Para la reflexión. El sueldo digno del docente fue la gota que derramó el vaso de agua, colega

Por Marilyn Díaz*

Respeto la posición de cada uno, entiendo que unos defienden este gobierno, tienen sus razones. También entiendo los que de alguna manera no lo defendemos y tenemos nuestras razones. Pero más allá de esas diferencias los invito a sacar sus propias conclusiones.

El proceso educativo en Venezuela, cada día se deteriora de manera abismal, en cada centro educativo los docentes lo palpan, eso es así y muchos admiten que es un problema no atendido por el gobierno. Ejemplos sobran, veamos el más emblemático. Los grupos estables. ¿Qué son? ¿Para qué sirven? Desde su implementación fue todo un caos. No hubo cursos de formación y discusión para su implementación. Los profesores no contábamos con un material que orientara el debate formativo, se careció de un personal guía para su implementación. Se arrancó de manera improvisada, desorientada. Hoy se mantiene casi que el mismo desorden y deficiencia. Los grupos estables son una estafa, un engaño que contribuye a la malformación de nuestros chamos.

Materias tan importantes en el proceso formativo perdieron sus diseños para ayudar a pasar a los estudiantes sin ningún tipo de aprendizaje ni mucho menos conocimiento. Materias como biología, inglés, física, (en muchas instituciones esas materias sufrieron de la improvisación) entre otras fueron maltratadas y en la mayoría de los casos no se dieron los contenidos, los alumnos fueron promovidos a los años siguientes de manera irresponsable. No es posible aceptar la fulana “batalla contra la repitencia” que promueven desde el ministerio Aristóbulo y el gobierno. Los mismos estudiantes lo dicen: “profe, el nunca vino pero al final pasó, yo que cumplí estoy con él en el mismo año, no es justo»

La colección Bicentenaria solo ha servido para que un grupo de holgazanes se haga rico a costa de un material inservible. Las deficiencias de ese material se ven a simple vista. Deficiencias didácticas, información incompleta, falseadas, contenidos esencialmente ideológicos, marcada orientación partidista, supresión de la historia, reducción sustancial de las ciencias como las matemáticas, la física y la biología. Los estudiantes que hoy están en esos grados nos cuentan sus experiencias.

Los estudiantes nos buscan por la confianza que nos hemos ganado y te cuentan, «profe, no hay que comer en casa” pero el programa de alimentación tampoco funciona y no se cuenta con los alimentos necesarios, los supuestos desayunos y almuerzos son una farsa.

Nos causa profunda decepción, rabia, mucho malestar ver a los niños en la cancha con los zapatos desechos, con huecos por debajo porque sus posibilidades económicas son escasas, muy mínimas.

Nos da coraje saber que nuestros colegas, cuando asumen como directores dejan de ser autónomos y sólo cumplen las orientaciones emanadas del Ministerio de Educación o del distrito escolar, sabiendo que no es adecuado, que debe anteponer su libre albedrío junto a las decisiones de sus consejos de profesores.

Nos causa tristeza cuando a los directivos se les olvida su condición de trabajador, que también fue docente y aún así le dice al colega que no proteste, que guarde silencio. Eso es inaceptable y debemos rechazarlo y buscar de confrontarlo con nuestros argumentos !nos estamos muriendo de hambre! !Tenemos salarios de esclavos! !El gobierno aplica un ajuste económico brutal!

Conocemos de reuniones de directores donde ninguno dice nada ni ninguno da un paso al frente para darle un alto y decir: “no es correcto lo que está pasando en la educación”. El gobierno está destruyendo el sistema educativo venezolano y nosotros no podemos ser responsables de este desastre. Es triste que el silencio se apodere de ellos y callen para mantenerse en el cargo.

Es un secreto a voces que las instituciones educativas del país no cuentan con las dotaciones de los laboratorios de física, química, biología. Desaparecieron los laboratorios de ciencias de la tierra o peor aún, fueron eliminadas del diseño curricular materias como: dibujo, comercio, electricidad. Recuerdan «Educación para el trabajo». Ah! También, Educación para la Salud.

Existen, como dije líneas arriba, los grupos estables que se evalúan con un literal, pero que al final desde su aplicación hasta la actualidad sus resultados han sido nulos. El fulano programa manos a la siembra es implementado a trocha y mocha en las escuelas que no cuentan con las condiciones, para el cultivo y en muchas de ellas no se cuenta con agua para beber, mucho menos para sembrar. No existen los materiales para su desarrollo. No hay espacios aptos y sin embargo se empeñan en desarrollarlos solo para decir que se está implementando.

Los famosos juegos inter-cursos que en otrora eran un deleite y disfrute de toda la comunidad educativa, hoy son la mayor estafa, estamos cansados de denunciar esta mayúscula mentira. ¿Con qué pelotas? ¿con qué materiales deportivos? Tenemos años sin dotaciones de nada.

En otros tiempos los docentes de educación física nos dábamos el lujo de comprar diversos implementos e insumos deportivos pero, ya eso es imposible. No seguiremos, aun queriendo mantener al sistema.

Nuestras instituciones cada día se deterioran más y más, se mantienen gracias al personal que hace vida en ellas y de representantes que en medio de la crisis colaboran.

Entonces colega, señor representante, el sueldo digno fue la gota que derramó el vaso, tenemos años denunciando lo que pasa pero se hacen los locos, llegó el momento de salir a defender la educación en la calle, ella está en riesgo junto al futuro de la generación de relevo. Ella está en peligro, olvida tu ideología política y juntos luchemos por salvar la educación. Por salario igual a la canasta básica. Contra la política hambreadora del gobierno

*Magister y profesora de educación física

1 pensamiento sobre “Para la reflexión. El sueldo digno del docente fue la gota que derramó el vaso de agua, colega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *