Plataforma del pueblo en lucha y del Chavismo critico

Por: Plataforma del Pueblo en Lucha y del Chavismo Crítico

Exigimos la inmediata suspensión de la OLP

La Plataforma del Pueblo en Lucha y del Chavismo Crítico rechaza contundentemente el brutal asesinato de 12 jóvenes trabajadores en Barlovento, a manos de efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

El 15 de octubre un grupo de trabajadores y jóvenes, fueron detenidos por funcionarios militares en el marco de la Operación de Liberación y Protección del Pueblo (OLP), en un operativo realizado en el sector La Peica en el municipio Acevedo (Caucagua).

Los familiares de los detenidos y luego desaparecidos, acudieron ante el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo, haciendo las denuncias respectivas. Posteriormente 8 de los jóvenes fueron liberados. Sus familiares informaron que fueron torturados y obligados a firmar documentos contra su voluntad.

Después de más de un mes de su desaparición, los cuerpos de Eliecer Ramírez, Anthony Vargas, Antonio Aladejo, Luis Sanz, Denny Acevedo, Oscar Rodríguez, Yorman Mejias, Freddy Hernández, Víctor Manuel Martínez, Jairo Rivas, Kendri González y Carlos Marchena Silva, fueron encontrados en fosas comunes.

A su vez, el Ministerio Público informó que imputará penalmente a 11 militares por su presunta responsabilidad en la muerte de estas 12 personas, los funcionarios son: el ex Teniente coronel José Ángel Rojas, los sargentos primero Orlando Maceli Barrios, Rafael Ruiz, Luis Ramón Figuera, Francisco Rivas Salazar, Romi Antón Antón, el sargento mayor de tercera Miguel Francisco Rodríguez y el mayor Luis Eduardo Romero; además de los cabos segundo Arquímedes José Aguey y Luis Eduardo Machado; y el cabo primero Fabián de Jesús Rangel.

Ahora acaba de aparecer muerto otro joven de 16 años, sumándose a los 12 previamente localizados. Familiares dicen que es posible que hayan más desaparecidos. Por otra parte, el Defensor del Pueblo aseguró recientemente que ninguna de las personas muertas tenía antecedentes penales, y ni siquiera se conocían entre ellos.

El gobierno quiere presentar los asesinatos como hechos aislados. En realidad, este es el método que permanentemente utilizan los organismos de seguridad del Estado. “Disparar primero, y averiguar después”, como decía Rómulo Betancourt, el mismo mecanismo utilizado en el pasado puntofijista, y que se hizo tristemente célebre con los llamados Plan Unión, Operación Volante, y otras razzias represivas.

Ya se han producido otras masacres similares, como la ocurrida el 11 de noviembre en Cariaco, donde efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana, asesinaron a 9 personas e hirieron a otras 3. O los cientos de personas muertas por la OLP en supuestos enfrentamientos, donde no hay ni siquiera un efectivo policial o militar herido.

La OLP es un operativo de represión indiscriminada, mediante el cual se ha institucionalizado la pena de muerte. Organismos de derechos humanos, así como familiares de víctimas, han denunciado ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias, desalojos forzosos, y otras violaciones a los derechos humanos, lo cual es avalado por los medios de comunicación del Estado y algunos privados.

Los delitos, en vez de ser tratados de forma arbitraria y extra-judicial por los cuerpos de seguridad del Estado, deben ser procesados por los órganos competentes de nuestra República y según sus leyes respectivas, por lo que exigimos que se depuren no sólo estos cuerpos sino también los órganos jurisdiccionales, actualmente en manos de funcionarios incompetentes, corruptos y negligentes.

La OLP es un operativo de terror que se ejerce contra los sectores más pobres de la población, trabajadores y jóvenes, con el argumento de la lucha contra la delincuencia, y que tiene como objetivo, intimidar e inhibir la protesta obrera y popular, en un país a punto de ebullición, donde el gobierno aplica un brutal ajuste económico contra el pueblo trabajador, el cual nos está matando de hambre.

La OLP es otra expresión de las continuas restricciones a las libertades democráticas por parte del gobierno. El mismo presidente Maduro dijo recientemente que Erdogan, presidente represivo de Turquía, quedaría como «un niño de pecho», ante lo que él sería capaz de hacer, e incluso,  después del reciente estallido de Cumaná, amenazó con meter preso en la cárcel 26 de julio del estado Guárico a la gente que manifestara, y sin ser juez ni tribunal, amenazó con meterles 20 años de cárcel, lo que evidencia el talante represivo del gobierno, y que además la OLP es parte de una política del conjunto del Estado contra el pueblo trabajador.

La Plataforma del Pueblo en Lucha y del Chavismo crítico exige la destitución del ministro de Interior, Justicia y Paz, Mayor General Néstor Luis Reverol Torres, y de la Defensa, General Vladimir Padrino López, así como la inmediata suspensión de la OLP en todo el país.

¡Igualmente, exhortamos a todas las organizaciones sindicales, organismos comunitarios, de derechos humanos y sectores de izquierda a pronunciarse contundente y valientememente contra estos hechos y a exigir castigo para los responsables de los mismos!

¡No a la OLP!

¡No a la represión brutal contra el pueblo!

Caracas, 2 de diciembre de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *