Nuestro voto contra Keiko, nuestra lucha contra el neoliberalismo

En el país se está desarrollando una fuerte lucha contra la entrega de los recursos naturales a manos de las empresas trasnacionales que vienen a explotar el potencial minero y energético en provecho propio y con la no disimulada complicidad de quienes han ocupados el sillón presidencial, principalmente, a partir de Fujimori, en adelante sin excepciones.

En el país se está desarrollando una fuerte lucha contra la entrega de los recursos naturales a manos de las empresas trasnacionales que vienen a explotar el potencial minero y energético en provecho propio y con la no disimulada complicidad de quienes han ocupados el sillón presidencial, principalmente, a partir de Fujimori, en adelante sin excepciones.

Los precios records que están experimentando los minerales, particularmente el oro y la plata hace que los capitalistas de las grandes potencias y sus empresas asistan masivamente al país, que le ofrece una serie de gollorías y exoneraciones
que le generan grandes ganancias.

El crecimiento que experimenta la economía, no está generando desarrollo, no repercute en los bolsillos del pueblo ni de sus trabajadores, no genera empleo de calidad, está depredando las tierras de cultivo, deteriorando el medio ambiente.

Situación que a muy corto plazo devendrá en una terrible dependencia alimentaria, (la peor de las dependencias).
Quizá esta situación de fácil constatación hace, que el pueblo en su mayoría demande los correctivos y cambios necesarios para frenar el saqueo, demanda que se ha expresado, tanto en los sondeos de opinión y confirmado por las luchas que se han desarrollando a lo largo y ancho del país.

Las recientes luchas de Cocachacra y de la nacionalidad aymara, son parte de los 233 conflictos que existen en el país (informe de abril de la Defensoría del pueblo), 177 de ellas tienen la misma motivación: LA DEPREDACIÓN MINERA, por parte de las protegidas empresas transnacionales y sus socios en país.

LA CONTIENDA ELECTORAL

Es en este marco que se desarrolla el proceso electoral, que en su segunda vuelta ha puesto al país en la disyuntiva de elegir entre Ollanta Humala y keiko Fujimori, candidaturas que sin vacilaciones señalamos, constituyen continuismo neoliberal
y MAS DE LO MISMO. En UNIOS somos parte de los colectivos que se ha agrupado en el voto NO A KEIKO, en el entendido, que tras su risita forzada de campaña, se esconde la más tenebrosa banda de delincuencial, convicta, confesa y condenada por sus fechorías.
Hasta hoy hay 77 condenados y en prisión y posiblemente un número mayor fugitivos, como Crousilla, Ernesto Schütz Landázuri, Calmet del Solar Etc. (No es una casualidad que Hurtado Miller se haya entregado precisamente ahora).

Somos NO A KEIKO, en el entendido, que un triunfo de ella liquidaría una conquista democrática de nuestro pueblo, que la lucha por echar Fujimori fue en vano; en vano el trabajo de la Comisión de la Verdad y su informe, en vano los muertos; en vano todas las condenas que la movilización de los familiares de los asesinados de la Cantuta y Barrios altos arrancaron; en vano todo el trabajo de los tribunales que han condenado al Fujimori, a los asesinos del grupo Colina; en vano las denuncias de la esterilización masiva y forzada a cambio de comida.

EL 5 de JUNIO VOTAREMOS POR HUMALA

Aunque importante, en este caso es secundario, que el voto NO A KEIKO favorezca transitoriamente a su contrincante electoral, Ollanta Humala. Hay que decirlo bien claro, votamos por Humala ante el peligro de la vuelta de la mafia fujimontesinista y más razón si hay un empate técnico como dicen las encuestas, pero este señor no nos merece la más mínima confianza y ha dado muestras hasta la saciedad, para el sustento de nuestra total desconfianza.

Respetamos las ilusiones de quienes creen ver en él, la posibilidad de un cambio, respetamos, pero no las compartimos. Humala es más de lo mismo. Tenemos la certeza que una vez que pase la embriaguez electoral y quede atrás la resaca, los hechos rápidamente nos darán la razón.

Solo queremos decirle, que un conocido operador del neoliberalismo, como Vargas Llosa, no se juega por la candidatura de Humala por gusto.

Qué lástima que el pueblo peruano tenga que elegir entre una derecha fascista y una derecha neoliberal. Sigue pendiente la tarea de construir una alternativa política que refleje la lucha de nuestro pueblo y su voluntad de cambio. Lo intentamos con Alberto Pizango y con todos los luchadores que han surgido en el interior del país, pero no fue posible.

Las elecciones pasan y los problemas quedan, las luchas de Cocachacra y la de nuestro hermanos aymaras nos muestran el camino, esa es la vía más segura para acabar con el saqueo imperialista y forjar una sociedad socialista y revolucionaria.

¡NUESTRO VOTO CONTRA KEIKO!
¡NUESTRA LUCHA CONTRA EL NEOLIBERALISMO!
¡A VOTAR POR OLLANTA HUMALA !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *