20 julio, 2024

Teleférico de Mérida: Trabajadores – medio ambiente – ¿desarrollo?

0

El pasado viernes 1 de Junio llego a mi buzón de correo un articulo publicado por los compas del portal LaClase.info, el articulo está disponible en el siguiente enlace: https://laclase.info/nacionales/violaciones-los-derechos-de-los-trabajadores-y-ataques-al-medio-ambiente-en-la-reconstruc En relación a la idea principal del articulo, “Violación de los derechos de los trabajadores y ataques al medio ambiente”, no me cabe la menor duda respecto a lo segundo.

Teleférico de Mérida en construcción

Por: Juan Rondón

El pasado viernes 1 de Junio llego a mi buzón de correo un articulo publicado por los compas del portal LaClase.info, el artículo está disponible en el siguiente enlace: https://laclase.info/nacionales/violaciones-los-derechos-de-los-trabajadores-y-ataques-al-medio-ambiente-en-la-reconstruc En relación a la idea principal del articulo, “Violación de los derechos de los trabajadores y ataques al medio ambiente”, no me cabe la menor duda respecto a lo segundo.

En lo que va de año he accedido al Parque Nacional Sierra Nevada 4 veces, por las vías La Mucuy y Mucunutan, he observado y puedo dar fé de lo siguiente:

El Trabajo y Los Trabajadores

No es fácil trabajar por encima de los3000 metros de altitud, con clima adverso (lluvia, granizo o nieve), como obrero o como ingeniero. Las labores en el Teleférico de Mérida deben ser duras, en especial los turnos nocturnos (hay turnos de trabajo que terminan a las 10 pm en la estación Loma Redonda).

En Semana Santa observe que las estaciones Pico Espejo, Loma Redonda y La Aguada, fueron completamente destruidas, la razón principal fue la instalación de maquinarias imposibles de trasladar y ubicar en los pasillos o espacios de la antigua estructura.

El trabajo en Pico Espejo es excepcional, hay algunos trabajadores, compañeros de andinismo y escaladores con años de experiencia, que se han colgado en el flanco norte de Pico Espejo para la instalación de una estructura metálica que soportara las bases de 40 metros de exposición al vació de la estación Pico Espejo.

Un poco de historia

La construcción del Teleférico de Mérida fue descrita por Carlos Chalbaud Zerpa en el capitulo 30 de su libro: Historia deLa Sierra Nevadade Mérida (enlaces para consultar el libro al final de esta publicación); es triste leer que lo que iba a ser el proyecto inicial nunca llego a concretarse. El proyecto inicial tenia planteado un hotel con 60 habitaciones en la Estación La Montaña, en La Aguada cabañas y una fuente de soda, en Loma Redonda pista de Patinaje, Restaurante y Cabañas y en Pico Espejo un Hotel con 25 habitaciones, además facilidades y refugios para los andinistas. Nada de lo descrito se concreto debido a la caída del gobierno de Marcos Pérez Jiménez, tras lo cual se montaron en el poder los Adecos y Copeyanos quienes consideraban todo lo hecho por el dictador como gastos suntuarios y se declararon enemigos del proyecto, quisieron acabarlo vendiendo lo que ya estaba comprado como chatarra a otros países, entre ellos México (país que quería construir un teleférico hasta la cima del volcán Popocatepelt).

Estadísticas sobre trabajadores muy concretas y claras sobre la construcción del Teleférico de Mérida en 1.956-1.959 (Historia de La Sierra Nevada de Mérida, Carlos Chalbaud Zerpa, Capitulo 30)
No cabe duda el papel fundamental del obrero de ayer y de hoy en esta importante obra, pues contrario a lo que un obrero en la ciudad hace, el trabajador en alturas superiores a 3000 msnm debe exponerse al poco oxigeno y a un mal latente, que puede atacar en cualquier momento y a cualquiera: mal de atura; con sus complicaciones que generan la muerte en cuestión de horas: edema pulmonar o cerebral.

Se de buena fuente que el pago a los trabajadores es “bueno”, inclusive se les da un bono por asistencia, es decir, aquel obrero que asista todos los días que le corresponde durante el mes de trabajo, será recompensado con un pago extra (¿será que en socialismo se debe estimular el trabajo de esa manera?), sin embargo los detalles del contrato colectivo los desconozco, quizás me ponga a investigar al respecto, es interesante conocer los alcances desde el punto de vista de la ley, así como desde el punto de vista del tipo de trabajo de altura, que en Venezuela solo se hace en Mérida y de esa manera generar debate y jurisprudencia en materia laboral.

Doy fe de la dotación de “buenos equipos” (vestimenta y equipos de seguridad) a los trabajadores, de acuerdo a las normas europeas (CE) y las normas del alpinismo mundial (UIAA), pero es evidente también que dichos equipos deben ser repuestos a cada trabajador de manera rápida y constante.

Pero no todo es perfecto, también se que ésta es una obra emblemática y que el gobierno le está poniendo además de los dólares necesarios (o no necesarios) toda una cantidad de facilidades incluyendo el llamado “cero trabas” a nivel de inspecciones de las instituciones gubernamentales. Para nadie es un secreto que INPSASEL “sirve” para las empresas privadas, pero para empresas del estado o instituciones del estado donde se presentan casos de violaciones de los derechos laborales, INPSASEL se hace el loco (RETO: ¿Cuantos ministerios, instituciones, empresas del estado o similar, conoce Ud. que ha sido sancionada, multada o notificada luego de denuncias por violación a la normativa laboral vigente? Si conoce un solo caso por favor notifiquemelo, eso sería jurisprudencia que ayudaría a otros compañeros trabajadores en sus luchas y reivindicaciones).

Se debe investigar y poner atención a denuncias de violaciones de derechos laborales en el Teleférico de Mérida, las empresas Venezolanas agrupadas en Consorcio de Altura están contratando personal de manera tercerizada, mientras las empresas extranjeras están ganando en dolares, enriqueciéndose y sacando los reales del país. De transferencia tecnológica aún no sabemos nada, pues no he escuchado a ningún personero del gobierno decir donde se van a construir las fabricas de guayas e implemento y repuestos para los distintos teleféricos del país.

El ambiente, ¿aprovechamiento o destrucción?

Más de 20 años tengo visitando el Teleférico de Mérida, recuerdo que mi madre nos llevaba por medio de un pase familiar gratuito que un tío nos conseguía como parte de los beneficios a los trabajadores. En mis memorias tengo las vistas hermosas, los paseos por la nieve y sobre todo aquel viejo refugio en Pico Espejo, que fueron inspiración para posteriormente, como adolescente, desarrollar mi amor y espíritu hacia el montañismo y la escalada como deporte.

Tuve la suerte de conocer el Sistema Teleférico de Mérida durante mis pasantias como Bachiller Técnico Medio en Electrónica, así que recuerdo toda la estructura y funcionamiento; en algún lugar de mis papeles debo tener aquel informe. La estructura del Teleférico con sus bases, a pesar de mi limitación en conocimientos de ingeniería, podría calificarla de fuertes y muy bien hechas. Quizás un poco de descuido en las afueras de cada estación, pero por dentro eran de excelente confort, permitía a turistas y montañistas disfrutar de la tecnología a gran escala.

Creo que la paralización del Teleférico y el posterior anuncio de renovación o reconstrucción, fue realizado entre gallos de media noche y algunas copas de vino o whisky bien caro. Fue muy extraño que luego de las rumbas denunciadas por prensa regional en las instalaciones del teleférico (durante la gerencia de Elian Silvio), de un día para otro se declare el cierre definitivo de todas las estaciones del Teleférico de Mérida, no fue sino hasta hace un año que se conocieron algunos detalles sobre la nueva estructura, que tampoco cabe dudas, es una propuesta netamente europea.

El Gobierno debe dar más detalles acerca de la nueva estructuras del teleférico de Mérida, sobre todo en lo referente a la parte ambiental.
Conversando con Pedro Peña, nieto del legendario Domingo Peña, primer hombre en conquistar la cumbre del Pico Bolívar, nos mencionaba que su casa era bombardeada casi todos los días por piedras, cemento y otros materiales que el Helicóptero subía hacia la estación La Aguada. El bombardeo se producía por los “normales desprendimientos” que se hacen al momento de trasladar material de construcción vía aérea. Debe recordarse que dicho helicóptero es de la empresa Suiza y su piloto cobra en dólares por cada hora de vuelo. ¿Era necesario usar un helicóptero para llevar materiales de construcción cuando existe un teleférico de carga completamente operativo y funcional hasta la estación Loma Redonda?

Ni hablar del impacto ecológico que implica subir a Pico Espejo el doble de personas de la capacidad antigua del teleférico. ¿A donde irán los desechos?, ¿como se tomaron en cuenta estas variables en el nuevo proyecto?

Durante la Semana Santa, prácticamente se estaba prohibiendo el acceso a los Picos Bolívar, Toro y Espejo, debido a detonaciones en el Flanco Sur de Pico Espejo que podrían provocar aludes de roca en las vías de escalada. Lo más impresionante de todo será lo que viene, pues al último tramo le van a hacer un par de torres, eso implica detonar la roca del Flanco Norte de Pico Espejo para hacer las bases, ¿se tiene medido el impacto a nivel de lo que queda del Glacial norte de Pico Bolívar?.

Resulta evidente también que no se está utilizando prácticamente nada de la estructura vieja, algo muy lamentable y que evidencia el proyecto poco ecológico y fuera de la tendencia general en el mundo: reusar y reutilizar. ¿Será que a la empresa Doppelmayr le es más rentable destruir y rehacer totalmente el Teleférico de Mérida?

¿DESARROLLO?

Sería un precedente nefasto apuntalar el desarrollo de Mérida en políticas de “vista gorda”, es decir, políticas donde la necesidad de un proyecto como el teleférico, genere la “vista gorda” de instituciones como el Ministerio del Ambiente, INPARQUES, el INPSASEL o el Ministerio del Trabajo. Este tipo de conductas nos llevarían a justificar cualquier calamidad ambiental como carreteras en Parques Nacionales, hoteles; o como ocurrió durante el fatídico gobierno de Carlos León Mora enla Alcaldíade Mérida: la construcción de una bomba de gasolina a menos de 5 metros del Río Albarregas (Zona Protectora), específicamente la llamada Bomba de La Mata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *