20 julio, 2024

El camino del movimiento estudiantil revolucionario

0

En la ciudad universitaria de Mérida, en Venezuela, las organizaciones políticas estudiantiles han tenido una presencia significativa en las marchas tanto a favor como en contra de la enmienda constitucional, propuesta que eliminará el límite de dos períodos para el ejercicio de cargos de elección popular, si es aprobada por la votación nacional este 15 de febrero. El discurso predominante ha estado polarizado entre los oponentes y los partidarios del presidente Hugo Chávez, quien planea optar a un tercer período en el cargo e impulsar la construcción del «Socialismo del Siglo XXI» si la enmienda es aprobada. Sin embargo, matices han emergido fuera de la dinámica de la campaña.

En la ciudad universitaria de Mérida, en Venezuela, las organizaciones políticas estudiantiles han tenido una presencia significativa en las marchas tanto a favor como en contra de la enmienda constitucional, propuesta que eliminará el límite de dos períodos para el ejercicio de cargos de elección popular, si es aprobada por la votación nacional este 15 de febrero. El discurso predominante ha estado polarizado entre los oponentes y los partidarios del presidente Hugo Chávez, quien planea optar a un tercer período en el cargo e impulsar la construcción del «Socialismo del Siglo XXI» si la enmienda es aprobada. Sin embargo, matices han emergido fuera de la dinámica de la campaña.

Buscando dar espacio al profundo análisis que proveen estas voces inconformes, Venezuelananalysis.com entrevistó a la dirigente estudiantil y activista Carmen Pulido sobre el estado del activismo estudiantil radical y la enmienda. Pulido regularmente organiza actividades de solidaridad con el movimiento obrero y otros eventos políticos, al igual que una red de estudiantes universitarios anticapitalistas. Estos estudiantes han apoyado decididamente muchas de las iniciativas de la década de gobierno del presidente Chávez. No obstante, los estudiantes retuvieron su autonomía, de manera de poder empujar la «Revolución Bolivariana» liderada por Chávez hacia lo que ven como un camino más justo y revolucionario.

¿Cuál es su organización y con qué sector estudiantil se identifica?

Soy presidenta del Centro de Estudiantes de la Escuela de Medios Audiovisuales y milito en el Colectivo Libre Aquiles Nazoa. Nosotros defendemos la autonomía del movimiento estudiantil, frente a los grupor subordinados a pautas políticas dictadas por los partidos de derecha y la burocracia estatal, cuya práctica no se corresponde con el rol que deberían tener los estudiantes en el proceso político nacional. Para cumplir con ese rol del estudiante en este momento, además de la lucha por sus reivindicaciones inmediatas, es necesario cultivar valores anticapitalistas y de solidaridad de clases con los trabajadores y los movimientos sociales, participando activamente en ellos y brindando el mayor apoyo que podamos desde nuestro trabajo intelectual y académico.

¿Qué opina usted sobre los estudiantes que protestan en contra de la enmienda y los que se han aliado con el gobierno de Chávez?

La Autonomía de las organizaciones políticas estudiantiles es imprescindible para avanzar en la lucha por reivindicaciones dentro de la universidad, y en ese proceso lograr algún cambio de consciencia y una mayor presencia en los movimientos sociales. Particularmente no estoy de acuerdo en dejar de lado estas luchas y estos actos de solidaridad para defender intereses políticos de partidos burgueses.

No estoy de acuerdo en que la prioridad del pueblo venezolano sea aprobar o desaprobar la enmienda constitucional como afirman algunos movimientos estudiantiles tanto a favor como en contra de la enmienda constitucional. Ésta es la prioridad de los partidos políticos que tienen control de la mayoría de los medios de comunicación e información en nuestro país y que definen la agenda del día, dejando de lado intereses aún más prioritarios de los ciudadanos comunes y del movimiento popular, sindicatos, consejos comunales, etc.

Por lo tanto opino que ninguna de estas facciones realmente está representando los intereses ni del estudiantado en general ni del pueblo. Los estudiantes que buscan una verdadera representación deben organizarse en la búsqueda de otras opciones de participación e incidencia en la política nacional, pero desde el seno del movimiento estudiantil hacia fuera, y no al contrario.

¿Qué opina sobre el llamado del gobierno a la policía a permitir las protestas pacíficas pero disolver las protestas violentas?

La mayoría de las protestas de calle que ha asumido la oposición de derecha a nivel nacional son terriblemente violentas y en lugar de afectar al gobierno, afectan en realidad al ciudadano común y su seguridad. La quema del Ávila en Caracas y la actitud patotera y malandra de quienes trancan las calles en la ciudad de Mérida son realmente deplorables. Pero es importante resaltar la necesidad de que la actuación de los cuerpos de seguridad se enfoque en impedir estas agresiones contra los ciudadanos, y no en resolver por la vía represiva las contradicciones, pues en sus acciones de los cuerpos represivos, a la hora de la verdad atacan a trabajadores, campesinos, o estudiantes por igual, como hemos visto con el asesinato de dos obreros en Anzoátegui por parte de los cuerpos policiales en un intento de desalojo forzoso de la empresa Mitsubishi.

En todos los casos las manifestaciones pacíficas son necesarias, pues esa es la manera en la que los grupos organizados pueden hacer sentir sus necesidades, tengan razón o no. Ahora, en algunos casos las protestas populares no son pacíficas, pero son legítimas pues exigen reivindicaciones concretas causadas por la lesión flagrante de derechos: como cuando los trabajadores de Aragua tomaron las calles para protestar por el asesinato de tres dirigentes obreros, en estos casos no se pone en peligro la seguridad de los ciudadanos y en general son medidas de presión para restituir derechos violentados.

Cuando observamos la represion contra este tipo de protestas y a favor de los poderosos, sabemos que los cuerpos de seguridad manejados por el estado no estan defindiendo los derechos violentados de los trabajadores, sino a quienes violentan estos derechos. Por eso no podemos confiar en que sean esas instituciones las que solucionen los antagonismos que se presentan en nuestra sociedad. Por otra parte, resulta contradictorio que el gobierno diga que va a ponerle mano dura a los estudiantes de derecha
cuando le ha dado amnistía a sus jefes, perdonándolos por su participación en el golpe de estado del 2002.

¿Por qué están luchando ustedes los estudiantes revolucionarios?

Nuestra mayor necesidad es la de volver a darle un rumbo realmente revolucionario al movimiento estudiantil, que los estudiantes volvamos a tener un rol importante y decisivo como integrantes e impulsores de los movimientos sociales, luchando de la mano del pueblo y del lado de los explotados en contra del capitalismo y en busca de una nueva organización social que sea más justa y definida en función de las verdaderas necesidades de la sociedad y no en las necesidades del capital.

Ese es el verdadero socialismo. Pero para ello, se necesita una organización sólida y consciente que impulse la solución de estas necesidades como una prioridad, en la construcción de esa organización debemos participar los estudiantes revolucionarios.

¿Y cómo evaluaría usted la organización y el tamaño del sector estudiantil revolucionario ahora?

La fracción de la izquierda estudiantil que no se encuentra burocratizada es pequeña y se encuentra muy dispersa; rara vez se organiza fuera de las coyunturas políticas o electorales. Son escasas las actividades en las que se articula con los movimientos sociales de los que ya he hablado.

Encontramos casi inexistente a la organización revolucionaria para reivindicaciones propias del movimiento estudiantil. Cada escuela se encarga de sus propios problemas sin buscar la integralidad a ningún nivel. Sin embargo, cada vez somo más quienes reconocemos la necesidad de superar estas limitaciones y luchamos contra la derecha y la burocracia.

¿Piensan que el gobierno de Chávez está avanzando hacia el
socialismo revolucionario?

Sinceramente no lo pienso. Muchos estarán de acuerdo en que era imposible para Chávez llegar al gobierno y expropiar a todos los capitalistas y terratenientes y nacionalizar la banca de la noche a la mañana. Sin embargo creo también que muchos estarán de acuerdo en que las políticas del gobierno revolucionario debían basarse en medidas que fuesen debilitando al sistema económico actual para dar paso a la economía socialista, fortaleciéndose en ese proceso la clase trabajadora y empoderándose para hacer la revolución socialista.
¿Qué hace el gobierno de Chávez?
Dicta medidas que cada vez más refuerzan la democracia burguesa y con ello al capitalismo, y no rompe con el imperialismo contra el cual dice luchar. Otorga amnistía a los golpistas de 2002, hace un pacto económico con los empresarios capitalistas, reprime y destruye las iniciativas de democratización de los medios de producción y tomas obreras como las de Sanitarios Maracay, la toma de la Planta de Reciclaje en el Municipio Sucre del estado Mérida, las protestas de los trabajadores de Sidor, etc. Disuelve violentamente la toma de la Mitsubishi, y por último no brinda una seguridad a los sindicalistas y líderes campesinos, ya que estos son asesinados cada vez en mayor número en la más completa impunidad.
Por otro, las organizaciones populares se ven terriblemente afectadas por las políticas clientelistas del PSUV y los operadores del gobierno que trabajan en función de la búsqueda de votos y no de la verdadera organización popular, prácticas de aplicación general y que rara vez son
condenadas o evitadas dentro del partido.

¿Usted apoya o se opone a la enmienda?

Como dije anteriormente no creo en el argumento de que la prioridad o la mayor necesidad del pueblo venezolano en este momento sea la de aprobar la enmienda constitucional, esa es la prioridad del gobierno. Las organizaciones políticas de derecha, aunque en el fondo están a favor de
la postulación ilimitada, se oponen simplemente en busca de un saldo para salir mejor parados en las próximas elecciones.
Los argumentos de la derecha a favor del “NO” son los de siempre: el chantaje, el miedo y la especulación sobre un futuro negro y terriblemente desgraciado para Venezuela si gana el “SI”.

Son exactamente los mismos argumentos que utilizan los partidarios de la enmienda constitucional, pero al revés.

En conclusión: es una campaña completamente vacía de ambos lados. Pero existe otra razón por la que no apoyo ni estoy haciendo campaña por el “SI”: está cada vez más latente la necesidad de salir de la permanente coyuntura electoral, que convierte la importante labor de las organizaciones sociales en una simple búsqueda de votos, así como el malgasto de importantes cantidades de recursos en pura propaganda electoral, mientras que los problemas estructurales de nuestra sociedad aún capitalista siguen sin resolverse.
¿Hace falta que gane el dichoso “SI” para que el gobierno del Presidente Chávez por fin se decida a retomar el camino del socialismo y deje de inclinarse hacia la derecha? La derrota de la oposición de derecha no garantizará que el gobierno cese de pactar y tomar decisiones que fortalezcan a los empresarios capitalistas y en consecuencia a la derecha fascista en nuestro país.

Lo único que puede garantizar el rumbo al socialismo es la dirección revolucionaria colectiva, surgida de los movimientos políticos y estudiantiles que mantengan una posición firme e inquebrantable contra el capitalismo y la derecha, y que estén dispuestos a defender sus principios aún a costa de la pérdida de privilegios o posiciones favorables dentro del status quo.

No olvidemos que históricamente, la mayoría de los logros democráticos de los pueblos, han sido logrados por esa militancia revolucionaria al servicio de grandes movimientos de masas.

Originalmente publicado en http://www.venezuelanalysis.com/analysis/4180

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *