22 julio, 2024

Rechazamos los ataques y hostigamiento de los colectivos armados del gobierno

0

Por Partido Socialismo y Libertad (PSL)

Ayer en el estado Carabobo, integrantes de un colectivo armado parapolicial del gobierno de Maduro atacaron a Henrique Capriles Radonski, quien fue golpeado en el rostro por una de estas personas, quien fue reconocida como militante del Psuv en la entidad.

El Partido Socialismo y Libertad no tiene ninguna coincidencia con este dirigente de la oposición patronal y proimperialista, por el contrario, lo adversamos políticamente a él y a su partido Primero Justicia, pero rechazamos el uso de colectivos armados parapoliciales por el gobierno de Maduro, con el objetivo de atacar y hostigar a los diferentes sectores opositores, así como a manifestantes del pueblo trabajador.

Los operadores comunicacionales gubernamentales y dirigentes chavistas, van a presentar el ataque a Capriles Radonski como una acción de rechazo espontánea, desde el Partido Socialismo y Libertad sabemos que los ataques de los colectivos armados son efectuados a partir de las órdenes de altos funcionarios del gobierno, porque en cada protesta de trabajadoras y trabajadores que luchan por reivindicaciones o sectores populares que se movilizan por servicios, estos colectivos parapoliciales se presentan para amedrentar y atacar a las y los manifestantes.

Por esta y otras prácticas autoritarias del gobierno, el PSL ha señalado las violaciones de los derechos y las libertades democráticas en nuestro país, y condenado que se intente presentar esta realidad concreta como una simple “narrativa” o campaña imperialista contra Maduro, como lo afirmó recientemente Lula, y en otros momentos lo han hecho sectores chavistas, castristas o estalinistas de América Latina, Europa y EEUU.

En Venezuela existe un genuino rechazo popular a la oposición patronal por sus repudiables solicitudes de sanciones económicas imperialistas y negociaciones con el gobierno antiobrero y autoritario de Maduro, pero el ataque a Capriles Radonski fue una acción organizada de un colectivo armado parapolicial gubernamental, y no una expresión popular.

El gobierno de Maduro para evitar las manifestaciones de rechazo popular hacia los dirigentes chavistas, legisló la llamada ley constitucional contra el odio, desde la inconsulta Asamblea Nacional Constituyente de 2017. Dicha norma jurídica ha sido usada para criminalizar a trabajadoras y trabajadores que reclaman sus derechos laborales, y un salario igual a la canasta básica, y a sectores populares que reclaman sus derechos, convirtiéndose en un instrumento seudolegal para criminalizar la protesta social y restringir las libertades democráticas.

En la época del «puntofijismo», los socialistas revolucionarios rechazamos los ataques de las bandas armadas del sindicalismo de AD, y los llamados “cabilleros” de la construcción; ahora en la época chavista también debemos rechazar los ataques de los colectivos armados parapoliciales que ordena el gobierno de Maduro.

En ese marco, el Partido Socialismo y Libertad hace un llamado a todas las organizaciones democráticas, clasistas, de derechos humanos y de izquierda anticapitalista para que rechacen el uso de los colectivos armados parapoliciales y se repudien los constantes ataques a las libertades democráticas y políticas, al derecho a huelga y a la protesta. 

Reiteramos que la derrota del aparato represivo del gobierno de Maduro, y del ajuste capitalista que aplica, depende de la masividad, combatividad e independencia de la movilización obrera y popular que permita conquistar mejores condiciones de vida, libertades y derechos democráticos e imponer un Plan Obrero y Popular alternativo al paquetazo del gobierno.

3 de junio de 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *