Nigeria: Comenzó el lunes la huelga general por tiempo indefinido contra alza de gasolina

Los nigerianos continúan su huelga general contra la retirada del subsidio al combustible

Los nigerianos continúan su huelga general contra la retirada del subsidio al combustible

Nigeria ha entrado este martes en su segunda jornada de huelga general indefinida, convocada por los sindicatos para protestar contra la eliminación del subsidio de los combustibles. El lunes, al menos tres personas murieron por disparos de la Policía, mientras que las negociaciones entre los trabajadores y el gobierno del presidente Goodluck Jonathan están paralizadas.

A primera hora del día, multitudes de personas han comenzado a concentrarse en rotondas y cruces de las principales ciudades del país, el más poblado de África (160 millones de habitantes).

Los bancos, las oficinas oficiales y las grandes compañías estaban cerrados pero algunos puestos de venta y tiendas pequeñas han abierto.

El 1 de enero, el regulador de combustibles de Nigeria anunció que retiraba el subsidio a la gasolina, lo que inmediatamente duplicó el precio del carburante y, como consecuencia, hizo subir el del transporte y los alimentos. Muchos nigerianos subsisten con menos de dos dólares (1.5€) al día.
Manifestaciones en todo el país

«Tomo parte en las manifestaciones. Odio la retirada del subsidio, perjudica a todo el mundo, pero tenía que venir al trabajo», dice Gladice, que trabaja en un restaurante de comida rápida en la capital, Abuja, en declaraciones a Reuters.

«Espero que las huelgas hagan cambiar de opinión al Gobierno, pero realmente no sé si darán marcha atrás», añade.

Las autopistas de Lagos, el centro comercial del país, tradicionalmente conocidas por sus atascos, estaban vacías. Un grupo de jóvenes ha bloqueado el puente principal de acceso a la metrópolis.

Después de los muertos del lunes, uno de las principales centrales sindicales de Nigeria hizo público un comunicado. «Condenamos fuertemente este asesinato irracional de manifestantes pacíficos y desarmados. El inspector de Policía y el presidente del país responderán por estas muertes», afirma el documento.

El sindicato ha llamado a «continuar participando activamente» en la protesta para que el combustible vuelva a su precio original.
Un país arruinado por la corrupción

Jonathan, sin embargo, ha advertido que no repondrá el subsidio, que algunos economistas consideran un gasto excesivo y origen de prácticas corruptas, por el que miles de millones de dólares de fondos públicos acababan en manos de traficantes de combustible e importadores.

El Gobierno estima que ahorrará casi 5.000 millones de euros y acabará con el contrabando de gasolina a países vecinos como Benín y Camerún.

Pero la mayoría de los nigerianos se han beneficiado poco de los fondos estatales y la promesa oficial de que el dinero ahorrado será destinado a combatir la pobreza suena a falsa.

Décadas de corrupción han acabado con las redes de transporte y electricidad del país, mientras que han empeorado los sistemas públicos de educación y salud a pesar de que cada día Nigeria exporta petróleo por valor de más de 150 millones de euros y muchos políticos se han hecho ricos. La extracción petrolífera (dos millones de barriles diarios) no se ha visto afectada.

La conflictividad social se une en Nigeria a la actividad del grupo armado islamista Boko Haram, que ha cometido varios atentados recientes y este mismo lunes asesinó a un miembro de los servicios de seguridad del Estado.

Toque de queda en el norte de Nigeria tras la violenta jornada de huelga que deja tres muertos

Se han registrado más de 30 heridos en los enfrentamientos
El descontento tiene como causa el alza de precios en la gasolina
Los sindicatos califican el paro como un «éxito»

El Gobierno provincial de Kano (norte de Nigeria) ha declarado este lunes el toque de queda tras los disturbios registrados en la jornada de huelga por el alza de precios de la gasolina, que han dejado al menos tres muertos y 30 heridos en la capital del Estado.

La medida ha sido anunciada esta tarde por el comisario de Información del Gobierno de Kano, Alhaji Umar Farouk Jubril. Los disturbios se han producido cuando los manifestantes trataron de asaltar la sede del Gobierno en Kano, principal ciudad del norte de Nigeria.

Según la información de la televisión privada nigeriana Channel TV, la violencia de los piquetes ha llevado a la Policía a disparar balas de goma y utilizar gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

Un niño de 15 años ha muerto como resultados de supuestos disparos hechos por las fuerzas de seguridad durante el enfrentamiento, y otro menor ha fallecido, al parecer, al ser aplastado por los manifestantes en Kano, señaló Channel TV.

Un corresponsal del canal, que ha informado en directo desde el lugar, ha apuntado que la cifra de muertos podría aumentar por los disturbios.

La Cruz Roja ha dicho de que 30 personas han resultado heridas durante los enfrentamientos, 18 de ellos por disparos.
La huelga, un éxito para los sindicatos

Al margen de los sucesos, los dos principales sindicatos nigerianos y convocantes de la huelga, el Congreso de Sindicatos (TUC) y el Congreso del Trabajo de Nigeria (NLC), han asegurado que el paro está siendo un éxito, pues el país, según ellos, está prácticamente paralizado.

El TUC y l NLC han convocado la huelga después de que el Gobierno anunciara el Día de Año Nuevo la retirada de un subsidio al combustible. Como consecuencia de la medida, el precio de la gasolina se ha disparado de 0,40 dólares a 1,30 dólares el litro y ha aumentado el coste de la gran mayoría de productos y servicios, en especial del transporte.

El Gobierno ha afirmado que respeta el derecho de los nigerianos a manifestar su enojo, pero ha insistido en la necesidad de retirar el subsidio de la gasolina, que forma parte de un paquete de medidas de ajuste económico.

En un discurso televisado a la nación el pasado sábado, el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, ha intentado explicar esa decisión y ha pedido comprensión a los ciudadanos ante las medidas, que incluyen la reducción de 25 por ciento en el salario base de los funcionarios y recortes en los gastos estatales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *