Nicaragua: ¡Libertad y justicia para los más de 190 personas presas políticas!

0

Por Prensa UIT-CI

31 de julio de 2022. Compartimos el comunicado publicado por familiares de personas presas políticas del régimen dictatorial de Ortega-Murillo.

 

Comunicado de familiares de personas presas políticas secuestradas desde mayo 2021 de Chipote

26 de Julio de 2021

Hacemos del conocimiento del pueblo de Nicaragua y de la comunidad internacional que pudimos ver a nuestros familiares entre el 22 y 24 de julio de este año, después de más de 40 días de total incomunicación.

Denunciamos que persiste la arbitrariedad y la falta de cumplimiento de la ley en el régimen de visitas, a través de la falta de calendarización, la falta de los cumplimiento de los periodos (15-21 días), el anuncio de las mismas con poco tiempo para prepararlos (a algunos familiares les avisaron una hora antes de que tuvieran que presentarse), en cuanto a la paquetería, a algunos se les rechazó el ingreso de los escasos alimentos que otras veces se nos ha aceptado y a quienes se les aceptó, no tenemos la certeza de que nuestros familiares lo hayan recibido. Todo esto además de violentar la ley, así como las convenciones internacionales de derechos humanos y las reglas Nelson Mandela, busca crear zozobra y ansiedad en los familiares y en las personas presas políticas.

Nos preocupa y alarma que a más de un año de encierro se continúe la política de incomunicación y no ingreso de hijos e hijas menores. Esto viola no solo los derechos de las personas presas políticas, sino también los derechos de sus hijos e hijas, mismos que están protegidos por leyes nacionales e internacionales y el Código de la Niñez y Adolescencia firmado por el Estado de Nicaragua.

Nos enteramos que Miguel Mora se encuentra en huelga de hambre desde hace 30 días exigiendo la visita de su hijo y acceso a la Biblia. Nos solidarizamos con Miguel y su familia y apoyamos su lucha que también es nuestra, demandando la regularización de de las visitas con presencia y participación de hijas e hijos menos y/o con discapacidad; y el acceso a la regularización de llamadas telefónicas y correspondencia como fotografías, dibujos y cartas, que incluyan a familiares en el exilio.

Se mantiene la política de no ingreso de materiales de lectura y escritura, llegando al extremo, en algunos casos, de quitar las etiquetas de los alimentos para que no puedan leer absolutamente nada. Demandamos el ingreso de material de lectura y escritura, para nuestros familiares, tal como está consignado en las Reglas Mandela y las leyes nacionales e internacionales. Así mismo, demandamos se les conceda una Biblia o cualquier libro sagrado de acuerdo a sus prácticas religiosas.

Se mantiene el régimen de incomunicación y aislamiento; siendo los casos más extremos: Ana Margarita Vijil, Suyen Barahona, Dora María Téllez y Tamara Dávila. Demandamos el cese inmediato del régimen de aislamiento e incomunicación al que nuestros familiares están siendo sometidos.

Se mantiene la falta de atención médica especializada que permita diagnósticos claros y tratamientos requeridos, como son los casos de Pedro Vasquez, Miguel Mendoza, Marcos Fletes, Irving Larios, Juan Lorenzo Holmann, lo que hace que se desarrollen nuevas enfermedades y pone en riesgo sus vidas. Demandamos acceso a atención médica especializada y oportuna tanto para nuestros familiares en el Chipote como para aquellos que se encuentran en arresto domiciliario.

Muchos de los problemas de salud que están desarrollando están asociados a las condiciones precarias en las que les mantienen, como las planchas de concreto en que duermen, falta de almohadas y frazadas, goteras e inundaciones en las celdas, poca frecuencia en el cambio de uniformes y mascarillas, no no entrega de materiales de higiene personal y limpieza en las celdas, entre otras. Demandamos cambio de colchonetas, entrega de frazadas y que se brinden condiciones de salubridad dignas.

Dado el nivel de desnutrición en la que se encontraban nuestros familiares y las permanentes demandas y campañas de familiares y ciudadanía, se logró que aumentaran las raciones de comida a las que tienen acceso. Por lo que continuamos demandando que:

  • Se mantenga de forma permanente este aumento en las cantidades, incluyendo alimentos altos en proteína y no solo carbohidratos, que permita una dieta balanceada.
  • Nos permitan la entrega de paquetería semanalmente y que la puedan manejar de manera autónoma en sus celdas, como sucede en las cárceles del Sistema Penitenciario.

Identificamos que no a todos se les ha otorgado tiempo de patio sol, derecho establecido en las Reglas Mandela, por lo que demandamos se les garantice este derechos a todos y todas y se establezcan horas comunes de patio sol de manera grupal, en las que se les permita la comunicación.

Para finalizar deseamos expresar que en esta oportunidad las revisiones y requisas a familiares se intensificaron, llegando en algunos casos a realizar hasta 3 revisiones, antes y después de la visita, exigiendo a varios familiares que se desnudaran. Demandamos la suspensión de las prácticas violatorias de los derechos y dignidad de las personas y que se trate con el respeto debido a los y las familiares que visitan.

Recordamos también que en las distintas cárceles del sistema penitenciario y estaciones policiales de todo el país, las personas presas políticas son víctimas de violaciones permanente a sus derechos humanos, por lo que continuaremos sumando nuestras voces en demanda de la libertad inmediata e incondicional y con garantías para los más de 190 personas presas políticas.

Agradecemos profundamente todas las muestras de apoyo y solidaridad que hemos recibido en estos momentos de tanto sufrimiento e incertidumbre. Finalmente, queremos reiterar que nuestros familiares se mantienen firmes y dignos, seguros que no cometieron ningún delito y que su lucha es por la democracia, la justicia y la libertad en Nicaragua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *