Publicado el: Lun, Jul 2nd, 2018

Los universitarios debemos movilizarnos por salario igual a la canasta básica

Compartir
Etiquetas

Por: Partido Socialismo y Libertad (PSL)

Conformemos la intergremial para discutir un plan de lucha

Durante la semana pasada el gobierno nacional, por intermedio de su ministro de Educación Superior y dirigentes sindicales de las distintas federaciones y sindicatos del sector universitario, habían alcanzado un acuerdo por el cual se conformarían las tablas salariales y los incrementos de los bonos, a partir de 5 salarios mínimos.

Estos acuerdos sobre esta base son totalmente insuficientes, dadas las exigencias desde las bases de los trabajadores, quienes seguimos planteando que el salario se iguale al costo de la canasta básica y que se indexe mensualmente de acuerdo al incremento de la inflación.

La mayor sorpresa es que el sábado 30 de junio por la noche, los ministros de Educación Superior, Hugbel Roa y del Trabajo, Eduardo Piñate, junto a los “dirigentes sindicales” Carlos López y Orlando Sambrano de la Ftuv, firmaron sin consulta previa y de espaldas a los trabajadores universitarios, un acuerdo salarial chucuto y de hambre, mediante el cual los salarios se ajustarían a partir de 3 salarios  mínimos, aún mucho más miserables que la propuesta inicial. Con lo cual se ratifica la aplicación de una política de ajuste contra los trabajadores al negarse a que los salarios se equiparen al costo de la canasta básica.

Esto constituye, una flagrante burla a las familias de los trabajadores y una vil estafa del gobierno y sus burócratas, ante los ojos de obreros, administrativos y docentes de las universidades autónomas y de los IUT, CU y las UPT.

Debemos rechazar y denunciar de manera categórica esta burla del gobierno orquestada en acuerdo con sus burócratas rojos, rojitos. Y enfrentarla con la unidad y movilización de los universitarios, y no parar hasta lograr un salario digno, el cual debe ser igual a la canasta básica.

Es necesario que los trabajadores mantengamos las iniciativas de lucha por nuestras reivindicaciones inmediatas en todas las universidades e instituciones y juntos enfrentemos las arremetidas del gobierno nacional y sus sindicaleros genuflexos, los cuales son rechazados en el sector universitario de manera mayoritaria.

Hacemos un llamado a todos los dirigentes de base, a los dirigentes de los distintos sindicatos universitarios para que exijamos firmemente a los directivos de las federaciones que es momento de unidad y no de vender los contratos.

Debemos mantenernos realizando asambleas intergremiales permanentes, donde desde la base discutamos planes de acción regionales y nacionales, para unificar las luchas contra las pretensiones del gobierno.

Los aumentos salariales que el presidente Maduro otorga de manera periódica, como los aumentos y propuestas que han colocado en la mesa de discusión los dirigentes sindicales, Carlos López, Orlando Sambrano, Telémaco Figueroa y Eduardo Sánchez, constituyen hoy, solo simples paños calientes, y  ninguno apunta a atender la escalada hiperinflacionaria que se ha desatado en el país, y que son producto de los planes económicos del gobierno nacional.

Las diferencias de montos si bien algunos son de 2,5 ó 5,5 salarios sobre los establecidos en el contrato, son aumentos cosméticos, que nos dejan detrás de los precios, con salarios de hambre. El único objetivo que se busca con estos salarios es tener a los obreros, trabajadores y docentes universitarios, corriendo detrás de las bolsas Clap, del carnet de la patria.

La Crbv es muy clara, en el art. 91 expresa: “Salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica”. Esto el gobierno nunca lo ha tomado en cuenta. Es hora de imponérselo con la movilización.

Para el día de hoy la canasta básica está valorada en Bs. 301.138.353,05, según datos del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM). Cualquier trabajador sabe que un salario menor a esa cantidad es una miseria, un salario de hambre. Por ello, todos estamos conscientes que debe ser a partir del costo de la canasta básica que se establezcan las tablas salariales. Pero también sabemos que la inflación sigue su ritmo indetenible, y de lo que se trata es de evitar que los que producimos la riqueza y el conocimiento en este país, los trabajadores, terminemos muriéndonos de hambre. Por ello planteamos que además, el salario debe ajustarse mensualmente para enfrentar a la terrible hiperinflación que destruye nuestros salarios y nuestro nivel de vida.

Esta es la misma exigencia que levantan enfermeras y enfermeros del país, con una semana de paro indefinido. Es decir, las exigencias son las mismas, porque es la misma crisis para todos.

En esto debemos estar claros. Más fácil lograremos nuestros objetivos, si nos unificamos en las luchas.
Por eso proponemos que conformemos coordinadoras de luchas regionales, que confluyan a nivel nacional con las enfermeras y enfermeros, con los eléctricos, los petroleros, y todos los demás sectores en lucha.

El Partido Socialismo y Libertad y su tendencia sindical, la Corriente Clasista Unitaria, Revolucionaria y Autónoma, (C-cura) del sector universitario, plantea que sólo la unidad de todos los universitarios podrá derrotar la política hambreadora del gobierno de Maduro.

Pero también es estamos conscientes que la única manera de lograr nuestras reivindicaciones y derrotar al gobierno de Maduro y su paquete de ajuste hambreador es impulsando la más amplia unidad de acción con todos los sectores en lucha a nivel nacional conformando una coordinación para discutir un plan de movilización. El único responsable de esta situación de miseria y calamidad que estamos sufriendo es el gobierno nacional y es por ello que entendemos que la única manera de salir de este atolladero, del gobierno y su plan de ajuste es con la movilización de todos los sectores sociales.

Hacemos un llamado a la población estudiantil a que se sume a la lucha planteando sus propias exigencias para un presupuesto justo a las universidades, por recursos suficientes para las providencias estudiantiles, es decir para comedores, becas, ayudantías, dotaciones a laboratorios y talleres, bibliotecas, transporte, entre otras. Son los estudiantes el factor fundamental del proceso educativo, ellos también están pagando las consecuencias del cerco presupuestario impuesto por el gobierno nacional. Es hora de sumar todas las fuerzas por salario, presupuesto justo y contra el paquetazo del gobierno.

¡Contra los salarios de hambre, a la calle!

¡Por un aumento de salario igual a la canasta básica indexado mensualmente!

¡Por el impulso a la Intergremial universitaria!

¡Conformemos las coordinadoras regionales y nacionales de lucha!

Archivo

Enlaces

El Libertario
Indymedia
La Guarura
Kaos en la Red
Cuarta Internacional (UIT-CI)
Nodo 50
Insurrectas y Punto
Observatorio Crítico (Cuba)