En abastos Bicentenario se alzaron los trabajadores

Barcelona, 9 de noviembre de 2011 (Foto: Eder Ortega).- Durante cuatro horas estuvo restringido el paso para el público en el supermercado. Los consumidores no pudieron acceder a abastos Bicentenario, situado en la avenida Intercomunal de Barcelona en horas de la mañana de ayer porque no abrieron las puertas. Aunque el público desconocía las causas del cierre, trabajadores dijeron que fue una medida de presión para evitar que protestaran.

Barcelona, 9 de noviembre de 2011 (Foto: Eder Ortega).- Durante cuatro horas estuvo restringido el paso para el público en el supermercado. Los consumidores no pudieron acceder a abastos Bicentenario, situado en la avenida Intercomunal de Barcelona en horas de la mañana de ayer porque no abrieron las puertas. Aunque el público desconocía las causas del cierre, trabajadores dijeron que fue una medida de presión para evitar que protestaran.

Para Julio Salazar fue una falta de respeto con quienes se encontraban desde las 8:00 de la mañana haciendo “cola” para pasar al supermercado. Instó al Gobierno a no ligar problemas laborales con la necesidad del pueblo.

Posición

Empleados aseguraron que en la reunión con el gerente pidieron la presencia de una autoridad nacional que se pronuncie con respecto al mal cálculo de pasivos laborales. Confesaron que los acuerdos logrados no solventarán el problema, ya que la centralización de los poderes no permite obtener respuesta inmediata.
La masa laboral esperaba al gerente del local comercial para manifestar su descontento por pago de aguinaldo fraccionado y malos cálculos de pasivos laborales, cuando fueron sorprendidos con la acción.

Rider Pinto, secretario general del sindicato Sinutracomercio, enfatizó que cumplieron con su trabajo desde que llegaron, pero el patrón no había dado la orden de apertura hasta que se reuniera con ellos.

Aseguró que 360 empleados de antiguo Éxito exigen respuesta por los malos pagos efectuados y lamentó cuando la empresa pasó a manos del gobierno aumentaron las deficiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *