26 de octubre de 1879, nacía León Davidovich Bronstein: ¿Quién fue León Trotsky?

0

El FIT (Frente de Izquierda y de los Trabajadores de Argentina) ha obtenido un gran éxito electoral. Muchos medios han destacado que las tres organizaciones que lo integramos, junto con otros grupos menores, nos reivindicamos trotskistas. Hasta un periodista interrogó directamente a Rubén “Pollo” Sobrero, dirigente de los trabajadores del ferrocarril Sarmiento, y militante de Izquierda Socialista: “Para usted, ¿qué significa ser trotskista?”

El FIT (Frente de Izquierda y de los Trabajadores de Argentina) ha obtenido un gran éxito electoral. Muchos medios han destacado que las tres organizaciones que lo integramos, junto con otros grupos menores, nos reivindicamos trotskistas. Hasta un periodista interrogó directamente a Rubén “Pollo” Sobrero, dirigente de los trabajadores del ferrocarril Sarmiento, y militante de Izquierda Socialista: “Para usted, ¿qué significa ser trotskista?”

El FIT (Frente de Izquierda y de los Trabajadores) ha obtenido un gran éxito electoral. Muchos medios han destacado que las tres organizaciones que lo integramos, junto con otros grupos menores, nos reivindicamos trotskistas. Hasta un periodista interrogó directamente a Rubén “Pollo” Sobrero, dirigente de los trabajadores del ferrocarril Sarmiento: “Para usted, ¿qué significa ser trotskista?”

En una aldea cerca de Odesa, Ucrania (que era parte del imperio de los zares de Rusia) nació hace 134 años quien fuera conocido como León Trotsky. Siendo muy joven se hizo marxista y comenzó su militancia clandestina en el POSDR (Partido Obrero Socialdemócrata Ruso). Poco después fue deportado a Siberia y escapó para sumarse a la redacción en Suiza de la legendaria Iskra, que dirigía Lenin. Volvió a Rusia para encabezar el soviet de Petrogrado en la revolución de 1905, y fue nuevamente encarcelado y obligado al exilio. En 1914-15 fue parte de la activa minoría de internacionalistas que rechazó la traición de la Segunda Internacional, por apoyar la guerra interimperialista.

El triunfo de la primera revolución socialista

Luego de la caída del zarismo, en mayo de 1917, Trotsky volvió a Rusia e ingresó de inmediato al Partido Bolchevique de Lenin. Desde su dirección fue el responsable del Comité Militar del soviet que organizó la toma del poder en noviembre de 1917. Durante la guerra civil (1918-1921) fundó y dirigió el Ejército Rojo.

Lenin, afectado por una grave enfermedad, dedicó sus últimos años de vida a combatir el avance de Stalin y de la burocratización del partido y el gobierno de los soviets. En 1922-23 batalló por desplazar a Stalin y para que fuese Trotsky quien siguiera a la cabeza del Comité Central. Pero falleció en enero de 1924, sin lograrlo.

Trotsky mantuvo la continuidad de la lucha de Lenin contra la burocracia y en defensa de la política revolucionaria internacionalista y la democracia obrera. En medio de una creciente represión y campañas de calumnias, enfrentó la utopía reaccionaria del “socialismo en un solo país” con la cual Stalin disfrazó su traición a la revolución socialista en la URSS y su conciliación con la burguesía y el imperialismo en el resto del mundo. La “oposición de izquierda” que Trotsky encabezó -y que fue impulsada por miles y miles de bolcheviques-, fue aplastada. En 1929 Trotsky y parte de su familia fueron expulsados de la URSS (su primera esposa y varios de sus hijos fueron perseguidos y aniquilados). Ya se había impuesto la sangrienta y contrarrevolucionaria dictadura de Stalin.

En septiembre de 1938, poco después de la culminación de las farsas jurídicas llamadas “procesos de Moscú” (que encarcelaron o fusilaron a los pocos sobrevivientes de la vieja guardia bolcheviques), en completa clandestinidad, junto con unos cuantos miles de seguidores de la URSS y otros países, fundó la Cuarta Internacional. Menos de dos años después, Stalin logró su gran objetivo: asesinarlo dentro de su casa en Coyoacán, México, donde vivía exiliado.

Héroe y mártir de la lucha contra la burocracia y por el socialismo mundial con democracia obrera

Para la lucha revolucionaria actual es decisivo entender cómo fue que la más grandiosa revolución del siglo XX fue sustituida por una sangrienta dictadura, y bajo las supuestas banderas de Lenin fueron impedidos nuevos triunfos socialistas como el de 1917. Para eso sirve entender la antinomia “trotskismo versus stalinismo”.

En su obra de 1936 La revolución traicionada Trotsky comenzó a hacer público de manera completa y documentada lo que significaba el régimen stalinista en la URRS. La represión masiva con centenares de miles de muertos, la opresión de distintos pueblos por la burocracia rusa, crecientes desigualdades sociales, los privilegios de los funcionarios y burócratas partidarios, junto a la política de conciliación con el imperialismo y las burguesías de todo el mundo. Denunció que se había apoderado de la primera revolución socialista triunfante una burocracia que defendía una política y unos intereses materiales que no tenían nada que ver con la revolución y el internacionalismo del marxismo y del leninismo, y que esto la llevaría a restaurar el capitalismo.

Denunció que se había destruido en la URSS la conducción revolucionaria bolchevique y la democracia obrera de Lenin y los soviets. Y llamó a combatir esa burocracia construyendo un nuevo partido revolucionario y con una nueva revolución política, que retomara la senda de los primeros años del régimen leninista y de la Tercera Internacional en sus cuatro primeros años. Esa lucha inclaudicable y su perseverancia al fundar la Cuarta Internacional en circunstancias muy difíciles explican por qué Stalin no descansó hasta lograr su asesinato.

Quien se diga “trotskista” estará luchando por las mismas banderas de los sectores revolucionarios de la clase obrera desde el nacimiento del socialismo científico, o diríamos del marxismo, y luego del leninismo y por acabar con el dominio capitalista e imperialista, con la lucha por la independencia de clase, la conquista de los gobiernos obreros y populares, la movilización y los métodos de la democracia obrera, y la construcción de los partidos revolucionarios que impulsen y encabecen esas luchas hasta el triunfo del socialismo en todo el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *