Nuevo descarrilamiento de vagones de Ferrominera

Ciudad Piar, 26 de octubre de 2011 (Foto cortesía).- El abandono de los planes de inversión y el incumplimiento de los mantenimientos correctivos de la vía férrea por parte de la estatal Ferrominera Orinoco son factores que inciden en los recientes descarrilamientos de vagones cargados de mineral de hierro en el trayecto Ciudad Piar-Puerto Ordaz. Al menos así opinan los delegados de prevención y trabajadores que reportaron este martes el segundo accidente de ferrocarril que se produce en FMO en menos de tres días. Esta vez tres vagones, tipo tolva, se salieron de la vía principal a metros del cruce de Guri. El accidente del pasado domingo dejó como saldo 200 metros de vía férrea dañada y 30 tolvas descarriladas, informó la estatal en un comunicado.

Ciudad Piar, 26 de octubre de 2011 (Foto cortesía).- El abandono de los planes de inversión y el incumplimiento de los mantenimientos correctivos de la vía férrea por parte de la estatal Ferrominera Orinoco son factores que inciden en los recientes descarrilamientos de vagones cargados de mineral de hierro en el trayecto Ciudad Piar-Puerto Ordaz. Al menos así opinan los delegados de prevención y trabajadores que reportaron este martes el segundo accidente de ferrocarril que se produce en FMO en menos de tres días. Esta vez tres vagones, tipo tolva, se salieron de la vía principal a metros del cruce de Guri. El accidente del pasado domingo dejó como saldo 200 metros de vía férrea dañada y 30 tolvas descarriladas, informó la estatal en un comunicado.

Tres vagones más, tipo tolva, de la estatal Ferrominera Orinoco (FMO) se descarrilaron este martes de la vía férrea que sirve para el traslado de mineral de hierro desde el cuadrilátero ferrífero de San Isidro hasta Puerto Ordaz.

El siniestro ocurrió en el Kilómetro 74,5, adyacente al cruce de Guri. Las tres tolvas de la cola -del tren de 193 vagones cargados de mineral de hierro y dos locomotoras- se salieron de la vía principal. “La vía se abrió”, explicó un trabajador.

“La vía férrea se abre porque los durmientes están podridos. Hacemos reportes y pasa hasta un mes para que den respuesta”, agregó otro empleado, que prefirió no identificarse.

El hecho ocurre tres días después del descarrilamiento de 30 tolvas en el kilómetro 42, detrás de la conocida “Piedra del Elefante”, en el que resultaron dañados 200 metros de la vía.

En esta oportunidad, trabajadores de la industria estiman que se dañaron 170 metros. A bordo del tren iban cuatro tripulantes, que resultaron ilesos.

Sobre el primer evento, la estatal anunció -a través de un comunicado de prensa que llegó a la redacción el lunes 24 – que Ferrominera Orinoco conformó un comité de investigaciones “con la participación de las gerencias de Seguridad Patrimonial, Ferrocarril y Seguridad Industrial, Salud Ocupacional y Ambiente, a fin de dar con las causas del incidente y calcular un monto aproximado de los daños ocasionados”.

Los trabajadores de la estatal aseguran que estos descarrilamientos que suceden frecuentemente son generados por el mal estado de las vías.

Deterioro en Ciudad Piar

Un trabajador de Ciudad Piar, que prefirió el anonimato, manifestó que los rieles tienen un promedio de vida útil de 15 años, pero en la estatal algunos tienen hasta 50 años. Buena parte de los durmientes de madera que reposan en la vía férrea están podridos, aseguran; y la velocidad de los trenes es cada vez menor debido al estado de la vía.

“La velocidad máxima es de 70 kilómetros por hora, pero en realidad van a 30 kilómetros por hora en promedio. A 5 kilómetros por hora hay probabilidades de descarrilamiento debido a las fallas de la vía”, indicó, al señalar que hay tramos inservibles.

De acuerdo con el trabajador, las uniones de los rieles deben llevar de cinco a seis pernos -pieza metálica que se utiliza para sujetarlos- “pero a veces sólo tienen uno”.

En el área de minas, indicó, los equipos operan a un 25%, “no hay mangueras de acople para los trenes”.

Condiciones inseguras

El delegado de prevención, José Rodríguez, aseguró que algunos de los trenes representan un daño para las vías, pues “son megatrenes de hasta 200 vagones que representan un exceso, tienen dos meses circulando”.

Las condiciones de trabajo, destacó, son sumamente inseguras. “Cuando se descarrila un tren, el monte está muy alto y los trabajadores en muchos tramos no pueden caminar a ver qué sucede”.

Además, indicó, el tren debe llevar un cabús que sirve para que un tripulante verifique las condiciones operativas del tren, “y la mayoría están dañados”. El cabús es el último vagón del tren.

Despiden a más ferromineros

Ocho calificaciones de despido ha emitido la estatal Ferrominera Orinoco en contra de delegados de prevención. El delegado José Rodríguez exigió a la directiva de la empresa respeto a los trabajadores, encargados de velar por las condiciones de salud y seguridad laboral. Además, exigen un freno a las calificaciones de despido y que los empleados con notificaciones sean reincorporados a sus puestos de trabajo.

Uno de los delegados despedidos de la estatal, Alberto Pérez, aseguró que la empresa mantiene una política de amedrentamiento por el ejercicio de sus funciones, “por eso piden la desincorporación de los trabajadores”.

El delegado de Ciudad Piar, Jesús Arias, sostuvo que el acoso es evidente. En el municipio Angostura, en el área de minas, dos despedidos -Erick Flores y Julián García- tienen dos meses sin percibir ingresos.

“Es una injusticia lo que están haciendo con estos compañeros de trabajo”.

El delegado de Puerto Ordaz, Neomar Marcano, aseguró que es necesario que cese el acoso en contra de los empleados. “El sindicato nombra gerentes y supervisores, es patronal, no está del lado de los trabajadores”.

Marcano aseguró que tienen tres años sin poder obtener el 75% de sus prestaciones sociales, y 11 meses con el contrato colectivo vencido, cuestión que afecta a los trabajadores desde el punto de vista laboral así como psicológico.

En vista de la situación, solicitan una reunión con el presidente de Ferrominera Orinoco, Radwan Sabbagh.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *