Por Partido Socialismo y Libertad (PSL)

Cuando falta menos de un mes para el inicio de clases en básica y educación media, el malestar se sigue incubando entre los docentes y el personal obrero y administrativo. Las razones que motivaron las movilizaciones de los primeros meses del año siguen presentes. Cuando esta nueva edición de Voz de los Trabajadores aparezca, los universitarios habrán realizado una jornada de lucha, prevista para el lunes 18 de septiembre. Esta podría ser la mecha que desate la movilización, impactando al resto de las trabajadoras y trabajadores.

El retroceso en las movilizaciones ha sido aprovechado por el gobierno para avanzar en las restricciones a las libertades democráticas y políticas. Condenó a 6 activistas sindicales y sociales a 16 años de prisión, detuvo y torturó al estudiante John Alvarez, reprime al pueblo yukpa, inhabilita candidatos opositores, amenaza con suspender las primarias de la oposición patronal, interviene el CNE e ilegaliza al Partido Comunista. Y mientras reprime, aprovecha para negociar con el imperialismo norteamericano y los partidos patronales agrupados en la Plataforma Unitaria Democrática, a espaldas del pueblo trabajador.

Insistimos en que el pueblo trabajador debe retomar el camino de la lucha. La única forma de lograr un salario igual a la canasta básica, que se respeten los contratos colectivos, que se destinen recursos para salud, educación y demás servicios públicos, frenar la represión y la restricción a las libertades democráticas, lograr la libertad de las trabajadoras y trabajadores detenidos es con el pueblo movilizado, colmando las calles del país. El malestar debe convertirse en indignación y volcarse a las calles para derrotar el paquetazo de ajuste capitalista del gobierno, e imponer todos nuestros reclamos.

Desde el PSL reiteramos la necesidad de luchar por un Plan Obrero y Popular de emergencia, ante la grave tragedia social que vive el pueblo venezolano. Un plan global para darle respuesta a todos los problemas que padecemos, que parta de la lucha por un salario igual a la canasta básica, y que cuente con un Fondo Social y Económico de emergencia, conformado con recursos que salgan de los bolsillos de los que más tienen, y contemple la eliminación de los contratos de empresas mixtas. ¡Que el petróleo sea 100% estatal sin transnacionales ni empresas mixtas, y gestionado por sus trabajadores, profesionales y técnicos! ¡Impuesto progresivo a los grandes capitalistas nacionales y transnacionales! ¡No pago de la deuda externa! ¡Que cesen los gastos policiales y militares! ¡Repatriación de recursos del exterior! ¡Confiscación de bienes de corruptos! Con todos esos recursos garantizar salarios y pensiones iguales a la canasta básica. Un plan de infraestructura para recuperar universidades, escuelas, hospitales y ambulatorios, que proporcione empleos dignos y productivos. ¡Plan de inversión en la industria petrolera y empresas básicas para que haya gasolina, gas, electricidad! Todo ello en la perspectiva de luchar por un gobierno de las trabajadoras, trabajadores y por el verdadero socialismo.

 

Editorial de Voz de los Trabajadores, No. 68, septiembre de 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *