22 julio, 2024

Rodney

Por: Prensa C-cura

El pasado 12 del presente mes, se produjo la primera audiencia en el juicio contra Rodney Alvarez, trabajador de Ferrominera Orinoco al que se pretende inculpar por el asesinato del también trabajador de esa empresa, Renny Rojas, quien falleció el 9 de junio del 2011, mientras se realizaba una asamblea de trabajadores para elegir la comisión electoral que daría curso a los comicios del sindicato de Ferrominera Orinoco.

La solidaridad

Rodney Álvarez lleva detenido más de tres años, mostrando los caminos del retardo procesal del Estado venezolano.

En esta primera audiencia fue muy importante las pruebas de afecto y solidaridad de más de cuarenta trabajadores de Ferrominera, que se trasladaron hasta Caracas desde Puerto Ordaz.

Allí se pusieron en evidencia, entre abrazos y saludos, los “recuerdos de todos los compañeros que no pudieron venir”. La presencia de su madre, la señora Yanitza Rodríguez y su hermana Mariana Sotillo, además del presidente del sindicato de FMO Rubén González, quien dejó plasmado todo su compromiso y solidaridad con Rodney Álvarez, en un emotivo saludo y palabras de aliento, ante la canallada que otros les están haciendo.

También estuvieron presentes Ismael Vargas, directivo del sindicato de pastas Capri, Jean Carlos Leal del sindicato de trabajadores de Duncan, Luis Principal del Núcleo Proletarios Clasistas, Orlando Chirino y Armando Guerra, de la corriente sindical C-cura, Miguel Angel Hernández del PSL, y los abogados de la defensa Geni Pérez y Humberto Garrido.

El objetivo era rodear a Rodney de la mayor solidaridad de clase, acompañado de su familia, de los trabajadores de Ferrominera, y por dirigentes y trabajadores de otros sectores. Esto contrastaba con la solitaria presencia de Alfredo Spooner, a quien los presentes preferían no referirse.

Irregularidades en el Palacio de Justicia

Es necesario denunciar una serie de irregularidades que se presentaron para ingresar al Palacio de Justicia. Los trabajadores de FMO ataviados con sus camisas y los demás asistentes nos congregamos en una esquina adyacente, en la que fuimos visitados dos veces por efectivos de la Policía Nacional Bolivariana, quienes preguntaban por el motivo de nuestra presencia en el lugar. A lo que se les respondió que no se trataba de una manifestación, sino un acuerdo de solidaridad en respaldo del trabajador de FMO, Rodney Álvarez, al que se le estaba realizando la primera audiencia del juicio.

Lo primero en aclarar es que estas audiencias son actos públicos. Sin embargo, una vez que se notó la presencia de trabajadores de FMO, se trató de impedir el ingreso de estos al Palacio de Justicia. Se evidenció un “peloteo” de responsabilidades, entre la secretaria del tribunal 12 de juicio y los integrantes de seguridad de acceso al Palacio. Aunque todos al final entramos, se hizo evidente la manifiesta molestia por la presencia de trabajadores en respaldo a Rodney Álvarez.

Otro impase se presentó al definir la sala del juicio. Es una sala pequeña a la que se ingresa con cédula en mano y luego de un sorteo a discreción de un funcionario, ya que no pueden integrarse todos. A esta audiencia no pueden entrar los que ya han sido testigos, por lo que Alfredo Spooner no podía entregar su cédula. Sin embargo, lo hizo y resultó en el sorteo del funcionario, por lo que uno de los asistentes, preguntó: ¿si esta situación es usual? Por lo cual fue inmediatamente desalojado de la sala.

La audiencia dio inicio a las 11 am. Se presentaron cuatro testigos. Dos acusatorios y dos de la defensa. Los testigos acusatorios manifestaron contradicciones, que crecieron una vez que fueron repreguntados. Paso seguido se presentaron los testigos de la defensa, que a nuestro juicio fueron firmes y claros.

La justicia inclina la balanza

Si algo se pone en evidencia de esta primera audiencia del juicio, es la aspereza y “ligera parcialidad”, en contra del trabajador Rodney Álvarez.

De esta situación, debemos estar claros los trabajadores del país. Los ferromineros, así como el resto de los trabajadores de las empresas básicas, no pueden perder su norte, lograr develar la inocencia de Álvarez e imponer su libertad. De igual manera se trata en los casos de Leinys Quijada, Rederick Leiva y Heberto Bastardo, trabajadores de Sidor, sobre los que hoy se levanta también una infamia y están detenidos en Maturín, aislados de sus familias y compañeros de trabajo. También abogamos por su libertad.

Próxima audiencia: Lunes 1ero de diciembre

Se acordó la nueva audiencia para el lunes 1ero de diciembre. De aquí a esa fecha debemos integrar voluntades al Movimiento por la libertad de Rodney Álvarez. Esta es una nueva cita para seguir movilizados y lograr mayor presencia y solidaridad de trabajadores de FMO, así como del resto del país.

Este llamado lo formulamos a todas las centrales y organizaciones sindicales. Convocamos a la Unidad de Acción Sindical, a la Unete, Fadess, ASI, CGT, Codesa, sindicatos y trabajadores de base, a sumarse al Movimiento por la Libertad de Rodney Álvarez, e incorporarse a esta campaña contra la mentira, contra la criminalización de la protesta, a la lucha por la libertad de un trabajador injustamente detenido.

Una sola clase, una sola lucha
No a la infamia y a la mentira
Libertad para RodneyAlvarez de Ferrominera del Orinoco
Libertad para Leinys Quijada, Rederick Leiva y Heberto Bastardo de Sidor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *