20 julio, 2024

Empresas básicas. Con la movilización unitaria derrotemos al gobierno

0

Por Partido Socialismo y Libertad (PSL)

Anoche en la guardia de 3 a 11, se paralizó Ferrominera del Orinoco (FMO). A esa misma hora, pararon las trabajadoras y trabajadores de Sidor y Bauxilum. La legitimidad de esta lucha, es por el mal cálculo y los pagos efectuados a los trabajadores, de todas las empresas e instituciones del Estado, a partir del instructivo de la Onapre que impuso un recorte en las tablas salariales, que afecta el cálculo de los bonos y primas establecidos en los contratos colectivos.

Que luego del antecedente de la huelga de brazos caídos en Sidor hace pocos días, es una brutal y flagrante burla por parte del gobierno de Maduro y  la acolita gerencia de CVG, que no se puede dejar pasar, porque es parte del paquete antiobrero aplicado en el marco del memorando 2792.

En Sidor, las trabajadoras y los trabajadores ya cansados de tantas burlas del gobierno y de la CVG, en sus debates reflexionan: “que no se debió levantar el conflicto de brazos caídos, de hace dos semanas”, y por ello sus exigencias son las mismas de aquel momento. No solo es el pago completo e inmediato de la quincena, y de las deudas, es también el pago de todas las primas contractuales, el cumplimiento de todo el contrato y la salida todos los que dirigen estas empresas. Y dicen: “Quien no nos respeta, no merece respeto”. Esta lucha se relaciona con las protestas del sector universitario y demás trabajadoras y trabajadores del Estado, que también rechazan las tablas salariales impuestas por el instructivo de la Onapre.

Las trabajadoras y trabajadores se dirigen a los espacios donde pueden realizar las asambleas. En FMO, se realizaron en las aéreas del ferrocarril, el Bauxilum en el portón y en Sidor fueron asambleas por las aéreas o departamentos. FOM, dio la orden de suspender la flota de transporte y evitar el traslado de las trabajadoras y trabajadores que ingresaban hoy. Sin embargo, las trabajadoras y trabajadores asumieron al llamado de paro de brazos caídos y fueron a la empresa, con un sentido unitario que reivindicamos.

El malestar es mayor, cuando en los cálculos de un trabajador por ejemplo de FMO: “……el espera le cancelen 2500Bs y le llega a su cuenta sin soporte un depósito de solo 500 Bs”. Sin embargo para muchos este compañero resulto “favorecido”, ya que hay otros que el reporte en su cuenta solo llega a 350 Bs. Esto significa 400 y hasta 1000 Bs menos que en la quincena anterior y aumentando las angustias, el hambre y desespero para la familia de este ferrominero. Y esta es casi la misma situación en las trabajadoras y trabajadores de todas las empresas. Las trabajadoras y trabajadores que han entregado toda su juventud a estas empresas, hoy se sienten defraudados y hasta estafados por esta gerencia. Y no solo es la gerencia. Su malestar apunta al gobernador, al presidente de CVG y de cada empresa y sobre todo a al burocracia entreguista de cada sindicato, firmantes todos hasta el gobernador del memorándum 2792.

El conflicto pica y se extiende al resto de las empresas y debe significar la incorporación de los desincorporados. Más aun cuando desde la CVG y en las altas esferas gerenciales se discute enfrentar a las trabajadoras y trabajadores con un plan de contingencia. Es decir, al mejor estilo de las bandas armadas de AD, llevar esquiroles a los portones y al interior de cada empresa.

Las trabajadoras y trabajadores hacen llamados a los desactivados y a sus familiares para que acudan en apoyo a esta huelga de brazos caídos que significa el futuro de todos. Peor a la vez las trabajadoras y trabajadores deben enfrentar ahora con más organización e incorporando y coordinando con los desactivados en los portones, enfrentando rotundamente las aspiraciones de la gerencia y el gobierno. Debemos hacer correr a los saboteadores.  ¿Cómo? Organizados en cuadrillas. Todos contra los esquiroles, no permitirles el paso a las empresas y aéreas.  Grabarlos, fotografiarlos  y que en las empresas y en sus barrios los conozcan

Ya ha quedado demostrado, que la palabra del gobierno, de los gerentes de la CVG y de la burocracia sindical de la Cbst no vale nada, que hacen falsas promesas mientras se reúnen y comprometen con funcionarios de Biden y dirigentes de sectores empresariales tradicionales como Fedecámaras para ofrecer fuerza de trabajo barata y privatizar las empresas del Estado. Ellos solo defienden sus intereses de clase, sus intereses burgueses.  Las trabajadoras y trabajadores unidos, debemos conquistar un salario igual a la canasta básica, las primas, los contratos y la lucha y dignidad de las organizaciones sindicales, tan denigradas hoy.  Es decir, las trabajadoras y trabajadores debemos defender nuestros intereses de clase, con independencia política y autonomía organizativa, con un sentido unitario. No podemos confiar en la burocracia sindical de la Cbst del gobierno ni la vieja burocracia sindical subordinada a los partidos de la oposición patronal. En ninguno. Debemos solo confiar en la democracia de las asambleas, en la votación unitaria, en la movilización de las trabajadoras y trabajadores, enfrentando a los esquiroles.

Estas acciones de lucha deben llamarnos a coordinar con todas las empresas, la acción unitaria de los desincorporados. Debemos crear la unidad entre todos en cada departamento, pero además en cada empresa y en la ciudad. Eso lo podemos lograr si salen a las calles los desincorporados. No confiamos en las listas de la CVG. Ya las trabajadoras y trabajadores están censados, porque forman parte de las nóminas. Salgamos a defender y recuperar nuestros puestos de trabajo.

Estás luchas por las condiciones salariales y laborales, deben estar unida a la pelea por un plan obrero y popular alternativo al paquetazo del gobierno, que le de respuesta a la brutal crisis que vivimos las trabajadoras y trabajadores y nuestras familias; con medidas como recuperación de los recursos robados por los corruptos, estatización de toda la industria petrolera, impuestos especiales al capital transnacional y local y eliminación del gasto represivo y suntuario.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *