Publicado el: mar, Mar 20th, 2018

Rechazamos la farsa electoral, solo con la lucha obrera y popular derrotaremos al gobierno de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello

Por: Oposición de Izquierda en Lucha (OIL)

Los jerarcas civiles y militares del chavismo preparan un nuevo fraude electoral para perpetuarse en el gobierno nacional, convocan unas elecciones presidenciales para el próximo 20 de mayo en las que el resultado se encuentra definido de antemano: la continuidad de Nicolás Maduro en la Presidencia de la República.

Pese a ser repudiado por más del 80% de la población, luego de haber gobernado cinco años en los que ha aplicado el más salvaje ajuste inflacionario y los más perversos mecanismos represivos y de control político contra la clase trabajadora y las comunidades humildes del país, Nicolás Maduro y Diosdado Cabello seguirán gestionando el aparato estatal a través del control de la fraudulenta e ilegal Asamblea Nacional Constituyente, las Fuerzas Armadas y el Consejo Nacional Electoral.

Consideramos como un fraude electoral las elecciones presidenciales a partir de la valoración del contexto político actual, caracterizado por varios factores: 1.- La prioridad del pueblo trabajador es superar el deterioro brutal de sus condiciones de vida y salario real. 2.- La mayoría de los partidos y dirigentes políticos que se oponen al gobierno están inhabilitados. 3.- La creación de un conjunto de dispositivos institucionales para presionar y chantajear a la depauperada población venezolana como el código electrónico del Carnet de la Patria y las listas de entrega de la caja del Clap, bloquean la libre decisión electoral de los votantes. 4.- La ejecución del traslado de electores de localidades tradicionalmente opositoras a centros de votación alejados de sus lugares de residencia. 5.- La concreción de obstáculos para el ejercicio del voto de los venezolanos residentes en el exterior, una parte del electorado central en la actualidad, después del incremento acelerado de la migración nacional producto de la situación política y económica del país, 6.- El uso abusivo y privilegiado de los recursos estatales con la finalidad de promocionar al candidato oficialista y movilizar a las bases del chavismo. 7.- La utilización de grupos armados paraestatales que hacen presencia en los centros electorales para amedrentar y ahuyentar al electorado opositor. 8.- el nombramiento arbitrario de militantes oficialistas como miembros de las mesas electorales, que desde esos cargos promueven el voto asistido y vigilado, restringen la realización de auditorías en el momento del cierre del proceso electoral y permiten que integrantes de la maquinaria oficialista efectúen el voto en varias ocasiones.

Maduro ha sacado provecho de sus diálogos con la MUD en República Dominicana con la mediación del Vaticano, EE.UU. y la socialdemocracia española. Ha conseguido imponer un cambio de régimen cada vez más dictatorial; dividir a la oposición patronal, mientras recrudece el ajuste inflacionario y la represión contra los sectores obreros y populares.

No obstante, los sectores populares siguen movilizándose a pesar de la orientación desmovilizadora de la MUD. Los trabajadores luchan por salarios dignos, y las comunidades por alimentos y medicinas, defendiendo sus derechos en las calles. Centenares de personas han sido detenidas entre enero y febrero por protestar y ha habido asesinatos por parte de las fuerzas militares y policiales como los recientes asesinatos de los obreros Argenis Serrano en Carúpano y Carlos Guarimata en Barcelona, que se suman a una larga lista de asesinados y detenidos por protestar. En esta ofensiva antiobrera del gobierno, el sindicalista Elio Palacios fue detenido por el Sebin luego de denunciar la crisis eléctrica, se abrió juicio a los dirigentes sindicales de Lácteos Los Andes y se ha despedido al dirigente sindical de Conatel, Denni Brazón. El gobierno impone una ley del Arco Minero del Orinoco, una ley de protección de inversiones al servicio de las empresas transnacionales y una corporativista ley de consejos productivos de trabajadores, al mismo tiempo crea el Petro, un criptoactivo para subastar las reservas petroleras del país, y hace todo lo posible por sostener el régimen capitalista de trabajo sobreexplotado que actualmente padece la clase trabajadora en Venezuela. Sin embargo, las recientes detenciones de oficiales activos y retirados de la Fuerza Armada, denotan los conflictos en el soporte institucional del gobierno de Nicolás Maduro, que pretende compensar persiguiendo toda disidencia.

¿Unidad nacional o unidad de los trabajadores y los sectores populares?

La MUD, para lavarse la cara, ha lanzado el “Frente Amplio Venezuela Libre”, colocando a organizaciones de la “sociedad civil”, como la CTV, junto a los desprestigiados partidos de la oposición patronal, para conformar un bloque de “unidad nacional” contra el gobierno. Pretenden que los trabajadores y los sectores populares posterguen sus exigencias inmediatas, como la lucha contra el hambre y por salarios, para no chocar con Fedecámaras, la Iglesia y otros sectores que consideran llamados a encabezar ese bloque de “salvación nacional” y a dirigir un futuro gobierno. Muchos de ellos plantean el falaz argumento de que exigir aumentos del salario real contribuye a la actual hiperinflación. Además consideran que el programa mínimo que debe aglutinar a todos los sectores consiste solamente en “reinstitucionalizar al país” para recomponer el orden dominante y garantizar la gobernabilidad capitalista. Con esta orientación se pretende continuar maniatando a los sectores que más padecen la actual crisis para impedir que avancen hacia una lucha consecuente y con su propio programa.

Desde la Oposición de Izquierda en Lucha seguimos llamando a la unidad de los trabajadores y los sectores populares para luchar por una salida a la crisis que exprese los intereses de las mayorías explotadas y oprimidas, en la perspectiva de crear las condiciones para la conquista de un gobierno del pueblo trabajador. Repudiamos toda injerencia yanqui, europea, china, rusa, cubana y de los otros gobiernos de la región, pues entendemos que dicha injerencia solo abona a los intereses de los capitales extranjeros que actualmente saquean al país gracias a la política entreguista del gobierno.

Llamamos a rechazar la farsa electoral montada por Maduro, a repudiarla mediante la abstención, aunque entendemos que debido a la persecución política un segmento de la población se encuentre obligada a optar por el mecanismo del voto nulo.

Solo podremos derrotar al gobierno en las calles, mediante la movilización unitaria de los trabajadores y los sectores populares, con la solidaridad de los trabajadores y los pueblos de Latinoamérica y el mundo, a quienes debemos seguir explicando que no hay en curso ninguna guerra económica ni ningún “golpe de derecha”, sino las peores medidas de ajuste de nuestra historia y el establecimiento de un régimen cívico-militar totalmente entreguista y antidemocrático.

Insistimos en que es posible terminar con la hiperinflación, elevar el salario mínimo para equipararlo a la canasta básica, tal y como establece el artículo 91 de la Constitución, restablecer la producción e importación de alimentos y medicinas, recuperar las empresas básicas y la producción petrolera, como medidas que tienden a salir de la crisis económica y social, si para ello se deja de pagar la deuda externa, se confiscan las propiedades y cuentas de las empresas de maletín que sobrefacturaron importaciones, se aplican altos impuestos directos y otras medidas tendentes a forzar la repatriación de capitales fugados durante las últimas dos décadas; se realiza una reforma agraria y se nacionaliza en un 100% la industria petrolera, sin empresas mixtas ni transnacionales. Llamamos a todos los activistas y militantes que coinciden con esta perspectiva a sumarse a la Oposición de Izquierda en Lucha y dar la pelea por concretar estos objetivos.

Archivo

Enlaces

El Libertario
Indymedia
La Guarura
Kaos en la Red
Cuarta Internacional (UIT-CI)
Nodo 50
Insurrectas y Punto
Observatorio Crítico (Cuba)