¿Por qué la educación pública debe ser laica?

Mié 16/09/2009 - 09:49
Curas fascistas.jpg
Por: 
Luis R. Delgado J.

La Educación Laica es más democrática

El carácter laico de la educación pública lejos de atentar contra la religión, establece por el contrario un marco de convivencia y respeto entre los distintos sistemas de creencias y religiosos, sin imponer ninguno de forma obligatoria. Este principio de la laicidad está vinculado con la presencia del derecho de libertad de cultos establecido en la constitución, ya que con esto se puso fin al concepto de religión oficial que implicaba una discriminación contra las religiones subalternas y con los sectores no creyentes.

El hecho de que ahora la educación sea laica y que la religión sea un asunto asumido exclusivamente por las familias y las iglesias, es un avance democrático porque implica que Estado Docente respeta de forma consecuente la libertad de cultos y de pensamiento de cada familia y de cada ciudadano. De ahora en adelante ningún evangélico, espiritista, testigo de Jehová o ateo se quejará porque a su hijo o hija le estén enseñando un sistema de creencias el cual él no comparte. En todo caso quien desee que su hijo o hija reciba educación religiosa, tiene el sistema de educación privado para escoger.

La Educación Laica no es nueva

La educación laica no es una bandera propia del socialismo, sino que incluso en el siglo XVIII fue una de las banderas levantadas por la Ilustración burguesa frente al papel retrogrado y oscurantista que jugaba la Iglesia Católica como parte del ordenamiento feudal de la sociedad. La laicidad que buscaba la independencia del Estado frente a la Religión, era una lucha necesaria en tanto el catolicismo había tomado partido a favor de la reacción feudal en Europa durante el siglo XIX.

La educación laica fue la que permitió el desarrollo científico-técnico contemporáneo, porque acabó con la tutoría que llevaba a cabo la teología sobre las otras esferas del saber durante la Edad Media. La Religión no puede abordar la realidad tal como la hace la Ciencia, es mucho más limitada.

En el caso de la Venezuela actual, el papel de la jerarquía católica no ha sido muy diferente, hoy nuevamente la institucionalidad de la Iglesia se ha plegado a los intereses más conservadores y antipopulares tal como lo ha venido haciendo en los últimos siglos, la diferencia es que hoy en ves defender al podrido orden opresivo feudal está defendiendo el no menos opresivo orden burgués, es decir, nuevamente está jugando en el bando contrario a los intereses de los sectores trabajadores y populares.

Frente a esto, nuestro país necesita desarrollar todo su potencial humano, debe desarrollar las fuerzas productivas, debe diversificar la economía, debe industrializarse, y esto sólo lo hará con una educación humanística, científica y productiva.

En las sociedades modernas la religión es un asunto privado, cada quien practica la creencia que quiera en un marco de tolerancia y respeto. La familia y las iglesias tienen el derecho de impartir la educación religiosa,… el Estado que se erige sobre toda la sociedad NO.