Publicado el: mié, Oct 24th, 2018

León Trotsky: el revolucionario del socialismo con democracia. 78 aniversario de su asesinato (V Parte)

Por Laclase.info

Continua la lucha en el exilio

La expulsión de Trotsky de la URSS había dado un duro golpe a la “Oposición de Izquierda”. Krupskaia, la esposa del fallecido Lenin, decía que “el destierro de Trotsky significaba el aplastamiento interno del partido bolchevique” (Serge V, Vida y muerte de León Trotsky, Edit. El Yunque).

Mientras la lucha política a lo interno de las Unión Soviética continuaba, Trosky y su familia se encontraban apartados en una isla de Turquía (Prinkipo), a la espera de asilo en algún país de occidente. Durante cuatro largos años intentaría en vano conseguir visa, incluyendo asilo en Alemania e Inglaterra; sin embargo, estos años de aislamiento en la lucha política, le habían permitido dedicarse a escribir, publicando en 1929 “Mi Vida”, y a partir del año siguiente: la “Historia de la Revolución Rusa”.

El internacionalismo de Trotsky

A todo lo largo de la década de los treinta del siglo pasado, Trotsky participa de una forma u otra en todos los acontecimientos importantes de la lucha de clases a nivel mundial.

En 1929 aconsejó a los opositores chinos sobre la situación de su país y la necesidad de la Asamblea Constituyente; un año más tarde concentraría gran parte de sus esfuerzos y análisis a la situación revolucionaria abierta en España.

Desde 1929 comienza también su batalla más encarnizada para evitar la marcha hacia el poder de los nazis. Denuncia implacablemente la criminal política estalinista que, con su orientación oscilante y sectaria, facilita a Hitler su ascenso.

Los escritos de Trotsky tienen múltiples resonancias. Los ingresos provenientes de sus derechos de autor son destinados a mantener en París las publicaciones de la “Oposición”, publicaciones que se mantendrían sin interrupción hasta 1940, y en las que se relataba y analizaba la historia y las luchas políticas ocurridas en la URSS y en el exterior.

Sigue el exilio

En 1933 el gobierno francés le otorga asilo, para suprimírselo poco después por presión del propio Stalin. Antes de salir de Francia hacia Noruega, publica un llamado a todos los revolucionarios en el cual dice: “No existe ya un partido bolchevique. La reforma del Partido Comunista Ruso es imposible. Sólo el movimiento revolucionario mundial podrá salvar al Estado Obrero” (Op.Cit pag. 210).

Es por esta época que escribe su célebre libro “La Revolución Traicionada” que es, todavía en nuestros días, el análisis más profundo y desarrollado que se haya elaborado acerca de la burocratización de la Unión Soviética y que constituyó la explicación marxista sobre el fenómeno stalinista y sus eventuales consecuencias.

El 14 y 15 de agosto de 1936 Radio Moscú anunciaba la apertura de un proceso contra un “Centro Trotskista”, acusado de actos terroristas. Este anuncio era el comienzo de una serie de juicios fraudulentos e infames, con los cuales Trotsky no dudaba que Stalin prepararía la liquidación de los colaboradores de Lenin. Era un golpe de estado policial contra el conjunto de los militantes de la revolución y de los combatientes de la guerra civil. Había llegado la hora de consolidar definitivamente a la burocracia, acabando con todo vestigio de democracia y con ella a la generación revolucionaria del 17 al 23.

Mientras se llevaba a cabo la tortura y masacre de centenares de miles de personas, incluyendo al hijo de Trotsky, León Sedov, el gobierno de la URSS envío una nota a Noruega: “La presencia de León Trotsky en Noruega… es contraria a la mantención de normales relaciones diplomáticas…” (Op. Cit.pag 220).

Trotsky acosado sale de Noruega hacia México, donde el presidente nacionalista Lázaro Cárdenas, decidió otorgarle asilo. En 1940 había cumplido sesenta años y se siente el último combatiente de una legión aniquilada. Su deber consiste en mantener clara, la doctrina leninista manchada y tergiversada por Stalin, con el objeto de que las generaciones futuras, caminaran de nuevo por la senda de la lucha por la revolución socialista en todo el mundo, y por el socialismo con democracia obrera. Por todos estos motivos, se sabe condenado. Desde las primeras ejecuciones de Moscú, es decir, desde hace ya tres años, Trotsky sabe las intenciones de Stalin: ¡Vendrán los asesinos!

 

 

La Revolución Política para restablecer el socialismo con democracia

La Unión Soviética había perdido el socialismo con democracia, y se convirtió en una dictadura. Aunque no había grandes patronos capitalistas y se mantenían las medidas económicas socialistas, que permitieron al país salir de la miseria y convertirse en la segunda potencia mundial para la época, la dictadura produjo toda clase de crímenes, trabo el triunfo de la revolución socialista en otros países y puso en peligro las conquistas dentro de su propio territorio. Esta degeneración ocurrió porque una burocracia tomó por asalto al Estado, a las organizaciones de masas y al propio partido bolchevique, que había conducido la revolución.

Trotsky elaboró un concepto de revolución política, a partir de un análisis profundo de la Unión Soviética. Tanto Lenin como Trotsky caracterizaban a la URSS como un Estado Obrero, de transición para el socialismo. No era socialista, porque para ellos era imposible construir una “isla socialista” dentro de una economía mundial, denominada por ellos imperialismo. El socialismo sólo sería posible a escala mundial.

Después del asalto de la burocracia estalinista y con ella el monopolio del poder, Trotsky concluye que los trabajadores deberían hacer una revolución para expulsar a la burocracia estalinista del gobierno y del control del Estado, restableciendo de esta manera el régimen de democracia obrera. Es una revolución que debe echar abajo a la burocracia y asumir las riendas del Estado basado en una economía planificada, sin patronos ni explotados. Si esta “Revolución Política” de los trabajadores no se daba, con el tiempo la Unión Soviética marcharía irremediablemente hacia una economía capitalista, como consecuencia lógica de la dinámica de un Estado burocratizado.

Archivo

Enlaces

Unidad Internacional de los Trabajadores (UIT-CI)
Izquierda Socialista
Flores en Daraya
Lucha Internacionalista
Observatorio Crítico (Cuba)