Trabajadores en huelga de sangre en Refractarios Orinoco

15 de abril.- Desde este viernes, tres trabajadores se mantienen en huelga de sangre, abriéndose heridas en los brazos, mientras otros tres están encadenados a los portones de Refractarios Orinoco. Se trata de una fábrica que perteneció al emporio privado Cerámicas Carabobo hasta que la patronal se declaró en quiebra. El presidente Chávez anunció su estatización en 2009, pero no fue hasta 2010 que se concretó la compra. Desde entonces el gobierno ha optado por importar ladrillos refractarios antes que producirlos, manteniendo improductiva la fábrica, a pesar de las protestas de los trabajadores que exigen su reactivación.

15 de abril.- Desde este viernes, tres trabajadores se mantienen en huelga de sangre, abriéndose heridas en los brazos, mientras otros tres están encadenados a los portones de Refractarios Orinoco. Se trata de una fábrica que perteneció al emporio privado Cerámicas Carabobo hasta que la patronal se declaró en quiebra. El presidente Chávez anunció su estatización en 2009, pero no fue hasta 2010 que se concretó la compra. Desde entonces el gobierno ha optado por importar ladrillos refractarios antes que producirlos, manteniendo improductiva la fábrica, a pesar de las protestas de los trabajadores que exigen su reactivación.

El año pasado, los trabajadores tomaron democráticamente la decisión de arrancar la producción, pasando por encima de la gerencia gubernamental. La respuesta de la CVG fue poner en duda la calidad de lo producido en ese breve proceso autogestionario, y el producto permanece almacenado y con riesgo de vencerse. Los trabajadores consideran que el producto sí es apto y que la gerencia quiere que se pierda como una maniobra para desmoralizarlos.

La presidenta de la empresa, Haydée Valenzuela, optó por responder a la acción de protesta siguiendo el libreto clásico del gobierno, poniendo en duda las motivaciones de los trabajadores. Valenzuela, pasando por alto los casi cuatro años de improductividad en Refractarios Orinoco, aseguró que los reclamos obreros eran «dudosos».

«Quizás pueda haber una expectativa de mayor ingreso de cantidades de dinero y eso es un derecho de todo trabajador, pero antes de ganarlo hay que producirlo», declaró Valenzuela, en una rueda de prensa. Los trabajadores en conflicto respondieron que precisamente lo que exigen es poner a la fábrica a producir.

Alexis López, secretario general de Sintrarefra, quien forma parte de la protesta, explicó que exigen el arranque de la producción para poder acceder a los beneficios contractuales y poder negociar un nuevo contrato colectivo.

En los próximos días la cantidad de huelguistas podría aumentar y radicalizar sus acciones, cosiendo sus bocas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *