Los docentes muestran el camino para la lucha de todos los trabajadores y trabajadoras

0

Por Partido Socialismo y Libertad

El pasado lunes 5 de octubre se llevó a cabo una gran jornada nacional de protesta de maestras y maestros. La misma se produjo en el marco del Día Mundial del Docente, y precisamente el día en que correspondía la reincorporación a clases semipresenciales a nivel de educación media.

En todo los Estados se realizaron concentraciones y marchas. No sólo en las capitales estadales, incluso en ciudades y pueblos más pequeños, también las maestras y maestros salieron a las calles, cansados de la miseria a la que han estado sometidos por el gobierno, quien los condena a salarios de hambre y con reiterados incumplimientos del contrato colectivo que se venció el pasado mes de abril.

Hubo marchas masivas en algunos lugares como Cumaná, ciudad en la que se concentraron en la plaza del Estudiante. En El Tocuyo, estado Lara, también se llevó a cabo una movilización muy grande, lo mismo en Maracay. En Maturín se produjo una marcha gigantesca que surcó el centro de la ciudad. En Los Teques la marcha fue masiva, se concentraron en El Cabotaje y marcharon por el centro de la capital mirandina. En Caracas hubo dos concentraciones una en la plaza Caracas y otra en la plaza Morelos. A estas concentraciones y marchas se sumaron trabajadores de otros sectores, profesionales de distintas disciplinas, así como padres y representantes. Es de destacar que profesores de distintas universidades públicas expresaron su simpatía con la protesta de los docentes, esgrimiendo que el ataque del gobierno es contra todo el sector educativo.

Es importante destacar que todas las manifestaciones de protesta tuvieron un carácter profundamente autónomo. Fueron actividades muy genuinas, convocadas por las organizaciones sindicales, independientes de cualquier variante política patronal. Aunque como de costumbre, algunos dirigentes de la oposición imperialista, como fue el caso de Guaidó y María Corina Machado, trataron de pescar en río revuelto convocando a las movilizaciones. Mientras que Antonio Ledezma, mostrando que no tiene nada que ver con las necesidades de los docentes, dijo a través de las redes que era ilusorio luchar por beneficios salariales, y que lo urgente y prioritario es sacar a Maduro.

En los hechos se produjo una paralización casi total del sector. Un paro no decretado por las federaciones del magisterio, impuesto por los docentes que se niegan a reincorporarse hasta tanto no se incrementen los salarios, y tengan las condiciones tecnológicas y de conectividad adecuadas para desarrollar el hecho educativo de manera virtual. Los docentes venezolanos son la vanguardia de la lucha del conjunto de los trabajadores y trabajadoras del país por salario igual a la canasta básica y por todas nuestras reivindicaciones.

En todo el país la protesta fue, además de combativa, muy unitaria. No obstante, en Caracas hubo dos concentraciones distintas. Lamentablemente las direcciones sindicales ligadas a la CTV y a la UNT, y otras centrales, en lugar de convocar a la concentración de la plaza Caracas, donde se encontraba una importante representación del magisterio capitalino, prefirieron convocar a la plaza Morelos, lo cual fue un factor que impidió que la manifestación de Caracas tuviera la masividad que sí tuvieron las convocatorias del interior del país.

El gobierno y sus cuerpos de seguridad estuvieron presentes en todas las movilizaciones que se llevaron a cabo ayer, pero fue tan grande y combativa la movilización de los educadores que no se atrevieron a reprimir. En Caracas, sin embargo, hostigaron con colectivos y funcionarios gubernamentales las concentraciones de plaza Caracas y plaza Morelos, aunque sin lograr amedrentar a los docentes. Es evidente que el gobierno tiene un mayor control en la capital, y hace grandes esfuerzos por evitar que cualquier acción de masas se le salga de las manos, a sabiendas del potencial explosivo de la capital.

De la jornada de ayer quedó claro que las condiciones para convocar a un gran paro nacional de docentes están dadas. La decisión de lucha de los maestros y maestras quedó en evidencia. Hasta ahora el gran obstáculo para imponer una medida de fuerza nacional como la huelga, ha sido la dirigencia de las federaciones del magisterio, ligadas a la oposición patronal.

Es necesario darle continuidad a esa energía que el lunes los maestros y maestras expresaron en las calles del país. En ese sentido desde C-cura, corriente sindical del Partido Socialismo y Libertad, planteamos que las federaciones sindicales deben convocar a asambleas virtuales o presenciales, tomando las medidas de bioseguridad del caso, para evaluar la acción de ayer, y discutir la inmediata convocatoria a un paro nacional y un plan de lucha acordado democráticamente con los docentes.

La lucha de los docentes venezolanos puede ser la chispa que encienda la protesta de todas las trabajadoras y trabajadores contra el gobierno y su paquetazo de ajuste, que derroote la ley Antibloqueo con la cual se pretende entregar el país a los capitales privados y transnacionales.

El desarrollo del conflicto docente puede impulsar la lucha de toda la clase trabajadora, empalmando con las comunidades que luchan por servicios para lograr un Plan de Emergencia Económico y Social que contemple la creación de un Fondo Social para enfrentar las dos pandemias, la del hambre y el coronavirus. Imponiendo un impuesto especial a los empresarios, banqueros y transnacionales, el no pago de la deuda externa, la confiscación de bienes de los corruptos, que el petróleo sea 100% venezolano sin empresas mixtas ni transnacionales, y con todos esos recursos instrumentar un plan masivo de importación de alimentos y medicinas e insumos para dotar a los hospitales, que el salario se iguale a la canasta básica y se establezca una renta de cuarentena para todos los trabajadores y trabajadoras informales.

Caracas, 6 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *