17 julio, 2024

Cumaná: «El pueblo tiene hambre»

0

Saqueos Cumana

Por: Mariela Alcalá (PSL Cumaná)

Viernes 17 de junio de 2016. El pasado lunes 13 era evidente la situación que se avecinaba. Durante todo ese día el barrio Caigüire de Cumaná cerró sus vías en protesta por la falta de alimentos, que ya desde la semana anterior estaba escaseando a niveles muy preocupantes.

La gente estaba esperando que pasará cualquier cava o camión con comida para saquearlo porque “el pueblo tenía hambre”, así me lo dijo una señora cuando le pregunté el por qué de la tranca en el barrio.

El martes 14, además de Caigüire, amanecieron trancadas otras comunidades como Boca de Sabana, La Panamericana, Cascajal, La Llanada, Fe y Alegría, todas por la misma razón: la protesta por la comida-

Entre las 10 y 11 de la mañana de ese día comenzaron los disturbios y saqueos en el centro de la ciudad y en otros sitios donde habían comercios, principalmente panaderías y automercados, también saquearon ferreterías, tiendas de ropa, calzados, electrodomésticos y camiones con comida en la vía de La Llanada (cercana a la autopista).

La gente intentó saquear algunos mercales pero sólo lograron entrar a los más pequeños, los principales fueron custodiados por la Guardia Nacional.

Fueron detenidas más 600 personas y extraoficialmente hubo 3 muertos.

La escasez de comida se unió a la espera de las bolsas de los Clap, que no llegaron a la mayoría de las comunidades, y las pocas que llegaron las vendieron a Bs. 1.050, las cuales apenas contenían 2 harinas Pan, 1 crema dental y un paquete de toallas sanitarias. Algunas contenían un kilo de leche pero sólo las entregaban en las casas con niños menores de 5 años.

Los saqueos se extendieron hasta las 4 ó 5 de la tarde del martes, hasta que la GN mediante la represión logró controlar la situación. Ningún medio de comunicación local o nacional informaba sobre la situación.

Sólo fue a las 6 p.m. del martes que el gobernador del estado Sucre, Luis Acuña y el alcalde del municipio Sucre, David Velásquez, dieron una rueda de prensa, sólo para atribuir la responsabilidad de los hechos a la “derecha opositora”, a la delincuencia, y catalogando las acciones como vandalismo, y llamando a la población a no caer en provocaciones.

Además el gobernador manifestó su gran preocupación y solidaridad con los comerciantes afectados al punto de acordar una reunión para el miércoles con ellos para otorgarles créditos. Pero no dijo nada de la comida.

Informó de la suspensión de clases y de los cortes eléctricos por 72 horas, y el pago de la quincena con cancelación de algunos aumentos pendientes a los empleados estadales.

Al día siguiente de las protestas y saqueos, la ciudad se encontraba patrullada por el Conas, la policía estadal y el Sebin. La GN custodiando mercales y pdvales.
Todos los comercios cerrados y poco transporte. No hay comida ni dónde comprarla, y la situación sigue empeorando.

A estas alturas no hay un plan de emergencia para proveer al pueblo cumanés de comida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *