Obama y Netanyahu pronuncian discursos racistas y colonialistas en la ONU

24 de septiembre.- Este miércoles, el presidente de EEUU, Barack Obama, pronunció uno de sus más furibundos alegatos a favor del colonialismo y la continuidad de la opresión del pueblo palestino a manos del sionismo. Al rechazar el reconocimiento a un Estado palestino, aseguró que el pueblo palestino debe «llegar a un acuerdo» con los invasores racistas que han constituido el enclave colonial de Israel. Luego, el viernes, el propio primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, justificó el carácter racista del Estado sionista y aseguró que los palestinos «no quieren la paz».

24 de septiembre.- Este miércoles, el presidente de EEUU, Barack Obama, pronunció uno de sus más furibundos alegatos a favor del colonialismo y la continuidad de la opresión del pueblo palestino a manos del sionismo. Al rechazar el reconocimiento a un Estado palestino, aseguró que el pueblo palestino debe «llegar a un acuerdo» con los invasores racistas que han constituido el enclave colonial de Israel. Luego, el viernes, el propio primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, justificó el carácter racista del Estado sionista y aseguró que los palestinos «no quieren la paz».

El discurso de Obama fue tan repugnante que no recogió aplausos durante los 35 minutos en los que se dirigió a la Asamblea General de la ONU, aparte de los de la delegación israelí. Y en cambio precipitó importantes protestas populares en los territorios palestinos y en la propia Nueva York. El fascista Benjamin Netanyahu dijo que Obama merecía una «medalla de honor» por su discurso.

Entre otras cosas, Obama dijo que la paz era difícil debido a que «las legítimas aspiraciones» de Israel chocaban con las exigencias palestinas. Abogó por la «pax yanqui», definiéndola como «la paz en un mundo imperfecto». Elogió el asesinato de Osama Bin Laden y guardó silencio sobre la continuidad del funcionamiento del campo de concentración de la base naval yanqui de Guantánamo, un centro de torturas cuyo cierre fue promesa electoral del entonces candidato del partido Demócrata.

La mayoría de los medios israelíes coincidieron en calificar como «sionista» el discurso de Obama.

La silla azul, una maniobra para bajar la presión popular sobre la ANP

Indudablemente, ha sido la presión generada por el proceso revolucionario árabe, que cruza desde Yemen hasta Libia y que ha significado la expulsión del embajador sionista de Egipto, el que ha obligado a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) a realizar acciones que al menos en apariencia muestren algún compromiso con la defensa de los intereses del pueblo palestino. Para nadie es un secreto que la ANP ha fungido en los últimos años como una instancia de colaboración directa con el terrorismo de Estado israelí, tal y como se constata en los cables publicados por Wikileaks en los que se demuestra la colaboración directa de los cuerpos policiales palestinos con las fuerzas de ocupación sionistas. La exigencia de reconocimiento del Estado palestino en la ONU, significa el reconocimiento del despojo israelí de la mayor parte del territorio palestino, al avalar las fronteras de 1967. Pero además, legitimaría una salida que limita la existencia del supuesto Estado palestino a una serie de bantustanes como los creados por el apartheid sudafricano, dejando de lado la histórica exigencia de un solo Estado palestino en todo el territorio ocupado por el colonialismo sionista, un Estado democrático en el que tengan iguales derechos todos los ciudadanos, independientemente de su condición racial o su filiación religiosa. Esto supondría hacer efectivo el derecho a retorno de todos los refugiados palestinos expulsados de sus tierras violentamente por medio de campañas de limpieza étnica realizadas por los genocidas israelíes.

En su discurso ante la ONU, el jefe de la ANP, Mahmoud Abbas, solicitó la admisión como Estado de Palestina. Pero el principal negociador palestino en la ONU, Nabil Shaat, admitió que la ANP no tiene problemas en esperar 5 o más años por un pronunciamiento en torno a la solicitud palestina. Una vez entregada la solicitud al Consejo de Seguridad de la ONU, donde EEUU tiene derecho a veto, este organismo no tiene lapsos definidos para dar una respuesta. La solicitud podría ser engavetada indefinidamente.

El gobierno francés, encabezado por el derechista Nicolas Sarkozy, propuso negar la solicitud de la ANP y en cambio otorgar el status de Estado observador, como el que actualmente detenta El Vaticano.

Netanyahu: la prepotencia fascista

El primer ministro israelí aseguró en su discurso ante la ONU que el Estado racista y colonial que encabeza es «el único democrático» en el Oriente Medio. Pese a que el ejército invasor perpetra diariamente toda clase de atropellos contra la población originaria de Palestina, Netanyahu aseguró que era el pueblo palestino el que quería «un Estado sin paz».

También arremetió contra la ONU, pese que fue este organismo multilateral bajo control del imperialismo el que creó al enclave colonial israelí. «(La ONU es) un lugar oscuro en el que espero que la luz de la verdad ilumine aunque sea unos minutos a mi país, que ha sido humillado por tantos años… año tras año Israel ha sido señalado de manera injusta y se le condena con más frecuencia que a las otras naciones del mundo juntas», dijo Netanyahu, apelando a una retórica confusa y opaca.

En un tono provocador, aseguró que «desde que Israel fue creado ha tendido su mano en paz a las naciones», desconociendo que el sionismo ha invadido y agredido militarmente a todos los países árabes vecinos. También justificó la ocupación militar permanente de Cisjordania: «Israel pide mantener presencia militar a largo plazo en zonas estratégicas de Cisjordania para que nos podamos defender».

También reconoció que el proceso revolucionario árabe ha puesto en jaque los acuerdos entre los gobiernos de Egipto y Jordania con Israel, aunque acusó de esta situación al «Islam militante».

Protestas palestinas contra la monstruosa posición de Obama

«Obama está con los asesinos y contra las víctimas», corearon el jueves centenares de manifestantes en Ramala contra Obama por su discurso sionista del miércoles. Varios manifestantes quemaron fotos de Obama.

En el campo de refugiados de Al Fara, en el norte de Cisjordania, centenares de estudiantes también protestaron

En Gaza, Hamás no convocó protestas, aunque el partido islamista criticó el discurso de Obama y dijo que demostraba que el Estado palestino sólo se conquistará por medio de la resistencia y no de las negociaciones con Israel. En Yenín se realizó una importante marcha contra la posición del gobierno yanqui.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *