Publicado el: Jue, Abr 27th, 2017

Las declaraciones de la Fiscal reflejan la tremenda crisis del gobierno

Movilización obrera y popular para sacar a Maduro, derrotar su paquete de ajuste e imponer un Plan de Emergencia Obrero y Popular

Por: Partido Socialismo y Libertad

Las declaraciones de la fiscal Luisa Ortega Díaz, ante las aberrantes sentencias del TSJ, pusieron al descubierto una profunda crisis al interior del gobierno y del régimen político. Desde hace por lo menos un año la Fiscal venido mostrando contradicciones con el gobierno de Maduro.

El casi inmediato recule del gobierno y del TSJ, puso en evidencia la tremenda debilidad que subyace en las continuas medidas adoptadas por Maduro que restringen las libertades democráticas.

Para el Partido Socialismo y Libertad, la posición de la Fiscal refleja, sin duda, a sectores del Psuv y probablemente de las FAN, descontentos con la gestión de Maduro. Sectores del chavismo y del gobierno que ante la debacle toman distancia del Presidente y buscan reacomodarse en el marco de la profunda crisis política, económica y social que vive el país.

Después de las declaraciones de la Fiscal, ha habido innumerables pronunciamientos donde lo que ha prevalecido es la defensa de la democracia en abstracto, el “rechazo a la ruptura del hilo constitucional”, y la defensa de la constitución.

La MUD, la burguesía y sus medios están dedicados a exigir la renuncia del Defensor del Pueblo, a propiciar la destitución de los magistrados del TSJ y a exigir elecciones, pero no dicen ni una palabra de la escasez de comida, de los bajos salarios, de la inflación que destruye día a día el nivel de vida de la población.

Pareciera que a todos se les olvidó el verdadero problema de los trabajadores y el pueblo: el hambre y los bajos salarios. La escasez y la inflación. Incluso Marea Socialista también entra en este discurso. Recientemente dicha organización junto a la Plataforma en Defensa de la Constitución, entregó un documento en la Fiscalía cuyo centro es defender a la Fiscal y a la constitución, y nada dice ni propone sobre la terrible situación social que vive el pueblo trabajador.

Nuestro partido no tiene dudas en rechazar categóricamente las medidas del TSJ, que además son parte de la escalada que el gobierno ha venido ejerciendo contra las libertades democráticas mientras paga la deuda, y acuerda negocios y el paquete de ajuste con los empresarios.

En ese sentido, repudiamos enérgicamente la brutal represión de que han sido objeto las recientes movilizaciones que se han realizado en Caracas y otras ciudades, el allanamiento de la Universidad de Carabobo, y la muerte de un joven en los Altos Mirandinos a manos de la Guardia Nacional.

Seguiremos defendiendo el derecho del pueblo a manifestar, el derecho a huelga, el derecho a expresarse y organizarse políticamente. Continuaremos rechazando cualquier restricción de las libertades democráticas, pero no perdemos de vista que lo esencial hoy es la lucha contra el hambre que viven los trabajadores y el pueblo, contra la escasez y los bajos salarios, contra los despidos en empresas publicas y privadas, y las suspensiones de trabajadores en muchas empresas privadas, que son también derechos democráticos fundamentales.

Para el PSL es necesario luchar por un cambio de fondo, por un cambio estructural, en la perspectiva de la lucha por un Gobierno de los Trabajadores y el Pueblo. No se trata de un debate entre leguleyo constitucionalistas y juristas. En ese sentido, además de defender las libertades democráticas, debemos movilizarnos por conquistar un Plan de Emergencia Obrero y Popular, que parta de exigir comida para el pueblo, un aumento general de salarios, y salario mínimo igual a la canasta básica, que se ajuste a la inflación cada 3 meses, por la repatriación de los millones de dólares fugados, por petróleo 100% estatal sin empresas mixtas ni transnacionales, por el no pago de la deuda externa, entre otras medidas urgentes.

Debemos confiar en nuestras propias fuerzas. No se puede confiar en la MUD que es capaz de vender su alma al diablo como lo hizo el año pasado, y hoy intenta utilizar a la OEA, organismo controlado por el imperialismo norteamericano, para propiciar su injerencia en asuntos que sólo deben ser resueltos por los venezolanos y venezolanas.

Es necesario que el pueblo trabajador se movilice y proteste masivamente contra este gobierno hambreador y represivo, que sin duda debe irse, pero con la movilización obrera y popular en la calle, y que imponga este Plan de Emergencia que proponemos para enfrentar la grave catástrofe social que padecemos.
partidosocialismoylibertadpsl@gmail.com
@Psl_Vzla

Archivo

Enlaces

El Libertario
Indymedia
La Guarura
Kaos en la Red
Cuarta Internacional (UIT-CI)
Nodo 50
Insurrectas y Punto
Observatorio Crítico (Cuba)