Grecia: ¡Rebelión contra el ajuste!

Miles de trabajadores movilizados en las calles de Grecia, crecen los choques con los cuerpos represivos, decenas de edificios ardiendo en Atenas, empresas tomadas, puertos cerrados, centenares de heridos y detenidos. La violencia con la que la burguesía europea viene imponiendo el ajuste en el país mediterráneo ha tenido su correlato en una tenaz resistencia de los trabajadores y el pueblo. Las consignas de los trabajadores griegos contra los recortes salariales y los despidos, contra la dictadura de los banqueros y los empresarios, y por la ruptura con la banca multilateral y el gobierno que opera como su títere deben inspirar la solidaridad de todos los pueblos que padecen bajo el peso de la crisis capitalista.

Miles de trabajadores movilizados en las calles de Grecia, crecen los choques con los cuerpos represivos, decenas de edificios ardiendo en Atenas, empresas tomadas, puertos cerrados, centenares de heridos y detenidos. La violencia con la que la burguesía europea viene imponiendo el ajuste en el país mediterráneo ha tenido su correlato en una tenaz resistencia de los trabajadores y el pueblo. Las consignas de los trabajadores griegos contra los recortes salariales y los despidos, contra la dictadura de los banqueros y los empresarios, y por la ruptura con la banca multilateral y el gobierno que opera como su títere deben inspirar la solidaridad de todos los pueblos que padecen bajo el peso de la crisis capitalista.

El paquete aprobado por el parlamento el domingo 12 de febrero contempla el despido del 20% de los empleados públicos (150 mil en los próximos cuatro años), la disminución en un 22% del salario mínimo, recortes en las jubilaciones, entre otras medidas. Se trata del más reciente eslabón en una cadena de ataques a los derechos de los trabajadores, para brindar “confianza” a la banca internacional en la capacidad del gobierno de pagar la deuda externa. El ajuste, emprendido en 2009, se ha traducido en la profundización de la recesión (la economía, que ya lleva cuatro años en recesión, cayó 7% el último trimestre de 2011). El desempleo se ha duplicado, ubicándose en 20,9%, el ingreso medio de los asalariados ha caído en 25%, y crece de manera alarmante la desnutrición infantil y el número de personas sin techo. En este canje de miseria por deuda que viene imponiendo el gobierno de la Unión Europea, todavía la tecnocracia exige mayores recortes al gasto público.

Toda la represión y la demagogia no han hecho mella en la combatividad obrera y popular. Decenas de huelgas de carácter nacional y movilizaciones multitudinarias han sido la respuesta a cada golpe económico lanzado desde el gobierno contra la población. En cambio, el régimen es el que da señales de resquebrajamiento bajo la presión de la movilización. La Federación Panhelénica de Oficiales de Policía, con un nivel importante de influencia, anunció que boicotearía las medidas de represión ordenadas por el gobierno. Si en junio del año pasado pudo aprobarse un paquete de medidas con la deserción de un solo diputado oficialista, en la votación del domingo se presentaron 41 deserciones en el bloque de gobierno. Un ministro y cinco viceministros renunciaron. Al borde de la desesperación, la UE presiona a los principales partidos griegos para conseguir un compromiso escrito de que seguirán adelante con el ajuste, independientemente del resultado de las elecciones a realizarse en abril. Y es que la burguesía mundial fija su atención en Grecia, pues una cesación de pagos podría arrastrar al resto de la eurozona al desastre. Voceros de la dictadura capitalista de China, principal socio comercial de Europa, reconocen que la coyuntura es “crucial”.

Los trabajadores también debemos seguir con atención la batalla que libra el pueblo griego, pues nos presenta un ejemplo a seguir. Desde la más importante acería hasta una universidad y un hospital, han pasado a control de sus trabajadores en el marco de la resistencia contra el ajuste, huelgas consecutivas paralizan la mayor parte del país y las calles vibran con consignas contra el gobierno de Lucas Papademos, títere de la troika del Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea. Su lucha es la de todos los trabajadores y los pueblos del mundo que combaten los planes de ajuste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *