Marino Alvarado: “En Venezuela se estancó la lucha contra la pobreza”

Como un gasto innecesario y ganas de pasear, califica Marino Alvarado el despliegue de un gobierno que movilizó una extravagante delegación en número y actores para atender la supervisión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Dato accesorio este de los alegres viajeros, el coordinador general de la ONG Provea, Alvarado, prefiere concentrarse en el análisis del reconocimiento que varios países le dieron, en el foro de Ginebra, a las políticas sociales del gobierno venezolano.

Como un gasto innecesario y ganas de pasear, califica Marino Alvarado el despliegue de un gobierno que movilizó una extravagante delegación en número y actores para atender la supervisión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Dato accesorio este de los alegres viajeros, el coordinador general de la ONG Provea, Alvarado, prefiere concentrarse en el análisis del reconocimiento que varios países le dieron, en el foro de Ginebra, a las políticas sociales del gobierno venezolano.

-¿Qué tan ciertos son esos avances?

-Hay dos aspectos positivos que se le debe reconocer al gobierno del presidente Chávez: la reducción de la pobreza y de la exclusión escolar. Pero el gobierno no dijo algo que advertimos hace dos años: en Venezuela, desde hace cuatro años, se estancó la lucha contra la pobreza. Si uno revisa las cifras del INE (Instituto Nacional de Estadísticas), encuentra que si desde el 2004 al 2006 la pobreza se redujo de 29.6% al 22.9% y en el 2009 llegó a un mínimo de 19.1%, pasando por un 19.8% en el 2007,este año se ubica en una cifra similar a la del 2008 (20.2%) con un 20.1%.

-¿Ocurre lo mismo con la pobreza extrema?

-También presenta una situación de estancamiento. Las cifras del INE, para el 2011, indican lo que advertimos el año pasado: hay condiciones para que comience a crecer la pobreza en Venezuela. Si bien el crecimiento es mínimo hay que destacarlo porque Venezuela venía en una línea de descenso de la pobreza.

-¿Podríamos decir que la pobreza aumento en Venezuela en lo que va del 2011?

-Aumentó levemente en el 2011 y eso tiene su explicación. Cuando vas a estadísticas oficiales observas que en el 2005 el presidente Chávez presentó una misión (luego se llamaría Che Guevara) anunciando que en tres años llevaría las cifras del paro a cero. Pero ocurre que se estancó la lucha contra el desempleo y más bien hemos tenido un leve crecimiento.Cuando analizas las inversiones en salud encuentras que desde hace cuatro años vienen cayendo. Mientras tanto, el gobierno reimpulsa misiones, signo de cómo se ha reducido el efecto de las políticas sociales, bien sea por ineficiencia o por disminución de las inversiones.

-¿Cuáles son las cifras cuando analizas la situación de la pobreza por estados?

-Según las cifras del INE hay estados en los cuales la pobreza ha aumentado hasta diez puntos. Hay ocho o nueve estados donde aumentó la pobreza desde el 2009 hasta ahora. La situación es de alarma porque se estancó la lucha contra la pobreza y puede aumentar. Y esto significa un retroceso en materia de derechos humanos.

-Otro tema tocado en Ginebra fue el de la violencia, aunque poco se dijo de los asesinatos a sindicalistas.

-Desde el 2005 para acá han sido asesinados más de 250 sindicalistas. Pero si le sumamos las cifras que Provea hará públicas en su informe anual, estamos hablando de 270. Si bien es cierto que la casi totalidad de estos hechos se vincula a confrontaciones entre ellos mismos, sobre todo del sector construcción y particularmente del estado Bolívar, allí hay una responsabilidad del Estado venezolano en dos sentidos: primero por omisión, por no investigar y sancionar. Y si no lo hace, la violencia se desata. Segundo, algunos sindicalistas asesinados habían solicitado protección ante el Ministerio Público y éste no las garantizó.

-¿Cuáles serían las causas de esas omisiones?

-Lo preocupante es la indiferencia de las instituciones del Estado. Por un lado, el presidente Chávez, en el 2009, dijo que debía investigarse los crímenes contra sindicalistas, pero un año después advirtió que en Venezuela no se asesinaban sindicalistas. En el informe de la Defensoría del Pueblo no hay una línea sobre este punto.

-¿A quién asignarle las responsabilidades por esos homicidios?

-A mafias que usan el sindicalismo para hacer negocios. Lo que está en juego son grandes ingresos que se obtienen como producto de la venta de puestos de trabajo y extorsión a constructores. Buena parte de los sindicatos que parecen responsables de estos asesinatos se identifican como bolivarianos, lo cual no implica al gobierno, aunque ellos se declaran simpatizantes del chavismo. Aquí llama la atención la indiferencia de la propia dirigencia sindical. Nos hemos reunido con el sindicalismo oficialista y con el de oposición y salvo en el 2011, cuando mostraron algún interés, lo que ha prevalecido es la indiferencia. Esto perjudica al sindicalismo honesto y clasista que se esfuerza por desarrollar trabajo sindical.

-Pero cuando lo hacen los meten presos.

-Porque el otro problema es la judialización del ejercicio de la libertad sindical. Este es un gobierno antisindical, como lo han dicho dirigentes del propio chavismo, que trató de cooptar el movimiento sindical buscando destruir a la CTV y luego, al no lograr ese objetivo, intentando controlar la dirigencia sindical chavista.

-¿Lo logró?

-Hay un sector progobierno y antiobrero de espaldas a los trabajadores. Mientras otro, chavista también, reivindica sus derechos y ha sido sometido a juicios penales. El caso más emblemático es el de Rubén González, quien estuvo preso un año y permanece bajo la condición de libertad restringida. En total son 120 sindicalistas sometidos a juicio penal y de ellos más de la mitad simpatiza con el gobierno. El gobierno persigue a sus propio líderes sindicales.

-Parece obvio que esa situación obedece al cuestionamiento que le hicieron a Venezuela sobre la no autonomía de los poderes.

-Fue importante el número de países que hicieron esa observación. Creo que la presidenta del TSJ se reía por dentro cuando dijo que en Venezuela existe equilibrio de poderes. Y esa falta de independencia del poder judicial afecta los derechos humanos porque su defensa implica acudir al sistema de administración de justicia y tenemos un número importante de jueces que no sentencia conforme a derecho sino por simpatía política. Tenemos un poder judicial que defiende al Estado, no a los ciudadanos

-¿No es obvio que esto ocurre porque en Venezuela la democracia es una ficción, al menos en lo que respecta al equilibrio de poderes?

-Es un régimen con un discurso de más democracia y protagonismo, que no cree en ninguno de los dos. Hay un creciente proceso de protesta social y quienes están en la calle son pobres, muchas veces identificados con el chavismo.Y protestan porque tenemos doce años con un discurso de que la gente debe ser protagónica y defender sus derechos. Pero, ¿qué pasa cuando la gente sale a hacer bueno el discurso oficialista? Gas del bueno.

-Promueves la protesta y luego la reprimes.

-El pueblo, que asumió el protagonismo a partir del discurso de la democracia participativa, tiene como respuesta la criminalización de la protesta. En este momento hay más de dos mil 500 líderes sociales sometidos a juicio penal y en los últimos tres años treinta de ellos han ido a la cárcel.

-Aumentan las protestas y la represión. ¿Se puede sostener esa situación?

-La protesta no se va detener mientras impere la enorme ineficiencia del Estado. Lo dicen las estadísticas.Tenemos tres años consecutivos de crecimiento de las protestas, que se incrementan en 30% de un año para el otro. Tal y como va el ritmo, en el 2011 tendremos más que en el 2010, que fue el año con mayor número de manifestaciones. Por eso el gobierno dio un paso inteligente y abrió un diálogo con una resolución que regula las manifestaciones. Inteligente porque captó que hay una rebelión pacífica, popular y que la mejor manera de tratarla no es con represión. Pero la protesta se ha radicalizado con huelgas de hambre y quema de cauchos y eso son síntomas que debe atenderse con respuestas a gente que llega a la protesta como última alternativa

-¿Es posible una rectificación del gobierno cuando Maduro dice que se ha garantizado la inviolabilidad de la vida?

-El Presidente dijo que iba a una batalla y no consiguió adversario en Ginebra. Los países fueron muy respetuosos con un gobierno acostumbrado a descalificar el sistema internacional de protección de derechos humano y el gobierno se quedó con las ganas de pelear. Un logro fue que el gobierno se comprometió a aceptar supervisión internacional del Consejo de Derechos Humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *