Maduro aumentó el salario, y el salario sigue siendo de hambre

0

Salario digno ya cultca

Por: Corriente Clasista, Unitaria,
Revolucionaria y Autónoma (C-cura)

Ante el país, encadenado en radio y televisión, el presidente Nicolás Maduro, en compañía del vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, la canciller, Delcy Rodríguez; y en el marco de una crisis social descomunal, se anunció un aumento del salario mínimo, que según sus palabras es un “incremento del 50% a partir del primero de septiembre”.

Así, el salario mínimo quedó en 22.576 bolívares y los tickets de alimentación en 42.480 para un total integral de Bs. 65.056, evidenciando que la política salarial del gobierno es siempre un desbalance entre el salario real y el incremento de los bonos, mil veces criticada por los trabajadores.

La bonificación salarial persigue el objeto de eliminar las prestaciones sociales, minimiza las vacaciones y las utilidades. El trabajador pierde y el estado patrón y la empresa privada, ganan con estas propuestas. La inflación se desata, persiguiendo el salario de los trabajadores, mientras el desabastecimiento persiste y las colas siguen. Así, que entre bombos y platillos, se anunció como nos dan miserias en el salario y distracción en el cesta tique. Esta situación -el respeto al salario- solo se revierte con la movilización de los trabajadores.

Este círculo sin fin es promovido desde el mismo gobierno, autor de la guerra económica en contra de los trabajadores y sus familias, quien para ello goza del apoyo de los dirigentes sindicales del PSUV, que en cada uno de los sindicatos mas importantes del país, han abaratado el salario, y los contratos colectivos, como en PDVSA, Sidor, FMO, Venalum, Alcasa, o el Metro de Ccs, donde los salarios son de hambre. Esta misma situación se presenta en las universidades. En Corpoelec, Ángel Navas con el apoyo de Francisco Torrealba en la AN, se prestan para demorar la firma del contrato colectivo, reafirmando los salarios de hambre en dicha empresa, como afirma Reinaldo Díaz y Norma Torres. Que quedará para el resto de los trabajadores del país.

Decisión inconsulta

Pero el gobierno, nunca consulta a los trabajadores. Todos los aumento han sido de forma unilateral. La consulta del salario debería ser la resultante de un debate entre las partes involucradas: Trabajadores, gobierno y empresarios, representado en sus gremios. Claro, en esta como en cada situación el objetivo que persigue el gobierno es aparecer como el dueño de la pelota, el salvador de la crisis, «el redentor de los trabajadores» por eso ni siquiera sus sindicatos en la CSBT aparecen, son una simples figuras decorativas, como el negro Orlando Chirino los a bautizado: son unos jarrones chinos.

Veámonos es este espejo. El costo de la Canasta Alimentaria hace referencia a los productos de alimentación, sin tomar en cuenta los productos de higiene personal. Para el mes de junio de 2016 se elevó a 277.432,88 bolívares, este aumento fue de 22,5% con respecto al mes anterior, equivalente a 50.970,71 bolívares, es decir, que en la actualidad -mes de agosto- se necesitan, 18,4 salarios mínimos (15.051,15 bolívares) para adquirir la canasta alimentaria, de una familia de cinco integrantes. Entonces, ¿Con quien reviso estas cuentas Nicolás Maduro, para emitir el presente aumento?

Recordemos que el presidente Maduro, quien emite este aumento, es el gran artífice del aumento de las gasolina, y su consecuente derrame inflacionario, es ademas el convocante de la Consejo Nacional de la Productividad con los empresarios del país, muy de moda en sus discursos y presentaciones diarias. Claro en esa comisión si se discuten el aumento de los servicios y los productos, que nos arrancaran del nuevo aumento. Ya se anuncian nuevos aumentos y entre los primeros que aparecen está la exigencia en el monto del pasaje urbano.

Los sindicatos

En estos momento muchos compañeros estarán haciendo la reflexión, sobre el tipo de herramientas sindicales que necesitamos para defender el salario.

Y claro, es que el problema central, sigue siendo en manos de quien están nuestras herramientas de lucha, los sindicatos. La reflexión debe ser conquistar los sindicatos para el clasismo, para la defensa, unitaria de nuestros intereses. Para la defensa de las contrataciones colectivas, del salario, la defensa de un trabajador -como Rodney Álvarez- injustamente detenido, del HCM, la estabilidad en el trabajo, de la vivienda, de la familia que es lo único que tenemos y por quien damos la cara los trabajadores.

Esa tarea nunca se asumirá con un movimiento sindical dividido, y en manos de dirigentes deshonestos y traidores. El debate compañero hay que hacerlo en cada centro de trabajo, en cada departamento, revisando el papel de tus dirigentes. Es hora de avanzar en la búsqueda, por el rescate de los sindicatos y de la lucha unitaria de los trabajadores. Desde la Corriente Ccura, estamos dispuestos a tenderte la mano y organizar esta lucha contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *