Regreso a clases presenciales con poca asistencia y muchas críticas

0

Por Prensa PSL

Caracas, 26 de octubre de 2021.- Ayer, el sistema nacional educativo retornó oficialmente a las clases presenciales, después de diecinueve meses de pandemia de covid-19, que obligó a la aplicación gubernamental de medidas de confinamiento en los hogares y distanciamiento físico, para evitar la proliferación de la cantidad de contagios de esa enfermedad.

No obstante, hubo poca presencia de profesores y maestras y de alumnas y alumnos en los centros educativos, y al contrario muchas críticas ante las condiciones de infraestructura de los liceos y escuelas y la situación laboral de las trabajadoras y trabajadores del sector educación.

En ese sentido, el retorno a clases presenciales impone necesidades al gobierno de Nicolás Maduro y cambios al personal del sistema nacional educativo y a las y los representantes de los jóvenes y niñas y niños escolarizados, que han provocado cuestionamientos de los diferentes miembros de la llamada comunidad escolar.

Las críticas dirigidas al gobierno de Maduro han comenzado por el retorno a clases presenciales cuando persiste una cantidad de contagios que podrían seguir incrementándose con la interacción del personal educativo, las y los representantes y las alumnas y alumnos. Además, que el regreso de las clases presenciales ocurre con graves problemas de infraestructura y acceso a servicios básicos de las instalaciones de los centros educativos, que afectan aún más en medio de la pandemia de covid-19, porque con baños dañados y sin agua es imposible mantener estrictos protocolos de higiene necesarios en la actualidad.

Por otra parte, las trabajadoras y trabajadores del sistema nacional educativo han reiterado sus demandas al gobierno de un salario que cubra la canasta básica, cumplimiento del contrato colectivo, asignación de insumos de bioseguridad y aumento del presupuesto destinado a la educación pública.

Las exigencias salariales del personal del sector educación retornan con fuerza, porque las clases a distancia le permitieron un tiempo libre que fue utilizado para la obtención de otros ingresos económicos a través de tareas dirigidas, limpieza y mantenimiento en casas particulares, labores de albañilería y compra-venta de diferentes mercancías. Entonces, el regreso a clases presenciales dificulta la continuidad de esas actividades laborales alternativas que sirvieron para obtener ingresos económicos que han complementado el pésimo salario pagado por el gobierno a las trabajadoras y trabajadores del sector educación.

Finalmente, en medio de la actual precariedad económica, surgida por la aplicación de un paquete antiobrero y antipopular por el gobierno, que sus consecuencias negativas son agravadas por las sanciones económicas imperialistas, las y los representantes también sufren el retorno a clases presenciales, porque deben comprar con sus menguados salarios e ingresos económicos uniformes escolares y materiales para las actividades educativas en aula.

Ese es el contexto de retorno a clases presenciales, aunque el gobierno de Maduro lo presente como un simple espectáculo sin problemas y grandilocuente, al contrario puede ser un acontecimiento que promueve la conflictividad y movilización de las trabajadoras y trabajadores del sistema nacional educativo. Entonces, es importante que se retome la organización y lucha del personal del sector educación, que en 2019 realizó varios paros nacionales para exigir un salario igual a la canasta básica y presupuesto para la garantía del derecho a la educación de las clases populares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *