Efectos duraderos del recorte eléctrico en el sector aluminio

El apagón que sufrió el parque industrial de Guayana en 2009 a causa de la emergencia eléctrica, ha prolongado la crisis de algunas empresas (Alcasa) y agravó los problemas en otras (Venalum, Bauxilum, Carbonorca). Los resultados operativos de 2011 dan cuenta de la delicada situación.

El apagón que sufrió el parque industrial de Guayana en 2009 a causa de la emergencia eléctrica, ha prolongado la crisis de algunas empresas (Alcasa) y agravó los problemas en otras (Venalum, Bauxilum, Carbonorca). Los resultados operativos de 2011 dan cuenta de la delicada situación.

Las empresas de la industria del aluminio no salen de la mala racha que dejó el racionamiento eléctrico aplicado en diciembre de 2009 y prolongado hasta mediados de 2010 por decisión del Ejecutivo nacional, que se vio en aprietos ante el déficit de energía.

En promedio, las fábricas presentan índices operativos por debajo de lo producido en 2009 y 2010, a excepción de CVG Venalum que logró cerrar el 2011 con un 0.96 por ciento más que en el año anterior.

El 22 de diciembre de 2009, cuando el entonces ministro de Industrias Básicas y Minería, Rodolfo Sanz, anunció del cierre de las líneas I y II de Alcasa, la desincorporación de 400 celdas en Venalum y el apagado de hornos en Sidor, aseguró que las empresas serían apoyadas en su recuperación.

“Vamos a concentrarnos en el mantenimiento a fondo de los hornos que paralicemos, la adecuación de todos los espacios, eso va a requerir una inversión de $ 200 millones. En el caso de Alcasa vamos a inyectar, además de lo aprobado, unos $ 150 millones para la repotenciación del laminador”, dijo Sanz acompañado de dirigentes sindicales del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que respaldaron sin chistar la medida.

Pero los recursos nunca llegaron. La abrupta interrupción del cordón productivo dejó hondos huecos en las finanzas de las reductoras.

Pese a las promesas, al cierre de 2011 los números reflejan un mal año para la industria.

La excepción

Aunque cerró con menos celdas, Venalum produjo 2 mil 493 toneladas de aluminio neto más que en el 2010.

La otrora empresa líder del sector tiene 34 celdas operativas más que para mayo de 2010 cuando la estatal experimentó su punto más bajo con sólo 498 celdas activas de las 905 de su capacidad.

Venalum sólo ha podido recuperarse en un 6 por ciento con respecto a ese mes de 2010, pero presenta un retroceso de 9 celdas menos con respecto a diciembre de ese mismo año según el reporte de producción comparativo mensual.

La reductora sigue funcionando a un 60.63 por ciento de su capacidad instalada y refleja una caída de 38.52 por ciento con respecto a 2009; fecha en la que la empresa vivió su último año cercano al récord de producción.

Bauxilum estancada

La que tampoco logró superar la meta planificada fue Bauxilum, tanto la procesadora de bauxita en Los Pijiguaos como la refinadora en Matanzas. La estatal produjo 0.85 por ciento menos que en el 2010 y 1.1 por ciento menos, respectivamente.

De acuerdo con las cifras del informe Beneficios esperados de la venta de alúmina a futuro, emisión de un nuevo anticipo y la reestructuración y unificación de los contratos a Glencore A.G., CJB-001/2005, CJB-001/2008 y CJB-GC-001/2010, la proyección para 2011 era producir 1 millón 390 mil 880 toneladas de alúmina y 3 millones 248 mil 373 toneladas de bauxita al cerrar el año.

A pesar de que el racionamiento eléctrico no se aplicó directamente en Bauxilum, otros factores han incidido desde 2007 en la caída de la producción.

La ausencia de repuestos, equipos y maquinarias, así como el bajo nivel de ejecución de los mantenimientos programados han hecho el trabajo cada vez más engorroso en los Pijiguaos y en Matanzas.

Recientemente el secretario de trabajo y reclamo de Sutralúmina, Eleazar Rojas, señaló como unos factores de disminución de la producción la alta politización de la empresa y el abandono de la tecnificación en la estatal.

Bauxilum tiene una capacidad de diseño de 6 millones de toneladas anuales de bauxita y 2 millones de toneladas métricas anuales de alúmina. La empresa estuvo cerca de romper su récord de producción en el 2005, para luego iniciar una sostenida tendencia en picada.

Para el porvenir

La gerencia de la procesadora de alúmina confía en recuperar la capacidad productiva en el 2014. Los contratos de entrega de mineral a futuro a cambio de recursos económicos con la transnacional Glencore busca cumplir tal propósito.

El acuerdo se firmó en agosto de 2011 sobre la base de un préstamo de US$ 120 millones, con un cronograma de desembolso de 18 meses.

La estatal logró un anticipo de US$ 40 millones, contra 1 millón 400 mil toneladas de alúmina a ser entregada a partir del año 2014 a la controvertida transnacional.

Parte de los acuerdos fue la unificación de los contratos con un descuento único de 84 dólares por tonelada y otro dos desembolsos de US$ 20 millones cada uno, previa revisión del cumplimiento del plan de entrega.

Pese a los resultados, CVG Bauxilum tiene previsto que el 2012 sea un año de crecimiento con el aumento de su capacidad instalada a 3 millones de toneladas anuales con la ejecución de recursos del Fondo Chino Venezolano.

Pocas expectativas

Esos mismos deseos son compartidos por la gerencia de CVG Alcasa, muy a pesar de la realidad operativa de 2011.

La más antigua del sector produjo 69 mil 300 toneladas de aluminio, 43 por ciento menos que hace 10 años cuando también operó sólo con las líneas 3 y 4 y el presidente Chávez tenía dos años en el poder.

La reductora produjo al 38.5 por ciento de su capacidad instalada con las 396 celdas que debería tener en operaciones y 9.9 puntos que en el 2010. Actualmente apenas mantiene activas un promedio de 160 celdas, 90 menos que las productivas en esas líneas para diciembre de 2009 según los informes operativos y el reconocimiento del presidente Elio Sayago.

Futuro incierto

Como una consecuencia de todo lo expuesto, CVG Carbonorca ha reducido su operatividad, debido a su dependencia de CVG Alcasa. La desincorporación de celdas en la pionera ha ido íntimamente ligada a la producción de ánodos de carbón.

Aunque aún no hay cifras oficiales, dirigentes de Sutracarbonorca estiman que el 2011 cerró con aproximadamente 68 mil toneladas, menos del 50 por ciento de su diseño.

Para este 2012 toda clase de expectativas se han dibujado. Desde la reingeniería planteada por el saliente ministro José Khan como por la fusión de ministerios, los planes de inversión prometidos a través del Fondo Chino Venezolano y el olvidado Plan Guayana Socialista. ¿Se concretarán?

0.96% más que el 2010 produjo CVG Venalum

90 celdas menos que en diciembre de 2009 tiene Alcasa

1 millón 400 mil entregará Bauxilum a Glencore por un anticipo de US$ 40 millones y dos de US$ 20 millones cada uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *