Nuestro límite de tolerancia y paciencia llegó al borde»

En su sexto día consecutivo de paralización la fuerza laboral de la empresa Diques y Astilleros Nacionales C.A. (Dianca), manifestaron: «nuestro límite de tolerancia y paciencia alcanzó el borde del vaso y se está derramando», por lo que guardan la esperanza de recibir este jueves en la mesa de negociación con el patrono, respuestas satisfactorias a sus demandas. En el último encuentro -hace una semana- la gerencia del astillero pidió una prórroga de siete días que ya venció. Estas reuniones se han extendido por 18 meses sin acuerdo alguno. La cita está pautada para las 9:00 de la mañana en el Ministerio del Trabajo de la ciudad capital.

En su sexto día consecutivo de paralización la fuerza laboral de la empresa Diques y Astilleros Nacionales C.A. (Dianca), manifestaron: «nuestro límite de tolerancia y paciencia alcanzó el borde del vaso y se está derramando», por lo que guardan la esperanza de recibir este jueves en la mesa de negociación con el patrono, respuestas satisfactorias a sus demandas. En el último encuentro -hace una semana- la gerencia del astillero pidió una prórroga de siete días que ya venció. Estas reuniones se han extendido por 18 meses sin acuerdo alguno. La cita está pautada para las 9:00 de la mañana en el Ministerio del Trabajo de la ciudad capital.

En esas asambleas la comisión que representa a los afectados pidió 1.800 bolívares de cestaticket, 25 mil bolívares por el retardo de la no discusión del contrato colectivo -vencido hace 2 años y 4 meses- además de un incremento al 100 por ciento el salario mínimo, es decir que sea llevado a 2 mil 800 bolívares.

William Mora, líder del movimiento de izquierda Dianca es Venezuela, detalló que hasta la fecha desde el inicio del conflicto la gerencia del astillero no les ha dado la cara por lo que reina una total incertidumbre entre la masa obrera.

Los trabajadores comentaron que el día martes se presentó una comisión de la Inspectoría del Trabajo y de la Consultaría Jurídica de la estatal quienes efectuaron una inspección por las instalaciones, afirman que con la intención de amedrentarlos.

«No parece que Dianca es una empresa estratégica del Estado, pues al parecer a nadie le preocupa esta paralización. Deben entender de una vez por todas que con 200 bolívares semanales nadie malvive en estos momentos», precisó Mora.

Por su parte Jorge Ochoa, secretario de reclamos del Sindicato Unico de los Trabajadores de la Industria Naval y sus Similares (Sutins), dijo que la mayoría de los trabajadores son militantes del PSUV, al tiempo que denunció amedrentamientos por parte de un dirigente a quien identificaron como José Ramón Bello, quien está obligando a los trabajadores pesuvistas a no apoyar la lucha y retornar a sus labores, porque si no podrían perder el empleo. «El trabajador de Dianca se cansó. Los esclavos se acabaron hace años», sentenció.

La protesta

El día lunes los trabajadores protagonizaron una protesta, situación que se extendió por más de una hora y generó largas colas. La acción fue levantada por la vía del diálogo con la llegada del vicealmirante Edgar Arístides Reyes Márquez, comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral Carabobo Norte, quien no sólo los escuchó, sino que se comprometió a ayudarlos hasta donde le sea posible.

En la búsqueda de una pronta solución, la autoridad castrense designó al capitán de navío Richard Pérez, jefe de Operaciones de la Zodi-CN, acompañe a los representantes sindicales a la reunión de hoy.

Apoyo de compañeros de empresas del Estado

Miembros del Movimiento Laboral de Izquierda Dianca es Venezuela, aprovecharon la oportunidad para pedirle apoyo y respaldo a sus compañeros del resto de las empresas del Estado localizadas en los municipios Puerto Cabello y Juan José Mora, del eje costero de Carabobo, pues afirman que su lucha no es política, sino estrictamente laboral y que por ende es problema no sólo de los empleados de Dianca, sino de todos. El referido llamado fue más que avalado por el sindicato naval, quienes afirmaron que no permitirán que una sola herramienta sea levantada en los espacios que urgen modernización e inversión, pues aseguran que «la alta gerencia juega con el hambre y con la necesidad de cada uno de ellos», repitió el secretario de reclamos. También recibieron el apoyo irrestricto de la coordinación nacional de la Corriente Clasista Unitaria Revolucionaria y Autónoma (C-Cura), liderada por Alexis Polanco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *