Ex presidente mexicano Ernesto Zedillo intenta evadir la justicia en el caso de la masacre de Acteal

7 de enero.- La masacre de Acteal es uno de los crímenes más horrendos cometidos por el Estado mexicano en contra de la población indígena de ese país. Hoy en día, cursa un juicio por el caso en una corte de los EEUU y un grupo de familiares de las víctimas pretende que se someta a la justicia al ex presidente mexicano Ernesto Zedillo, por su participación en la masacre perpetrada por paramilitares ligados al partido gobernante, el PRI, en 1997.

7 de enero.- La masacre de Acteal es uno de los crímenes más horrendos cometidos por el Estado mexicano en contra de la población indígena de ese país. Hoy en día, cursa un juicio por el caso en una corte de los EEUU y un grupo de familiares de las víctimas pretende que se someta a la justicia al ex presidente mexicano Ernesto Zedillo, por su participación en la masacre perpetrada por paramilitares ligados al partido gobernante, el PRI, en 1997.

No obstante, Zedillo pretende evadir la justicia alegando inmunidad. Los abogados del multimillonario ex presidente alegan que no puede juzgársele por cualquier crimen que haya cometido mientras ejercía la presidencia, pues según ellos durante ese período gozaba de inmunidad. Una extraña propuesta jurídica.

Zedillo es actualmente profesor en la Universidad de Yale. No se trata de una excepción en las instituciones educativas de los EEUU, recientemente otra universidad yanqui, la Universidad de Georgetown, invitó al genocida Álvaro Uribe a dictar un curso.

Un macabro crimen de Estado

El 22 de diciembre de 1997, paramilitares priístas atacaron a un grupo de indígenas desplazados en la comunidad de Acteal, en el estado de Chiapas, asesinando a 45 personas, incluyendo a 15 niños. Con esta acción, el gobierno mexicano intentaba debilitar la base social del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

El secretario de Gobernación, Emilio Chuayfett, y el gobernador de Chiapas, Julio César Ruiz Ferro,renunciaron a sus cargos debido a su implicación en el crimen. La responsabilidad del alto gobierno en la planificación y el encubrimiento del crimen nunca fue investigada oficialmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *