Prédica por el futuro industrial se concentra hoy en Venalum

Ciudad Guayana. Lunes, 23 de Enero de 2012 (Foto José Leal/Archivo).- Aún no hay un consenso sobre la forma de lograr la atención del Ejecutivo. Aunque los trabajadores no dudan de la depresión financiera de las empresas, las diferencias partidistas aún hacen mella y obstaculizan el diálogo. Las recientes jornadas de asamblea en el sector aluminio buscan sensibilizar a los trabajadores y alertar sobre la crisis. El movimiento aún es incipiente y sus alcances están a prueba.

Ciudad Guayana. Lunes, 23 de Enero de 2012 (Foto José Leal/Archivo).- Aún no hay un consenso sobre la forma de lograr la atención del Ejecutivo. Aunque los trabajadores no dudan de la depresión financiera de las empresas, las diferencias partidistas aún hacen mella y obstaculizan el diálogo. Las recientes jornadas de asamblea en el sector aluminio buscan sensibilizar a los trabajadores y alertar sobre la crisis. El movimiento aún es incipiente y sus alcances están a prueba.

Pero el descontento de los trabajadores está latente y los sindicatos dicen estar dispuestos a emprender movilizaciones para lograr las inversiones en las estatales; fábricas cuyas condiciones productivas no han salido de la tendencia decreciente que inició en 2007 y, en algunos casos como los de Venalum, en 2009.

La crisis no sólo ha acabado con las celdas operativas sino con la esperanza de muchos. En los portones de las empresas básicas la espera de recursos para mejorar la condición operativa de las fábricas ha sido larga y sus trabajadores lo saben.

Por eso la reciente convocatoria de los sindicatos recibe el visto bueno de un amplio grupo de trabajadores.

El trabajador de Alcasa y recién electo director laboral, Rafael González, cree con las luchas aisladas no conseguirán nada; el tiempo se los ha demostrado.

“Nos hemos encontrado en períodos anteriores con lo mismo y desde la unión debemos seguir profundizando la discusión, sobre todo para que los trabajadores entiendan que es con la unión de todos que podemos lograr algo”, resalta.

Califica la situación de las empresas como “grave”, pero aún cree que hay posibilidades de recuperación, si hay un debate amplio.

Otros como David Gustavo Rafael, un trabajador de CVG Carbonorca, desea que el presidente Hugo Chávez visite las empresas como en el pasado lo prometió.

“Yo espero lo que esperan, creo yo, todos los trabajadores: que aunque sea una sola vez nos paren bola”, cuestiona el empleado. No se atreve a hablar de todo el sector aluminio, sólo de Carbonorca donde acude todos los días: “Si esto sigue así, en este estado de deterioro, yo creo que a mediados de año no vamos a tener empresa. Si viera esos hornos, están destruidos”.

Fondo político
Otros trabajadores creen que la raíz del problema está en las posiciones políticas de los dirigentes. El jubilado de la productora de ánodos de carbón, Pedro Brazon, piensa que si los dirigentes fueran militantes del partido conseguirían los beneficios y las inversiones.

“Ellos han estado unidos durante toda la trayectoria y no han logrado nada, ni lo lograrán porque el gobierno los tiene fichados; atienden a quien es afecto al gobierno”.

Para Brazón esa posición del Ejecutivo es correcta. Defiende que como ciudadano le han dado el derecho de palabra varias veces en la asamblea, porque “hay sus mecanismos”.

La autocrítica también surge en los portones. El trabajador de Carbonorca Lino Caraballo sostiene que “hay muchos que son reposeros y que quieren que le paguen, pero cuando les falta dinero allí sí están pendientes de la empresa”.

No niega que hay que luchar por los beneficios y por la recuperación de las empresas, pero considera que mientras se haga propaganda en los portones no se conseguirá nada.

“Lo que pasa es que aquí los sindicatos la mayoría son de oposición y tú sabes que el Gobierno no se sienta a dialogar con la oposición (…)”.

A5MARIOHENRIQUE
Mario Henrique, trabajador de Carbonorca: “Se espera es que con esto (las asambleas) rindan frutos. Se espera que algún momento el Gobierno pueda escuchar nuestras voces”.

A5PEDROBRAZON
Pedro Brazón, jubilado de Carbonorca: “Yo creo que esto es más de lo mismo, porque mientras el sindicato esté en esta actitud que tiene… ya se le venció su período y el presidente no los quiere atender”.

Rafael González, director laboral de Alcasa: “Nosotros los trabajadores saludamos el reencuentro de los sindicatos porque, bien lo dice el refrán, en la unión está la fuerza”.

David Gustavo Rafael, trabajador de Carbonorca: “Ojalá le permitieran a la prensa que entrara, sobre todo a Carbonorca, y viera como están esos hornos”.

Domelia López, trabajadora de Alcasa: “Si no nos unimos, no vamos a conseguir nada y el Gobierno nacional no nos vamos a tomar en cuenta. Con las movilizaciones vamos a marcar precedente”.

Lino Caraballo, trabajador de Carbonorca: “Todo lo malo que ocurre en las empresas básicas se lo tiran al Gobierno, sin embargo, uno como trabajador no quiere asumir las responsabilidades”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *