El aumento de la gasolina y los negocios de la PDVSA bolivariana

A propósito del inminente aumento de la gasolina, medios públicos y privados han promovido una matriz de opinión favorable al incremento.

A propósito del inminente aumento de la gasolina, medios públicos y privados han promovido una matriz de opinión favorable al incremento. Una opinión creciente en diversos sectores apunta a señalar que los venezolanos somos una especie de vividores que estamos arruinando a PDVSA, condenándola a pagar 12.592 millones de $ en subsidio al año.

El gobierno insiste en utilizar argumentos muy parecidos a los usados para justificar la devaluación de la moneda en febrero de este año, y a los argumentos empleados para justificar el pago del IVA, en una década donde, paradójicamente, han ingresado más de 950.000 millones de $ al país, solo por concepto de renta petrolera.

Mientras, la MUD reitera los torpes, maniqueos y vacíos argumentos de siempre. Se limita a decir que el aumento de la gasolina servirá para financiar el castrocomunismo internacional, que vendrá a comerse a cada uno de los niños venezolanos. Como siempre, esquivan los asuntos de fondo presentes en la crisis económica y en la conducción del actual gobierno, simplemente porque sus intereses están alineados con los intereses encarnados por la boliburguesía.

Pero si en medio de esta ofensiva mediática concertada por ambos polos de la hegemonía comunicacional, usted amigo lector llegara a consentir un posible aumento del precio del combustible, y si por algún momento llegara a sentirse culpable por «desangrar» a PDVSA y someterla a semejante gasto, sería bueno mencionar algunas de las cosas, que ni los medios privados, ni el gobierno y ni la MUD dicen.

En marzo de 2013, en pleno funeral del fallecido presidente Chávez, el señor Igor Sechin, presidente de la empresa rusa Rosneft, vino a Venezuela en representación del Gobierno Ruso y como enviado especial de Vladimir Putin. Luego de dar el pésame oficial, Sechin a nombre de Rosneft aprovechó la ocasión para ratificar los acuerdos suscritos entre PDVSA y la transnacional, y que la garantizarían a esta última la participación -en calidad de socia- de la empresa mixta creada para explotar los campos de los bloques Carabobo y Junin en la Faja Petrolifera del Orinoco.

Con el acuerdo Rosneft adquirió el 40% de la asociación que representan 16.000 millones de barriles de petróleo a un costo unitario de 10 centavos de dólar por barril, en un campo con reservas estimadas en 40.000 millones de barriles. Como se sabrá, la cesta venezolana se cotiza entre 90 y 110 dólares actualmente.

También en marzo PDVSA y la estadounidense Chevron, firmaron un acuerdo para que la estatal venezolana obtuviera un crédito por 2.000 millones de dólares. Las condiciones del préstamo, impuestas por Chevron, garantizaron la participación de la transnacional en la empresa mixta Petroboscan, en calidad de dueña del 40% de las acciones para producir 115.000 barriles de petróleo al día.

Los consorcios estadounidenses Citigroup y Bloomberg, anunciaron en febrero de este año, que las grandes corporaciones dueñas de bonos de la deuda venezolana, entre las que destacaGoldman Sachs, han tenido rentabilidades acumuladas del 681%, lo que supone un retorno superior al 14,7% anual de ganancia. “Es una gran inversión de elevada rentabilidad para tu cartera”, dijo una representante de OppenheimerFunds, una firma estadounidense inversora en bonos de la deuda venezolana.

«Nuestros intereses y los de Chávez están alineados”, declaró la representante en aquella oportunidad en una nota de prensa publicada por Bloomberg.

La dirigencia bolivariana dice que PDVSA no aguanta más subsidio a la gasolina, pero se llena de orgullo al cancelar la deuda externa a tiempo. El 09 de diciembre de 2013, el Director del BCV Armando León, declaró con beneplácito que Venezuela cerró el año habiendo cancelado a tiempo, 9.400 millones de dólares en amortizaciones de deuda o compromisos internacionales (solo 2012).

Situación similar ocurrió cuando en 2009, PDVSA canceló a la petrolera Exxon Mobil la cantidad de 250,8 millones de dólares de indemnización, por adelantado y en un solo pago. Sin embargo, 9000 ex trabajadores de la antigua empresa mixta entre PDVSA y Exxon, corrieron con la misma suerte, y desde hace 5 años esperan que la cancelación de sus prestaciones sociales.

En fin, antes de «debatir» el aumento de la gasolina y aceptar como ciertos los argumentos manipuladores del gobierno, o hacer eco de las consignas huecas de la MUD, los venezolanos debe exigir que se detengan los millonarios y oscuros negocios del gobierno bolivariano con las transnacionales Rusas, Norteamericanas, Chinas, Españolas e Italianas.

Antes de aceptar cualquier pretensión de cargar más peso a los bolsillos de los trabajadores, preguntémonos ¿por qué aún seguimos cancelando IVA con tan altos ingresos petroleros?, ¿por qué se sigue cancelando la deuda externa y sus intereses puntualmente, mientras miles de trabajadores aguardan años antes de percibir un centavo por sus prestaciones?, ¿por qué se siguen entregando nuestros recursos a las transnacionales a cambio de más deuda, mientras hospitales y escuelas están en la completa ruina?

Detrás de este aumento, vendrá otra nueva devaluación de la moneda, más crisis, escasez e insatisfacción de las demandas sociales, incumplimiento de los compromisos adquiridos con empleados públicos y trabajadores, desconocimiento de las reivindicaciones y los derechos sociales, y un acercamiento más acelerado a prácticas represivas y autoritarias como la doctrina de seguridad nacional, para intentar frenar la creciente conflictividad social.

Siempre hemos señalado que la crisis deben pagarla los corruptos, es hora de hacerlos responsables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *