17 julio, 2024

Realizado Encuentro Sindical y Popular Independiente en Caracas

0

Durante el 21.03.14 se celebró en la sede del Colegio de Ingenieros de Caracas el Encuentro Sindical y Popular llamado por las organizaciones sindicales CCURA y UNT, con el apoyo de Provea, convocator

Durante el 21.03.14 se celebró en la sede del Colegio de Ingenieros de Caracas el Encuentro Sindical y Popular llamado por las organizaciones sindicales CCURA y UNT, con el apoyo de Provea, convocatoria que fue asumida por otras iniciativas sociales como La Guarura.net, El Libertario, Asociación de Consejos Estudiantiles Indígenas de LUZ Wainjirawa, Ruptura y otras más. La convocatoria cumplió la expectativa de los organizadores, pues alrededor de 150 personas provenientes de diferentes partes del país, en su gran mayoría dirigentes gremiales y trabajadores, asistieron con el deseo de construir una agenda de movilización y exigencias independiente y autónoma de las coaliciones electorales Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y el Gran Polo Patriótico (GPP).

El evento fue significativo tanto por su diversidad como por la voluntad de construir una alternativa social enfrentada, y diferente, a la polarización. En los últimos años, por diferentes razones, sindicalistas clasistas y revolucionarios venezolanos no habían tenido la oportunidad de encontrarse e intentar consensuar una articulación para la acción. En este sentido, este primer paso cumplió con sus objetivos.

La apertura estuvo a cargo de Marino Alvarado de Provea, quien dejó claro que como ONG de derechos humanos no pretendían sustituir el protagonismo de los trabajadores en la exigencia de sus derechos laborales, sino contribuir a la necesaria refundación del movimiento sindical autónomo del país. Seguidamente tomó la palabra José Bodas, secretario general de la Federación de Trabajadores Petroleros, quien insistió en la propuesta de pedir un aumento general de sueldos y salarios, la independencia frente a los patrones públicos y privados, defender la protesta como un derecho, la denuncia de los intereses extranjeros en el país (USA, Cuba, China, España, Rusia) y rechazó cualquier pretensión golpista, sea del sector que fueses. Después le tocó el turno a Elpidio Rojas de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), quien rechazó que el proceso de Maduro sea una «revolución,», reivindicó la conformación de un movimiento de trabajadores unificado, denunció el no funcionamiento de los «Consejos de Trabajadores», propuso un plan general de lucha y movilización independiente el próximo 01 de mayo y rechazó el intervencionismo del Consejo Nacional Electoral (CNE) en las elecciones sindicales.

Después comenzó la ronda de intervenciones, que versaron sobre diferentes temas. Una que emocionó al público asistente fue la del profesor José Quintero Weir de La Universidad del Zulia y miembro del movimiento indígena, quien propuso la creación de espacios libres regionales para la acción política con autonomía, la necesidad de construir otra visión desde abajo, rechazó los mesianismos caudillistas y arrancó aplausos con la frase «Miraflores debe quedar con un museo de la mierda que nos ha gobernado». Otros derechos de palabra versaron sobre la denuncia del falso control obrero sobre las empresas expropiadas, la defensa de la libertad sindical, la represión del gobierno de Maduro y la futura represión de gobiernos de políticos de la MUD, el gobierno madurista como representante del gran capital y los flujos financieros, la importancia de postular una política de independencia de clases, la necesidad de protestar contra la «guarimba gubernamental», la situación de los jubilados del país, lo perentorio de dialogar con las bases del movimiento estudiantil para denunciar la manipulación de los partidos opositores, el despido de dirigentes sindicales y la denuncia de la militarización de la guajira. También hubo un minuto de aplausos a la lucha de los trabajadores argentinos de Las Heras, y la lectura de diferentes saludos internacionales al evento.

Tras el almuerzo se realizaron 10 mesas de trabajo que generaron alrededor de 40 propuestas comunes. Se designó una comisión de trabajo para definir los ejes principales para la articulación y la acción, y se quedó en el compromiso de publicar la minuta del evento.

Sectarismo y descalificación

A pesar de los resultados positivos de este primer encuentro, también hubo la presencia de prácticas autoritarias y sectarias que habría que revisar si realmente se desea estar a la altura de los acontecimientos y refundar el movimiento sindical con la real participación de los trabajadores. Algunos grupos y personalidades de cierta izquierda se dedicaron a generar un ambiente enrarecido antes del evento, y en él intentar hegemonizar la discusión en base a sus propios análisis políticos. Por correo electrónico circularon mensajes que acusaban al evento de «reaccionario» e invitaban a la no asistencia, y otros difundieron manifiestos antes y durante el evento en donde se descalificaba a algunos de los convocantes. La estrategia de poder de los grupos fue clara durante los derechos de palabra, donde sus integrantes la solicitaron uno tras otro para intentar imponer como hegemónico su diagnóstico de la realidad, en el cual hacían más énfasis en la «guarimba de la derecha fascista» que en los cuestionamientos a la política antiobrera y represiva del gobierno nacional. Paralelamente la estrategia era sabotear los derechos de palabra que contradecían sus postulados. Cuando Frank Luna, secretario ejecutivo del sindicato petrolero pidió un minuto de silencio por las personas asesinadas por protestar los sectarios comenzaron a gritar. Lo mismo hicieron cuando el estudiante Guillermo Quiroga, nieto de Simón Sáez Mérida y estudiante de la UCAB, expresó el apoyo del movimiento de estudiantes a las demandas de los trabajadores, a quien acusaron a grito pelado de «fascista». Cuando tomaban el micrófono los sectarios no hablaban, sino gritaran, como si de los decibeles dependía el imponer su línea de pensamiento. Sin embargo, los resultados de las 10 mesas de trabajo reflejaron que el sectarismo era franca minoría, quizás de allí sus arrebatos grandielocuentes, pues apenas una de ellas reflejó el rechazo a «las guarimbas violentas de la derecha fascista». Jamás será posible una política independiente sin un análisis propio y ajeno a las matrices gubernamentales y de los partidos opositores. Con lo que no contaban los autoritarios es que la propia gente es capaz de desarrollar un nivel de análisis político para separar el grano de la paja y ubicar el foco de los principales problemas.

El movimiento de trabajadores tiene la palabra, si desea ser, de manera independiente, una expresión del malestar causado por la crisis económica, la corrupción, la militarización del país así como la represión y criminalización de la gente que protesta o seguir criticando que otros estén en la calle sin enarbolar las demandas que sólo un movimiento sindical revolucionario, independiente y combativo está en la obligación de exigir con su lucha. El Libertario seguirá aportando a la reconstrucción de la autonomía de los movimientos sociales para la creación de una alternativa social libertaria con todos aquellos que deseen enfrentarse a los poderes y arrancar derechos de las manos de gobernantes, amos, caudillos patronos y opresores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *