Estado español: Formar un frente de lucha anticapitalista

Nota de Laclase.info: Artículo de Josep Lluis del Alcazar del 8 de septiembre de 2011, en el que llama a constituir un frente anticapitalista, hecho que se ha concretado recientemente de cara a las elecciones.

Finalmente será el 20N, por si la sombra del viejo dictador acaba dando una mano al PSOE y hace el milagro que la gente vuelva a votarle para cerrar el paso a la derecha franquista. Pero difícilmente se le va a escapar la victoria de Rajoy. Sin movilizaciones contra el Gobierno es la derecha la que electoralmente canaliza el desgaste del PSOE.

Nota de Laclase.info: Artículo de Josep Lluis del Alcazar del 8 de septiembre de 2011, en el que llama a constituir un frente anticapitalista, hecho que se ha concretado recientemente de cara a las elecciones.

Finalmente será el 20N, por si la sombra del viejo dictador acaba dando una mano al PSOE y hace el milagro que la gente vuelva a votarle para cerrar el paso a la derecha franquista. Pero difícilmente se le va a escapar la victoria de Rajoy. Sin movilizaciones contra el Gobierno es la derecha la que electoralmente canaliza el desgaste del PSOE.

Se ha confirmado en Catalunya, en las municipales y todas las encuestas apuntan en la misma dirección. Por si no fuera suficiente, las últimas medidas de Zapatero acaban
– si es que quedaba alguna- con la credibilidad de Rubalcaba y su supuesto «giro a la izquierda», al punto que intervino suavizando el texto pactado entre Zapatero y Rajoy para la reforma de la Constitución.

La derecha, por su parte, ya se prepara para emprender un ataque en toda regla contra los trabajadores/as aprovechando el impulso de un triunfo electoral. Del mismo modo actuó Mas en Catalunya, intentando justificar sus medidas por culpa de la gestión anterior del tripartito. A modo de ejemplo, Cospedal, presidenta a Castilla-La Mancha, aplica un duro recorte del 20%.

El giro a la derecha que se está dando en toda Europa no es un resultado inevitable de la crisis, sino la consecuencia del rechazo masivo de los trabajadores ante la política a una sociademocracia vendida en cuerpo y alma al dictado del gran capital. Pero esa política de Zapatero que en nada se diferencia de la derecha de Sarkozy o Merkel, tiene otro efecto en su base social –al que contribuyen y de qué manera las direcciones sindicales mayoritarias- y es introducir la desmoralización, con el discurso que no hay nada que hacer y que, ante los ataques brutales de patronales y Gobierno, sólo queda resignarse e intentar minimizarlos un poco.

Hay voces en la izquierda que dicen preferir un Gobierno de Rajoy, con aquello de que «contra la derecha se lucha mejor», pero nosotros siempre hemos rechazado este razonamiento, como su corolario de que «cuanto pero, mejor». Cada retroceso de los trabajadores/as, en condiciones de vida, máxime si se hace sin lucha y sin crecimiento de sus organizaciones, es un golpe también en su conciencia de clase. En Grecia se ha luchado y se está luchando de forma ejemplar ante un Gobierno «socialista », en Francia se dio una gran batalla en defensa de las pensiones a Sarkozy. Lo decisivo es avanzar en la capacidad de lucha.

Por ello y sin minimizar las consecuencias políticas de los resultados del 20 N, se impone una tarea ineludible. Salir de este círculo vicioso es poner todos los medios para romper esa dinámica desmoralizadora, demostrando que hay alternativas des de la izquierda, la izquierda que cuestiona el capitalismo y lo enfrenta, que defiende sin miedo los derechos nacionales de los pueblos que niega el régimen monárquico. Y esa tarea puede o no tener resultados electorales, pero lo decisivo es la estrecha unión de su construcción a las luchas que son necesarias en las fábricas, en la sanidad y la educación contra los recortes, mano a mano con trabajadores recomponiendo un sindicalismo comprometido. Y de la mano de los jóvenes y del movimiento alrededor del 15M.

IU, Equo/ICV. Más de lo mismo.

La ruptura del acuerdo IU-ICV da como resultado dos nuevos proyectos políticos. Por un lado IU con el PC al frente, intenta reformularse con las Mesas de Convergencia, un acuerdo presentado en Madrid el 19 de febrero en la sede de CCOO entre intelectuales y Attac. Se trata de un proyecto de contenido socialdemócrata, estrictamente contra el neoliberalismo. Un intento de volver la rueda atrás, a un capitalismo regulado con Estado de Bienestar, entroncando con la política a medida de las direcciones de CCOO y UGT, a quienes ni siquiera se critica por el Pacto de pensiones o el Pacto Social.

¿Es posible hacer un programa creíble y alternativo con las medidas que el PSOE en el Gobierno ha ido abandonando? ¿El capitalismo puede «involucionar» para adquirir un rostro humano, o lo que estamos viviendo es la consecuencia de las propias contradicciones intrínsecas del sistema? Esta es la cuestión.

Por su parte ICV impulsa un acuerdo con la recién constituida Equo, que encabeza el ex director de Greenpeace España. IU ha sufrido en poco tiempo dos escisiones ecosocialistas en Baleares y el País Valencià, y ambas confluyen en Equo. Asimismo Llamazares prepara su fin de ciclo como parlamentario con su «IU abierta», buscando un frente amplio ecosocialista con ICV y Equo. La reciente participación de ICV en el Gobierno tripartito catalán, en consejerías tan destacables como interior, valen más que mil palabras.

¿Qué hacer entonces?

Desde hace meses en Lucha Internacionalista hemos insistido en la necesidad de una plataforma o frente en todo el estado. En ese sentido habíamos considerado un paso muy positivo la constitución de Iniciativa Internacionalista en las elecciones europeas. También la experiencia de «Des de Baix» en Catalunya, aunque con sus dificultades, supone un avance que reivindicamos.

Izquierda Anticapitalista mandaba a medidos de julio una carta a las organizaciones de la izquierda proponiendo «una candidatura unitaria anticapitalista y alternativa: desde abajo y a la izquierda».

A esa carta respondimos afirmativamente desde LI, unos días más tarde también En Lucha apoyaba la propuesta. En un sentido similar Red Roja (escisión de Corriente Roja) mandaba una carta proponiendo un frente en términos similares, y también les respondimos proponiéndoles una reunión. Pero hasta el momento no se concretan los pasos para hacer posible ese frente.

Desde Catalunya con Des de Baix, nuestra propuesta es volver a invitar a organizaciones, movimientos y militantes la participación. Entre las primeras es importante contar con la izquierda independentista, con la que participamos en Iniciativa Internacionalista y en las municipales en la candidatura de Barcelona, sin excluir a las CUP. Otra vez hay que buscar un trabajo en común con movimientos municipalistas alternativos como las Candidaturas Alternativas del Vallès. El llamado debería ser muy abierto a muchos trabajadores/ as y jóvenes que no tienen por qué participar de ninguna organización política. A pesar de las dificultades que han introducido en la ley electoral (ver recuadro), impulsar el frente más amplio posible para utilizar el espacio electoral también para hacer llegar nuestro llamado a la lucha y la organización.

Reactivar Des de Baix

Pronto hará un año que se puso en marcha Des de Baix. La intervención en las elecciones autonómicas catalanas se cerró con un balance muy positivo desde nuestro punto de vista, particularmente porque levantaba expectativas en un sector que permitió hacer un acto de cierre de campaña con 500 personas y uno de balance un mes después con 150. Empezábamos bien.

Una y otra vez habíamos estado insistiendo que no se trataba de poner en marcha en simple acuerdo electoral, sino de un proyecto que quería implicarse en la lucha cotidiana, más allá de lo que ya hacemos cada una de las organizaciones por sí solas, un proyecto que permitiera ir ampliándose a otras organizaciones, movimientos y militantes. Pero el proyecto no consiguió generar nuevas iniciativas que dieran continuidad a la campaña electoral y que invitaran a una mayor implicación de los y las que se habían acercado, en las luchas concretas. Además para conseguirlo debía ofrecerles algún marco propio de DDB, había que crear algún tipo de estructuras muy sencillas locales y sectoriales, algún tipo de mecanismo de debate y decisión en el que todos/as se sintieran implicados/as y, sobre todo, había que alimentar DDB con declaraciones, intervención, propuestas,…

Esto no se hizo, y una parte de aquellas energías que se levantaron en la campaña electoral de las autonómicas catalanas se fueron diluyendo a medida que Des de Baix no daba muestras de vida y avanzaba propuestas. A parte de alguna intervención con pancarta en algunos conflictos, la actividad se limitó a alguna jornada de reflexión, como sobre municipalismo y sobre la crisis y el sindicalismo. Muy poco para animar a los que se habían acercado, y las reuniones iban siendo cada vez menores.

Las elecciones municipales volvieron a sacar de un cierto letargo a DDB. Esta vez se impulsaron candidaturas de DDB en Girona y Cornellà, y en St. Esteve de la Sarga, pueblo del Pallars Jussà. . En los dos primeros casos las candidaturas permitieron ir progresando el grado de consolidación de DDB, en St Esteve se sacó un concejal. En Barcelona se entró en negociaciones con la CUP que forzó que el acuerdo debía eludir la referencia de DDB en las siglas y así -equivocadamente a nuestro entender- se formó CUP-Alternativa por Barcelona. Pero no sólo se trataba de un problema de protagonismo de la CUP sino también un problema político, y en el mismo sentido, a lo largo de la campaña electoral mientras se esfumaba la presencia en actos y declaraciones de DDB, se iba diluyendo el carácter anticapitalista de la candidatura. El balance electoral en Barcelona, positivo si lo analizamos en término de votos, de poco sirvió para consolidar DDB.

Ahora volvemos a estar ante un nuevo proceso electoral. Y de la misma manera que las elecciones han sido útiles para explicar la necesidad de confluir en un frente en ruptura con el capitalismo y defensa de los derechos de los pueblos, esta nueva campaña puede y debería ser un nuevo impulso. Pero nosotros nos reafirmamos en que DDB debería ir más lejos que responder a los procesos electorales para impulsar un referente de construcción política en las luchas cotidianas. Los motivos que levantaron expectativas entre algunos cientos de compañeros/as continúan estando planteados, quizás con más fuerza a medida que avanzan los planes capitalistas: ataques al empleo, los salarios y las pensiones, recortes en educación, sanidad y servicios sociales, desahucios… Por ello creemos que es imprescindible impulsar y ampliar Des de Baix. Pero ello exige varias cosas:

1.- Implicar más a DDB como tal en las luchas. Sin que por ello cada partido pierda su autonomía, para participar como tal en las luchas es necesario trabajar para buscar el acuerdo político que permita un referente más sistemático.

2.- Dotar de mecanismos de debate y funcionamiento regular, en la que organizaciones y militantes no organizados políticamente decidan las propuestas de DDB. Habría que potenciar reuniones regulares de DDB a nivel local o sectorial y establecer un mecanismo asambleario y de coordinación de organizaciones para la toma de decisiones por mayorías amplias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *