos y la derecha que sólo desinforman y tratan de minimizar esta hermosa revolución y toma de conciencia de la capacidad de lucha que tenemos las personas cuando nos unimos, pensamos y actuamos juntas.
Natalia Reynoso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *