Publicado el: Vie, Abr 22nd, 2016

A propósito del 1° de Mayo: Sindicatos instrumentos de lucha vs burocracia roja rojita

Concentración en Aragua

Por: Scarlet Di Yesi (C-cura)

Quienes realmente están claros con la historia del sindicalismo y dan mérito a los sucesos donde perdieron la vida los héroes de Chicago en 1886, saben que las organizaciones sindicales son verdaderos instrumentos de lucha, y el único recurso con el cual cuenta el trabajador en la actualidad, pese a quienes han querido distorsionarlos y convertirlos en cascarones vacíos.

En los últimos 17 años Venezuela ha vivido una dinámica permanente tanto en el ámbito político como sindical. Pues en un primer momento, desde el gobierno encabezado por Chávez, se nos hizo creer que este proceso seria la puerta de entrada para erradicar los grandes vicios sindicales del pasado, comenzando por la CTV, celestina de los partidos políticos burgueses, y daría paso a una nueva central de trabajadores que sería ejemplo a seguir. Una Central que respondería a las necesidades de la clase obrera; pluralista, profundamente democrática, autónoma e independiente, dirigida por líderes comprometidos, auténticos, honestos, en definitiva, mucho más dignos y mejores que aquellos líderes sindicales que representaban la Cuarta República. Razón por la cual nace la UNT (Unión Nacional de Trabajadores), la que iba a dar el gran ejemplo!! La que agruparía a todas las organizaciones sindicales de pequeñas y grandes empresas e instituciones públicas, que impulsaría la lucha autónoma de los trabajadores y sus sindicatos por sus reivindicaciones. Liderizada por hombres y mujeres cabales de principios y valores clasistas. Sin embargo, a 17 años de iniciado este proceso, esa UNT está herida de muerte, y hoy sólo es una corriente más del movimiento sindical. Donde muchos sindicatos luchan contra las políticas gubernamentales y patronales en empresas públicas y privadas.

El 27 de Mayo de 2006, se inició el II Congreso Nacional de Trabajadores de la UNT, en el Salón Venezuela del Circulo Militar en la ciudad de Caracas, con el propósito de ir a unas elecciones que le darían legitimidad y legalidad a quienes fuesen electos por las bases y así, iniciar el gran cambio esperado por todos los trabajadores del país. Lamentablemente en ese mismo congreso, los que se autodenominaron líderes, por no tener apoyo real de las bases y perdidos ante la multitud de trabajadores, sabotearon el evento, apoyados abiertamente por representantes del gobierno, logrando con sus artimañas, comenzar desde ese instante un proceso antisindical, pues allí, comenzó la batalla sin tregua para aniquilar sl verdadero movimiento sindical autónomo, combativo y clasista. En ese momento los trabajadores vieron perdidas las posibilidades de construir una central digna y respetable que de verdad defendiera los derechos laborales con autonomía, mientras un pequeño grupo ávido de poder y ambición, ya tenía planteado otros propósitos muy lejos del interés colectivo de los trabajadores, sin embargo, los dirigentes comprometidos con la clase obrera, encabezados en aquel entonces por Orlando Chirino, hoy siguen dando la pelea por refundar al movimiento sindical sobre bases democráticas, especialmente desde la corriente C-cura, y hoy se apresta con José Bodas a la cabeza, a dar la pelea por recuperar la directiva de la Futpv para los terabajadores.

Esos mismos fariseos que se autoproclamaron líderes sindicales en ese momento, son los mismos que conjuntamente con los boliburgueses, y al amparo del presidente Chávez, montaron el parapeto burocrático de la Central Bolivariana Socialista de los Trabajadores (Cbst). Organizada desde el partido de gobierno. Sustituyeron la celestina de la CTV entregada a AD y Copei, por la celestina privada del Psuv, traicionando de esta manera a los trabajadores de la manera más vil y perversa vista en Venezuela. Hoy esos mismos personajes que aún fungen como dirigentes sindicales, y los vemos casi de guardaespaldas del Presidente de la República, en todos los actos políticos que se inventan, representando el doble papel, sindicalistas y patronos a la vez, estos son los primeros enganchados desde que se dió inicio a este gobierno, estos son los que patean al trabajador. Esa es la verdadera guerra económica, que ellos mismos promueven al vender las convenciones colectivas y permiten el deterioro progresivo de los salarios y condiciones laborales, es decir, son los corresponsables del hambre que hoy están pasando miles de trabajadores con sus familias, gracias a estos personajes hoy miles de ciudadanos trabajadores comen una sola vez al día.

Estos enganchados, arrodillados al gobierno, traidores de la clase obrera, aunque griten consignas de ser obreristas, son los que les cierran las puertas a los trabajadores, cuando los patronos vulneran sus derechos, son los que les cierran las puertas a los trabajadores que se apostan a las puertas del Ministerio del Trabajo para que les defiendan sus derechos, aun cuando el ente rector se hace la vista gorda por la desidia e incapacidad y su entrega a los intereses del gobierno y los patronos privados. Estos son los que traicionaron a los trabajadores, y los engañaron con una supuesta revolución que sólo ha significado destrucción del salario, despidos, precarización laboral, violación a la autonomía sindical, criminalización de la protesta, y violación sistemática a todos nuestros derechos. Esos personajes utilizaron al movimiento sindical como puente para engancharse en los cargos políticos y burocráticos, peor aún, ayudaron a que Venezuela cayera en esta crisis donde está sumergida. Mientras los trabajadores se encuentran en pie de lucha para demandar sus derechos y continuar produciendo para echar andar este país, ellos sólo están dedicados a arrodillarse al patrono y a utilizar los recursos de todos los trabajadores en beneficio del partido de gobierno.

Perdieron la brújula al desconocer la importancia del movimiento sindical y la lucha de clases desde aquel 27 de mayo del 2006. Sus objetivos estaban y están claros, mantenerse en el poder a toda costa. Dónde dejaron la lucha de clases? cómo combaten al imperialismo desde sus organizaciones sindicales? Cómo combaten la burocracia y la corrupción si están sumergidas en ella?. Creen que sólo utilizando a los trabajadores bajo amenaza para hacer políticas a través de movilizaciones lograrán mantenerse en el poder, usufructuando la renta petrolera, mientras entregan nuestras principales riquezas, como el caso del Arco Minero. Dónde quedó la promesa de erradicar la tercerización? Dónde están esos dirigentes sindicales revolucionarios? sólo se ven burócratas que han vendido el honor y las empresas del país en complicidad de personeros del gobierno.

Hay que recordar que las movilizaciones de los trabajadores deben ser para la legítima defensa de sus derechos y el reclamo a sus demandas laborales. Los sindicatos no pueden colocarse al servicio del gobierno de turno, ni de los patronos y los partidos. Asimismo, el trabajador debe participar en política, en defensa de sus intereses y de las comunidades, construyendo un verdadero partido revolucionario, en la perspectiva de que los trabajadores y el pueblo seamos gobierno.
Hacer política no es sinónimo de destrucción, es sinónimo de solución, es producir, aportar, crear, solventar, construir y lucha por nuestros derechos, bienestar para sus ciudadanos y seguridad social a su masa laboral, a través del capital humano y del buen uso de los recursos que brinda la naturaleza. El petróleo que se regaló y no se tomaron precauciones para los momentos difíciles, las empresas otorgadas en bandeja de plata a las transnacionales, quienes se dan el lujo de vejar a nuestros trabajadores, empresas paralizadas y trabajadores desempleados, sin contar con el sector público, seguridad, salud, educación, la recolección de la basura entre otros, se encuentran en un estado crítico y deplorable.

Teniendo todas las posibilidades durante estos 17 años, para el funcionamiento óptimo de la mayoría de las industrias, empresas, instituciones y pare de contar, dejaron que la corrupción, la burocracia y la desidia destruyeran la posibilidad de alcanzar un desarrollo económico, tecnológico y una educación de calidad en el sector público, todas las ideas revolucionarias se les fueron como agua entre las manos. Pudiera pensarse que existe un interés oculto de eliminar las verdaderas organizaciones sindicales y sólo dejar aquellas que fungen como títeres del patrono mayor. Sino cómo se explica que los entes encargados de atender las necesidades y urgencias de los trabajadores, sean los mismos que atropellan, y ponen todo tipo de trabas a los trabajadores, durante cualquier proceso o denuncia, aplicando toda una metodología de burocracia, para que no obtenga resultados positivos y hasta la amenaza por parte de los mismo representantes de los entes del gobierno que se supone están para ayudar y resolver los planteamientos laborales. A caso ya están pensando en sustituir la mano de obra venezolana, por mano de obra china y así, capitalizar más recursos para bolsillos particulares y terminar de hundir a Venezuela.

Trabajador no permitas que sigan cargando tu morral de injusticia, tu organización sindical es tu instrumento de lucha y la movilización es tu legítima defensa y derecho.

Archivo

Enlaces

El Libertario
Indymedia
La Guarura
Kaos en la Red
Cuarta Internacional (UIT-CI)
Nodo 50
Insurrectas y Punto
Observatorio Crítico (Cuba)