La ola de conflictos laborales en EE.UU. podría llevar a decenas de miles de personas a la huelga en pocas semanas

0

Por Prensa UIT-CI

Desde la sanidad hasta Hollywood, los trabajadores exigen mayores salarios, luchan contra los recortes y buscan mejores condiciones de seguridad.

Decenas de miles de trabajadores de todo Estados Unidos podrían ir a la huelga en las próximas semanas, en lo que sería la mayor oleada de conflictos laborales desde una serie de huelgas de profesores en 2018 y 2019, que obtuvieron importantes victorias y dieron un importante impulso al movimiento obrero estadounidense.

Los disturbios abarcan una enorme gama de sectores, desde la sanidad hasta Hollywood y el mundo académico, y se centran en gran medida en el aumento de los salarios, la lucha contra los recortes y la mejora de las condiciones de trabajo y seguridad, especialmente a la luz de Covid-19.

También se desarrolla en el contexto de una economía que se recupera de la tórrida experiencia de paralización económica generalizada durante la pandemia de coronavirus, pero que sigue marcada por una profunda desigualdad.

Sin embargo, también se considera que la pandemia puede suponer una inyección de fuerza para los sindicatos estadounidenses, al aumentar su poder de negociación en medio de un aumento de las campañas sindicales y de la escasez de mano de obra en algunos sectores.

Alrededor de 24.000 enfermeras y otros trabajadores sanitarios de Kaiser Permanent en California, representados por la United Nurses Associations of California/Union of Health Care Professionals, votaron una huelga autorizada del 1 al 10 de octubre. El sindicato está en desacuerdo con el aumento salarial del 1% para los trabajadores de Kaiser Permanent, los recortes salariales para el nuevo personal y los recortes de beneficios en la propuesta más reciente de la empresa.

«Tenemos gente agotada, que se queja de problemas de salud mental y de trastorno de estrés postraumático. Como sindicato, nos encontramos en una situación en la que nos preocupa el futuro de la enfermería, [y] cómo contratar y retener a las enfermeras y otros profesionales sanitarios», dijo Denise Duncan, presidenta de UNAC/UHCP y enfermera titulada.

Unos 700 ingenieros de edificios de Kaiser Permanent en el área de San Francisco ya están en huelga.

Otros 3.400 trabajadores sanitarios de Oregón y 7.400 trabajadores sanitarios de USW en Kaiser Permanent también declararon haber votado la huelga. Otros sindicatos que representan a miles de trabajadores de la empresa con contratos sindicales que expiran están considerando la posibilidad de votar a favor de la huelga.

En una declaración enviada por correo electrónico, la vicepresidenta senior de recursos humanos de Kaiser Permanent, Arlene Peasnall, dijo: «La Asociación de Gestión Laboral de Kaiser Permanent se creó hace 24 años, y tiene un gran historial de servir como marco a través del cual podemos resolver problemas a veces muy difíciles. En lugar de abandonarla, en el espíritu de la asociación pedimos a los líderes sindicales que sigan trabajando de forma constructiva para llegar a un acuerdo, en lugar de pedir a las enfermeras y otros empleados que se alejen de los pacientes que los necesitan durante esta pandemia.»

Tras cuatro meses de negociaciones con la Alliance of Motion Picture and Television Producers (AMPTP-Productores), la International Alliance of Theatrical Stage Employees (IATSE) anunció una huelga aprobada por 60.000 trabajadores de la industria del cine y la televisión en Estados Unidos. Si el sindicato sigue adelante con la huelga, sería la primera entre los trabajadores de producción de Hollywood desde la segunda guerra mundial.

Los trabajadores de Hollywood han denunciado largas jornadas de trabajo y horarios inadecuados que han empeorado durante la pandemia. Los salarios de muchos trabajadores se han mantenido bajos, apenas por encima del salario mínimo en el área de Los Ángeles, mientras que los servicios de streaming y las series de televisión más cortas también han reducido los salarios.

«No tendrían mucho que filmar si no estuviéramos aquí construyendo todo para ellos», dijo Joe Martínez, miembro del IATSE Seccional 44 y técnico de efectos especiales. «Tienen que empezar a verlo desde la perspectiva de lo que pasaría si no estuviéramos allí. Y entonces cambia toda la dinámica, porque no hay manera de que tengan un producto central si no estuviéramos allí».

La votación comienza el 1 de octubre, y se requiere que el 75% de los delegados de cada sindicato local voten a favor de la declaración de huelga. La AMPTP argumentó que IATSE dejó un «paquete generoso y completo» sobre la mesa de negociación para la votación a favor de la declaración de huelga.

Otros grandes grupos de trabajadores han votado a favor de realizar huelgas en todo Estados Unidos mientras continúan las negociaciones de nuevos contratos sindicales, como los 2.000 trabajadores de Frontier Communications en California, los trabajadores del transporte público en Beaumont (Texas) y Akron (Ohio), unos 450 empleados de obras públicas en Minneapolis (Minnesota), los trabajadores de comedores de la Universidad Northwestern y cientos de trabajadores de residencias colectivas en Connecticut.

Los trabajadores graduados de Harvard y la Universidad de Columbia están por aprobar la huelga y los trabajadores graduados de la Universidad del Estado de Illinois han autorizado al equipo negociador a llamar a la huelga.

Unos 1.100 mineros del carbón en Alabama están en huelga desde hace seis meses y 2.000 carpinteros en Washington están en huelga desde el 16 de septiembre.

El 12 de septiembre, 10.100 trabajadores de producción y almacén de John Deere en Iowa, Illinois y Kansas, representados por nueve seccionales de United Auto Workers, votaron en un 99% a favor de una huelga si no se consigue un nuevo contrato sindical de seis años mediante negociaciones con la empresa.

Tras la votación de la huelga, algunos miembros del sindicato realizaron una protesta frente a la sede de John Deere en Moline, Illinois, por la primera oferta de contrato de la empresa.

Según los trabajadores presentes en las reuniones de autorización de la huelga, la primera oferta de contrato de John Deere incluía aumentos en los costes de la asistencia sanitaria, incluidas las pensiones y las deducciones, el fin del compromiso de no cerrar la planta en el acuerdo del contrato sindical, y la reducción de la posibilidad de hacer horas extras después de ocho horas al día a sólo después de superar las 40 horas en una semana. El actual contrato sindical expira el 1 de octubre.

«La oferta inicial es realmente una bofetada en la cara», dijo Chris Larsen, miembro del sindicato UAW Local 74 de Ottumwa, Iowa, que ha trabajado en John Deere durante 19 años. «Hay mucha gente insatisfecha».

John Deere ha reportado ganancias récord en 2021, rompiendo su récord de ganancias anuales en los primeros nueve meses de este año con nuevos récords de ganancias establecidos cada trimestre en 2021 hasta ahora. El 2 de agosto, la empresa comunicó unos ingresos netos de 4.700 millones de dólares, en comparación con su anterior año de beneficios récord en 2013, en el que los ingresos netos anuales fueron de 3.500 millones de dólares.

Un portavoz de John Deere no quiso hacer comentarios sobre la oferta inicial.

Por otra parte, 2.500 enfermeras y otro personal hospitalario representado por Communications Workers of America están luchando por un nuevo contrato sindical con Catholic Health en tres hospitales de la zona de Buffalo (Nueva York). En el hospital Mercy de Catholic Health, 2.000 trabajadores votaron en un 97% a favor de autorizar una huelga que se iniciará el 1 de octubre, cuando expire su contrato actual.

Tina Knop, enfermera del hospital Mercy, argumentó que los índices de inseguridad del personal, la falta de auxiliares y la escasez de suministros han empeorado las condiciones de trabajo a lo largo de la pandemia, y han dificultado la atención adecuada a los pacientes.

«Estamos luchando por una mejor contratación de personal y para que Catholic Health se esfuerce por contratar personal en sus instalaciones», dijo Knop. «No nos están proporcionando apoyo, ni emocional ni físico, y lo único que quieren hacer es recortarnos el sueldo, quitarnos las jubilaciones y cobrarnos más por nuestro seguro médico».

Cheryl Darling, asistente de urgencias en el hospital Mercy, dio recientemente positivo en la prueba de Covid-19, aunque está vacunada, pero solo se enteró por una prueba rápida que se hizo antes de visitar a su madre en una residencia de ancianos local. Describió las caóticas condiciones de trabajo en el hospital debido a la escasez de personal, desde las mucamas hasta las enfermeras, lo que hace que los trabajadores se esfuercen por mantener el flujo de trabajo.

«Tengo miedo de ir a trabajar, porque no sé cómo va a ser mi día», dijo Darling. «Me acuesto la noche anterior al trabajo y soy un manojo de nervios, porque no sé dónde me van a poner o cuáles van a ser mis condiciones de trabajo».

En un comunicado, el presidente de Catholic Health, Eddie Bratko, dijo: «Quiero asegurar a nuestra comunidad que nuestra máxima prioridad es el bienestar y la seguridad de nuestros pacientes, y nuestro hospital permanecerá abierto y operativo durante la huelga para seguir proporcionando una atención segura y de alta calidad».

Publicado originalmente en: https://www.theguardian.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *