Hablan los trabajadores de Sanitarios Maracay

Vie 07/11/2008 - 16:15
marcha sanitarios.jpg
Por: 
Simón Rodríguez Porras
Entrevista a Ilda Iriarte, José Pérez, y Yoel Rodríguez

Este 14 de noviembre se estarán cumpliendo dos años de la toma obrera de Sanitarios Maracay, ante su cierre y abandono por parte de los propietarios de la empresa. El 29 de junio de este año, visitamos a los trabajadores que mantienen bajo su control la producción en el departamento de Saniplástica.

Al momento de nuestra visita, era reciente el nombramiento de Roberto Hernández a la cabeza del Mintrass, luego de la victoria obrera de Sidor. Su viceministro, Jesús Farías, había visitado Sanitarios Maracay y planteado un plan de trabajo en función de atender la deuda social del gobierno en este caso.

Según la nota publicada por ABN, el 10 de junio, Farías planteó “una mesa de diálogo en función de buscar un punto de encuentro sobre el pago justo de pasivos laborales correspondientes a las antigüedades y otras deudas que tiene el empresario original de esta empresa con los trabajadores… de fracasar la mesa de diálogo planteada, existe un proyecto que establece la posibilidad de que los trabajadores asuman el control directo de esta empresa, y que con la ayuda del Estado desarrollen una unidad productiva en términos de una empresa socialista”. Hasta el día de hoy no se ha realizado la anunciada mesa de diálogo, ni se ha expropiado la fábrica, pero la lucha sigue.

Conversamos con los trabajadores Ilda Iriarte, José Pérez, y Yoel Rodríguez. Pérez y Rodríguez son secretarios del sindicato de Sanitarios Maracay, Sintraepiscea.

SRP: Cuando la fábrica pasa a ser gestionada por los propios trabajadores, ¿crees que cada uno de ustedes adquiere un conocimiento más completo de lo que es el proceso productivo? ¿Han desarrollado más su capacidad para desempeñarse en distintas tareas?

Ilda Iriarte: Sí, se ha aprendido más. Y es tanto así que se realiza el trabajo casi sin supervisión, a la perfección. Todos han aprendido a elaborar de todo, y trabajar tanto en máquinas como en las demás áreas.

SRP: ¿Cuál crees que sea la diferencia entre el trabajo realizado antes, bajo el régimen del patrono, y ahora, que permite que el trabajo se realice adecuadamente sin la necesidad de la supervisión?

Ilda Iriarte: Porque hay una conciencia de cómo debe realizarse el trabajo para que salga bien el producto a la venta, y como eso es para el provecho de todos nosotros, no hace falta trabajar bajo presión, se trabaja con más tranquilidad y sin mucho stress.

SRP: ¿Cuál sería la situación ahora, si el gobierno hubiera cumplido aquella consigna de “fábrica cerrada, fábrica tomada por sus trabajadores y nacionalizada”?

Ilda Iriarte: Pienso que estaríamos trabajando, como dicen, en comunas y produciéramos el material que pudiéramos llevar a todos los estados a donde se necesite. Tendríamos resueltos los problemas para obtener la materia prima, que a pesar de que la produce Pequiven es muy difícil de obtener por las roscas que hay, y distribuiríamos sin necesidad de estar exportando mucho, porque necesitamos el producto acá mismo en el país.

En el gobierno no se enfocaron bien al problema y no hablaron directamente con las personas involucradas, que seríamos nosotros los obreros. Ellos manejaban la información que les daba la gente cercana a ellos, pero nunca vinieron directamente a conocer la situación, debieron involucrarse directamente con las personas y con la situación que aquí estaba planteada. Nosotros pedimos que nos tomen en cuenta, pero en serio, para que se solucione este problema que va ya para dos años.

SRP: Bajo el ministerio de José Ramón Rivero, la posición oficial era que esta empresa no era estratégica.

José Pérez: Fíjate que cuando el ministro anterior Rivero decía que esta no era una empresa estratégica para el Estado venezolano, se refería quizás a lo que aquí se producía, que la producción no era algo vital para un Estado, creo que sólo se refería al aspecto económico, como un vulgar capitalista. Pero para nosotros lo importante no era sólo lo que Sanitarios Maracay producía, sino por lo revolucionario y lo socialista del proceso que aquí había. ¿Qué es lo que nos hace realmente importantes? Que hemos sido capaces de dar una lucha socialista y revolucionaria, incluso ante las políticas del mismo Estado, y la resistencia que hemos tenido. Con estas luchas importantes que estamos dando como clase, en defensa de nuestros puestos de trabajo, contra esa burocracia patronal y capitalista, con la unidad de los trabajadores, seremos capaces de acercarnos mucho más a lo que se llama una revolución.

SRP: En el acto por el “Reimpulso Productivo”, el presidente anunció la asignación de un millardo de dólares a los empresarios. ¿Con cuánto dinero ustedes creen que se puede expropiar esta empresa, comprar la materia prima necesaria, y ponerla a producir bajo propiedad estatal y control obrero?

Yoel Rodríguez: Este tipo de políticas no son muy provechosas, siguen enriqueciendo más al capitalista y aplastando más al obrero, realmente aquí hay un montón de empresas que están en las mismas condiciones, y algunas peores, que las que estamos viviendo aquí en Sanitarios Maracay, y yo creo que con un porcentaje mínimo, un 5%, un 2%, de esa cantidad de millones que se le dieron a esos empresarios, hubiésemos reactivado un montón de empresas acá en el estado Aragua y en otros estados en los que también están viviendo este tipo de problemáticas los trabajadores.

SRP: ¿Cuál es el significado de lo que acá se ha hecho para el pueblo trabajador venezolano?

Yoel Rodríguez: Nosotros hemos estado viviendo aquí la verdadera revolución, hemos estado compartiendo el verdadero socialismo. Yo jamás pensé que iba a vivir estos momentos, que muchas veces han sido difíciles, pero nos han permitido aprender y enseñarle a otros que la lucha es luchando, y que la cuestión aquí en el país no es nada fácil para obtener los beneficios como trabajadores que somos.

* Simón Rodríguez Porras es militante de la Unidad Socialista de Izquierda